lunes, 9 de julio de 2018

10,876. ¿MOSQUITOS TRANSGÉNICOS? ¿QUÉ DEMONIOS ES ESO?


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México, para
Tenepal de CACCINI

¿Mosquitos transgénicos? ¿Qué demonios es eso?

Hoy el mundo tiene 6.8 mil millones de personas. Eso se dirige los 9 mil millones, pero si hacemos un buen trabajo con nuevas vacunas, cuidado de salud, servicios de salud reproductiva, quizás podamos disminuir eso
al 10 o 15 por ciento. Bill Gates.

Cuando leí el artículo de Silvia Ribeiro sobre los mosquitos transgénicos no me sorprendió la corrupción de los que integran el Cibiogem, que es la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados de nuestro país, Silvia denunció que la tal Cibiogem es una comisión gubernamental que pretende destinar recursos económicos del erario para subsidiar la creación de mosquitos transgénicos, a empresas nacionales y extranjeras.

Todo el asunto apesta a corrupción porque Silvia afirma que “Podría ser un contrato con la compañía Oxitec (propiedad de la empresa estadunidense de biología sintética Intrexon) o quizá con algún grupo promovido por la Fundación Bill y Melinda Gates”, y es que la convocatoria está elaborada a la medida de las características de las instituciones mencionadas.

Sospechosamente, la convocatoria estará abierta sólo hasta el fin de julio de este año y el contrato duraría tres años, la Cibiogem no tiene facultades para realizar este tipo de proyectos que benefician a empresas particulares y en los que está en juego la salud de los ciudadanos, especialmente los más desprotegidos, además, está comprobado que en vez de disminuir, los casos de dengue se han incrementado en las zonas en las que el experimento perverso de los mosquitos transgénicos se ha puesto a prueba.

En Malasia, Panamá, Islas Caymán y Brasil, países en los que la fundación de Bill Gates y su esposa han experimentado con los mosquitos transgénicos, el resultado ha sido al revés del objetivo inicial: los mosquitos transmisores se multiplican y el dengue y otras enfermedades no ceden. En Brasil se relaciona a los mosquitos transgénicos llevados con dinero de la fundación Bill y Melinda Gates a ese país en donde poco después de la liberación de los mosquitos se multiplicaron los casos de microcefalia.

Lo que Silvia Ribeiro no dice es que estos proyectos de muerte que financian instituciones presuntamente humanitarias, es parte de un plan de despoblación mundial, los mosquitos, las guerras con sus bombas, las epidemias, las hambrunas, las crisis económicas, han sido diseñadas para frenar la explosión demográfica.

La visión apocalíptica de los que detentan el poder es que el crecimiento desmesurado de la humanidad amenaza con agotar los recursos naturales en poco tiempo, la humanidad no sobrevivirá, es una cuestión de vida o muerte. Los Iluminatti o la Élite o Señores de la guerra, creen que de seguir con el actual ritmo de crecimiento los recursos naturales se agotarán y toda la humanidad perecerá.

Los mejores tienen que sobrevivir, y ¿quiénes son los mejores?, la Élite por supuesto, los demás, las masas, deben ser eliminadas, sólo debe sobrevivir la Élite y unos cuantos cientos de millones más, los suficientes para servir a los amos pero no tantos que no se puedan controlar por las armas o que pongan en riesgo el abastecimiento de los recursos naturales.

Los mosquitos transgénicos son un verdadera pesadilla, son insectos modificados genéticamente que ponen en riesgo la vida tal y como la conocemos, son un amenaza por el potencial impacto en el ecosistema nacional, tan grave como desaparecer una o varias especies vegetales y animales completas. Se trata del mismo juego de Monsanto con el maíz mexicano al que intenta destruir inundando el territorio nacional de maíz modificado genéticamente, lamentablemente las instituciones de gobierno (Secretaría de Agricultura) se convierten en cómplices de los corporativos de la muerte.

Los del Cibiogem se apresuran a cerrar el negocio antes de que termine el sexenio, con el nuevo gobierno, seguramente todo se les vendría por los suelos. Los ciudadanos conscientes debemos oponernos a que tal proyecto logre su objetivo. Si Silvia sube su propuesta en alguna plataforma como chhnge.org, estoy listo para firmar y demandar a las autoridades correspondientes que intervengan para detener a Cibiogem, y no sólo eso, que se investigue a los funcionarios metidos en el negocio.

Esperamos que López Obrador cumpla su promesa y ponga en la cárcel a los corruptos, así que señores del Cibiogem, detengan sus perversos planes porque podrían terminar en la cárcel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: