sábado, 7 de julio de 2018

10,873. SE CONFIRMA LA MUERTE DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS EN PUEBLOS ORIGINARIOS O INDÍGENAS.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Se confirma la muerte de los partidos políticos en pueblos originarios o indígenas.

“No creemos que la delincuencia organizada actúe por cuenta propia, la
mafia del poder está detrás de ella, el gobierno del pueblo debe erradicarlas de entrada”.

El texto anterior es de una carta de los pueblos zapotecos de la Sierra de Oaxaca al entonces candidato López Obrador, entregada el 12 de junio pasado.

En ella se demanda al ahora presidente electo que realice las reformas constitucionales para reconocer las formas de gobierno indígenas que significan en los hechos, la muerte de los partidos políticos, al menos en la mayor parte de las comunidades indígenas.

En la carta el concejo indígena de los pueblos zapotecos se expresó su demanda de terminar con la represión a los pueblos originarios: “Vemos con mucha preocupación que donde se establece un proyecto de desarrollo también se establece un mecanismo delincuencial para generar terror en la población con la intención de inmovilizar la resistencia, en el mejor de los casos, o de plano utilizar el secuestro y el asesinato para despejar el territorio con el fin de que la inversión no tenga ningún impedimento”.

Las acusaciones de los pueblos indígenas son directas y expresan lo que ya sabemos, que poderosos intereses de magnates y políticos que pasan por filántropos, están  coludidos con organizaciones criminales; ellos han desatado una guerra contra los indígenas, aunque dicha guerra no se ha querido reconocer y ni siquiera los medios más críticos profundizan en la denuncia de los pueblos originarios.

Por eso urgieron al presidente electo Andrés Manuel López Obrador a promover una reforma constitucional para reconocer el derecho a la libre determinación de los pueblos indígenas; esta vez fueron los pueblos zapotecos de la Sierra Juárez de Oaxaca quienes demandaron las reformas citadas porque: “No queremos seguir siendo territorio colonial del capitalismo salvaje”.

Esta última declaración es muy importante, significa la demanda de libertad de los pueblos originarios sometidos durante las últimas tres  décadas por los partidos adoctrinados en la ideología neoliberal: PRI, PAN y PRD, por mencionar a los más importantes; como el EZLN lo señaló en 1994, el sistema neoliberal y sus gobiernos cómplices del PRI-PAN y PRD en los legislativo, sometidos a los intereses de los poderes extranjeros no dudaron en imponer una guerra que hirió en lo más profundo a la sociedad mexicana por el nivel de brutalidad a que se ha llegado, la guerra sigue y es tal vez el más grande reto para AMLO.

Cuando AMLO habló de los grandes magnates como “traficantes de influencias” sabía de qué hablaba, López Obrador no puede ignorar la situación crítica, las amenazas, la represión y los asesinatos de los líderes de los pueblos indígenas.

Los pueblos zapotecos afirmaron en su comunicado a AMLO  que “la inversión para promover el desarrollo de este país no puede seguir pasando por encima de la voluntad de los pueblos originarios”, la referencia es directa al programa de zonas estratégicas de desarrollo que no es otra cosa que un programa para despojar a los pueblos de sus territorios y sus recursos naturales.

El director del programa de zonas estratégicas es un dirigente patronal al que Peña Nieto nombró por presiones de la cúpula empresarial, el club de los 100 más ricos que tenía trato preferencial y hasta la llave de la oficina del presidente.

Los riquísimos propietarios de las mineras nacionales que tanto atacaron a AMLO desde hace 18 años, no quieren perder los privilegios que el PRI y PAN les otorgaron, para saquear las tierras de los pueblos originarios hicieron cómplices a dependencias federales; a los pueblos indígenas no les interesa explotar sus tierras: “no nos interesa la inversión minera, sabemos lo que eso significa para la naturaleza y nuestra sociedad, más de 200 años de experiencia nos lo demuestran, las minas en la Sierra solo nos dejaron despojo, contaminación ambiental, explotación y enfermedades para nuestros abuelos, lo estamos viendo en otros lugares del país, no lo queremos seguir viendo”.

Es este sin duda, uno de los retos más importantes para López Obrador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: