miércoles, 4 de julio de 2018

10,858. 1 DE JULIO, FECHA DE INICIO DE LA REVOLUCIÓN PACÍFICA.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

1 de julio, fecha de inicio de la revolución pacífica.

La revolución no se lleva en los labios para vivir de ella, se lleva en el corazón para morir por ella. Ernesto, Ché, Guevara.

Entre las fechas clave de nuestra historia está el año 1968 en que el sistema reprimió brutalmente las protestas callejeras con la fuerza de las armas, no era la primera vez, el sistema se había mantenido en el poder por la fuerza y la represión, el 2 de octubre es una fecha grabada con sangre en las venas del pueblo, desde entonces los jóvenes, las mujeres y los trabajadores rechazaban la corrupción y la violencia, la desigualdad y el autoritarismo hasta que se levantaron y salieron a las calles, otra vez, pero el sistema no permitía insubordinación alguna.

Con PRI invencible y con el voto de los trabajadores cooptado por el corporativismo priista se pudo mantener el poder, una dictadura perfecta; el PAN, que nació con el impulso del empresariado nacional como una opción democrática, se corrompió hasta el punto de traicionar sus más caros ideales, fue en un gobierno del PAN que se inició la guerra contra las drogas (un guerra que Peña Nieto continúo), una guerra que continúa cada vez con más saña y que abrió la posibilidad de golpear los pueblos originarios para despojarlos de sus recursos; el domingo primero de julio sufrió una derrota determinante porque se inició una revolución pacífica, el pueblo dio una respuesta contundente a los violentos, pero la lucha no terminó.

El sistema, la dictadura partidocrática pretendía dar un golpe maestro imponiendo un sistema fascista;  el Pacto Contra México del PRIANRD pretendía no sólo privatizar los recursos naturales (el último gran golpe lo dio Peña Nieto con los decretos para privatizar el agua), un objetivo no declarado además de despojar a los pueblos originarios de sus territorios, era el control de la sociedad por medio de la imposición de la Ley de Seguridad Interior.

Afortunadamente, el pueblo despertó e inició la revolución pacífica que tuvo uno de sus momentos culminantes en la elección del primero de julio, pero la tarea no ha terminado, apenas inició.

Ni para AMLO ni para la sociedad será fácil recuperar la paz, será un largo camino cuesta arriba pero vale la pena intentarlo. Millones de mexicanos queremos un país diferente al que estamos viviendo, salir y votar ha sido fundamental, ahora viene lo más importante. Cada uno de los anónimos ciudadanos que votaron por una revolución pacífica será una pieza clave para construir la paz, para acabar con la corrupción y la impunidad.

Cada ciudadano libre con sus actos cotidianos podrá ayudar a la construcción de la paz, el nuevo gobierno afirma que buscará soluciones diferentes al problema del tráfico de drogas, todas excluyen la violencia, más bien, se buscará atender las causas que son los factores clave de la violencia; el desempleo, la pobreza y la ignorancia. El reto es grande, es un reclamo del pueblo cuyo mensaje es claro, inequívoco en el sentido de que las prioridades de quienes encabezarán el nuevo gobierno deben ser las expresadas por el pueblo en diversos foros: construir entre todos un país de leyes y luchar incansablemente por la paz conscientes de que par que la paz sea posible es requisito indispensable la justicia y la verdad.

Una luz se encendió el primero de julio, el pueblo se manifestó y decidió dar a López Obrador la oportunidad de comenzar a construir un país diferente, principalmente un país en donde podamos vivir y trabajar en paz.  El respaldo popular dio al nuevo gobierno las herramientas y espera que el trabajo de resultados. No hay tiempo que perder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: