martes, 10 de julio de 2018

10,886. AMLO AUN NO GOBIERNA... PERO YA LO HACE.


LAS PEQUEÑAS COSAS.

Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

                           
LA DISTANCIA.

El insolente abismo se pronuncia
del vacío me agudiza la nostalgia,
amor de cada día, amor que atrapa,
la distancia entre tu cuerpo y el mío
no es razón para el olvido.

eliseo.

De repente la borrachera del triunfo electoral de la sociedad mexicana nos nubla el comportamiento ilógico que van manifestando tanto el gobierno en funciones, como el candidato ganador AMLO, ¿se da cuenta de la forma en que ha ido desapareciendo de los medios el presidente Peña Nieto, y se ha ido imponiendo la figura tranquila, emancipadora de López Obrador...? ¿Ha observado como los medios que antes buscaban presentarlo como violento, irascible, insoportable y peligroso, se dedican hoy a narrar las reuniones de trabajo que va agendando para cada día...?

¡Lo interesante es que realmente él es un candidato ganador, y que sólo hasta el primero de diciembre podrá recibir el poder formal e institucional de manos de Peña Nieto!

Es una pena que mientras el pueblo en general le está dando el nivel de un mesías capaz de cumplir los deseos básicos del pueblo; pan, casa y vestido; los grandes empresarios que le prodigaron todo su desprecio y rechazo, y jamás dudaron en buscarle todos los males posibles; hoy fingen amarle, abriéndole los brazos y portándose como viejos amigos sin que les gane el menor asomo de rubor en sus actos.

Esto nos hace dudar de casi todo, el pueblo se le cuelga del hombro a la salida de su casa; los empresarios corren a abrirle la puerta de sus negocios… ¡Cesar..., eres mortal...!; el problema es que quien debería decírselo (el pueblo que le da el poder, se ocupa en pedirle milagros).

No es gravoso afirmar que no es precisamente correcto lo que está sucediendo: AMLO ya está dando órdenes, ya dicta la agenda de trabajo del gobierno; ya informa lo que va a pasar con los precios de la gasolina; ya se reúne con los empresarios para indicarles su política de desarrollo industrial y comercial; ya la prensa quiere saber a partir de cuándo va a ir disminuyendo la pobreza..., simultáneamente y de manera gris reaparece Peña Nieto y presenta un discurso triste, sin sentido donde lo fundamental fue reconocer que su gobierno no supo escuchar y entender..., ¡buena hora de reconocerlo..., cuando ya no le importa a buena parte de los mexicano!

¿Recuerda usted cuando a inicios de su sexenio se burlaba de los mexicanos que denunciaban las tropelías que se cometían desde los despachos de la chapulina Rosario Robles...?, la manera en que gritaba..., ¡no te preocupes Rosario...!, sellando de esa manera la frase lapidaria de Salinas de Gortari cuando, refiriéndose a la crítica en contra de su gobierno simplemente exclamó... ¡Ni los veo..., ni los oigo!

El problema es que se ha ido generando un vacío de poder desde la presidencia, que de manera irregular lo va ocupando AMLO; esto no es correcto, ni recomendable; sobre todo porque no estamos en tiempos de Cesar para que alguien se acerque a su oído a susurrarle..., ¡eres mortal AMLO..., eres mortal! el problema es que Peña Nieto no hace mucho para evitarlo. 

Aunque hay que reconocer que la agenda política nacional la viene dictando el candidato ganador de la elección desde hace meses; en realidad ha domesticado a tal grado al gobierno y empresarios, que se han dedicado a reaccionar a cada indicación del mismo, como si les fuera la vida en ello.

Pero eso no lo quita lo incorrecto; no podemos ni debemos verlo como algo natural; de hecho puede preludiar que se esté aplicando ya el año de Hidalgo, ese terrible espectáculo acuñado en México, mediante el que los altos y bajos funcionarios aplican la idea de la rapiña delincuencial cínica antes de dejar el poder, bajo la consigna de mal gusto identificada como ...¡año de Hidalgo..., chin..., su madre el que deja algo...!, y se dedican a llevarse todo, robarse todo lo posible; máquinas, mesas, sillas cortinas, papel, engrapadoras, cortinas, todo lo que se pueda sacar de las oficinas; y se firman permisos que en otras condiciones jamás se firmarían...; el año de hidalgo, como símbolo de anarquía y abuso.

Sin embargo no es correcto lo que está pasando; el pueblo ya le pide milagros a AMLO, los empresarios sabedores de que no están muy rectos en sus contratos le abren lo que él quiera..., las puertas de sus oficinas y sus brazos; y Peña Nieto le entrega cuatro y medio meses antes el poder...

Eso no es correcto; simplemente porque, AMLO no tiene un esclavo como Cesar para que el susurre al oído... AMLO, eres mortal..., AMLO, eres mortal. 

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: