lunes, 25 de junio de 2018

10,820. GRANDES COMPOSITORES E INTÉRPRETES DE LA CANCIÓN MEXICANA.


Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista y articulista critico.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

JUVENTINO ROSAS.

Tal vez, Juventino Rosas sea conocido por un solo vals que compuso porque, otros, poco se han escuchado pero, no necesitamos más que ese, José Juventino Policarpo Rosas Cadenas nació en Santa Cruz, Guanajuato un 25 de enero de 1868 y falleció fuera de nuestro México en Surgidero de Batabanó, Cuba el 9 de julio de 1894, fue un compositor y músico mexicano mundialmente conocido por el vals Sobre las olas.

Desde niño, Juventino mostró una gran disposición y talento para el aprendizaje de la música, siendo inducido y enseñado por su padre a tocar el violín, su instrumento preferido. Vivió de joven en una vecindad del barrio de Tepito en la Ciudad de México y trabajó de campanero, violinista y cantor en los servicios religiosos de la Iglesia de San Sebastián.

Luego formó parte del grupo de los hermanos Aguirre, también estuvo integrado al grupo de los hermanos Elvira, mismo que dejó al morir su padre y su hermano mayor, quienes fallecieron en una riña durante una fiesta en donde bailaban.

Para 1885, se inscribió en el Conservatorio Nacional de Música. Ahí estudió solfeo y teoría musical. Ya había escrito Te volví a ver, Seductora, Sueño de las Flores y Ensueño. También escribió un vals denominado Carmen para la señora Carmen Romero Rubio, esposa del presidente Porfirio Díaz. Al interpretarse éste durante su cumpleaños, el público dudó de su capacidad, tras lo cual Rosas asumió el control de la orquesta con mucha seguridad. En 1888, escribió la marcha Cuauhtémoc y la obra que lo llevaría a la inmortalidad, Junto al manantial, que fue rebautizada como Sobre las olas, inspirada al ver lavar en el manantial a la Srita Mariana Carvajal de la cuál estaba enamorado y era hermana de su amigo Fidencio Carvajal. Con dicha familia vivió por alguna temporada, ya que el carecía del dinero para sostener sus estudios y fue Don Fidencio, quién lo invita a vivir en Cuautepec Barrio Alto, Gustavo A. Madero.

Tras el éxito musical, el presidente Porfirio Díaz le regaló un piano, que vendió para pagar sus deudas. A pesar de que la obra musical tuvo un gran éxito, Rosas vendió, también para pagar sus deudas, los derechos de autor de Sobre las olas a la casa Wagner & Lieven solamente por 45 pesos. Rosas también perteneció a la compañía de ópera de Ángela Peralta y a una compañía de zarzuela que viajó a Cuba.

El cuerpo de Juventino Rosas fue sepultado en el cementerio de Batabanó en 1894. Quince años después, en 1909, el periodista Miguel Necochea y la Sociedad de Compositores Mexicanos llevan a cabo gestiones para exhumar y trasladar los restos de Juventino a México y los mexicanos residentes en la isla, asumen los gastos. Al llegar a Veracruz, los restos del compositor fueron recibidos por los también compositores Miguel Lerdo de Tejada y Ernesto Elorduy.

Uno de los vagones del Ferrocarril Mexicano se convirtió en capilla ardiente y las notas del vals se escuchan por todos los lugares por donde pasa el tren. Los restos de Juventino Rosas permanecieron en el Teatro del Conservatorio para recibir el tributo del pueblo.

Juventino Rosas fue sepultado en el Panteón Civil de la Ciudad de México y en diciembre de 1939, es trasladado a la Rotonda de las Personas Ilustres.

ESCUCHE CANCIONES RANCHERAS, SON UN DELEITE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: