lunes, 2 de julio de 2018

10,848. GANÓ AMLO, EL PUEBLO DECIDIÓ Y QUIERE SEGUIR DECIDIENDO SU DESTINO.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Ganó AMLO, el pueblo decidió y quiere seguir decidiendo su destino.

La corrupción no es un fenómeno cultural sino el resultado de un régimen político en decadencia. Estamos absolutamente seguros de que este mal es la causa principal de la desigualdad social y de la desigualdad económica y también por la corrupción se desató la violencia en nuestro país.

En consecuencia, erradicar la corrupción y la impunidad será la misión principal del nuevo gobierno. Bajo ninguna circunstancia el próximo presidente de la república permitirá la corrupción ni la impunidad, sobre aviso no hay engaño, sea quien sea, será castigado. Incluyo a compañeros de lucha, a funcionarios, a los amigos y a los familiares. Un buen juez por la casa empieza.

Andrés Manuel López Obrador. Discurso en el zócalo de la CDMX. 1 de  julio de 2018.

Fue una jornada democrática, pacífica, ejemplar en la que el pueblo decidió dar a López Obrador la confianza para reconstruir la patria; fue una jornada pacífica en general, en la que hubo momentos en que sentí y respiré el aire sagrado de la Antigua Grecia, a la que el domingo primero de julio dimos una lección de participación democrática.

Mientras que en la democracia griega antigua no más de 10 % de la población tenía derecho al voto, en nuestro país más del 63 % de los electores salimos a las urnas. ¡Aleluya!

Los héroes de esta jornada electoral que ha llevado a López Obrador a la presidencia de la república, son como siempre, los millones de ciudadanos anónimos que sostuvieron la estructura más pesada de la jornada electoral, los funcionarios de casilla que el domingo realizaron una labor ejemplar, sin ellos, sin su valor y determinación para entregar generosamente un día de su vida, el triunfo del Peje no sería posible.

Esos mexicanos valientes que seguían contando votos mientras que en la CDMX los candidatos ganadores pronunciaban sus primeros discursos, vencieron a los fantasmas del miedo y de la violencia; sin temor acudieron a cumplir con su responsabilidad ciudadana desde temprana hora y cerraron las casillas hasta que terminaron de contar hasta el último voto.

La foto de Carlos Ramos Mamahua, portada de La Jornada del día 2 de julio,  atrapa en un instante las imágenes que muestran en primer plano a López Obrador y al fondo, miles de personas que salieron al zócalo de la Ciudad de México a festejar y escuchar en vivo al virtual presidente.

Es una gran alegría haber ganado porque el triunfo de López Obrador, más que por sus virtudes, se debe  la determinación de millones de ciudadanos despiertos o que despertaron y no quieren seguir con el mismo modelo económico, político y social impuesto por la corrupta partidocracia.

Los mexicanos demostramos que juntos podemos cambiar el rumbo de nuestra historia, que unidos en torno a principios universales como el respeto a la ley, el respeto a la vida y a la opinión de los demás es posible recuperar la paz, porque sin paz no hay progreso, ni justicia, ni igualdad, ni felicidad.

Es una gran alegría que un hombre de principios reciba la alta responsabilidad de la presidencia de la república, ésos  principios básicos, no mentir, no robar, no traicionar, son una sólida base  para comenzar la ardua tarea de lograr la reconciliación nacional; el pueblo decidió, el pueblo debe seguir siendo el que decida, no los que dicen representarlo. López Obrador deberá hacer de la consulta ciudadana, uno de sus métodos de toma de decisiones. El pueblo habló y quiere seguir hablando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: