martes, 17 de julio de 2018

10,903. BÁJENSE DEL MACHO.


LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde Chiapas,
México. Para
Tenepal de CACCINI

Bájense del macho.
Tío Neto (Ernesto), le tenía el mismo miedo a su esposa, tía Natalia (1.65 de estatura, ancho y fondo), que a su hija mayor, Natalia también (cuerpo de varita de nardo pero el mismo genio que su mamá: de sargento prusiano). Tío Neto vivía entre Escila y Caribdis (los dos monstruos marinos de la mitología griega colocados en orillas opuestas de un estrecho canal, tan cerca uno del otro que los marineros por evitar uno caían en las fauces del otro), entre la espada y la pared, pues. Le daba la razón a una y pagaba muy caro el precio con la otra. Sufría. La solución se la dio tío Armando, hermano mayor de doña Yolanda, la jefa de administración y disciplina del campo de adiestramiento de este menda (otros niños les decían, “mamá” y “casa”): -“Cámbiate de casa, Ernesto… y no les des la dirección –no se atrevió. Murió de infarto.

AMLO tiene que moderar a sus huestes. El triunfo en grado de ebriedad, puede ir acumulando ridículos innecesarios. La gente observa, juzga. No nos conviene, a nadie.

Un ejemplo: Loretta Ortiz, coordinadora del proceso de pacificación (novísima manera de referirse al combate al delito), o tal vez nada más parte del Consejo Asesor para Garantizar la Paz (en medio del júbilo por el triunfo arrollador, parece que hay mucho apache de voluntario), dijo el sábado pasado al periodista Luis Cárdenas en entrevista para MVS noticias, que el papa Francisco ya había aceptado participar en el “proceso de paz” de México, y que lo haría de manera virtual  (vía Skype), porque “obviamente no va a venir; ya está enterado, sí aceptó, tenemos que esperarlo, en su agenda (sic), pero ya aceptó”. Y del Vaticano llegó raudo el mentís, pues el Pontífice a eso de la seguridad y el combate al delito -organizado y desorganizado-, de plano no le sabe.

Doña Ortiz, al enterarse del desmentido del Vaticano, volvió a declarar y dijo que fue un “asunto de ansiedad”, pero no dio del todo su brazo a torcer y agregó que “se está en el proceso para poder contar con su participación”, y que se espera contar con más de 20 personajes internacionales, entre ellos el Papa y el alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) de la ONU, Zeid Ra’ad Al Husseis. ¿Recuerda usted cuando siendo AMLO jefe de Gobierno del entonces D.F. trajo a Rudolph Giuliani, exalcalde de Nueva York, para que lo asesorara en cuestiones de seguridad?... ¿recuerda qué pasó?... eso, nada, exactamente nada: la seguridad no es cosa de personajes ni opiniones de personalidades: aquí tenemos a los que saben qué hacer, cómo, dónde y cuándo, la cosa es hacerlo, romper la infraestructura de complicidades. ¡Mecáchis!

Otra democrática metida de pata (nota de Expansión con información de ayer de Notimex):

“Javier Jiménez Espriú, propuesto como titular de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT), informó que en octubre se llevará a cabo una consulta nacional que permita al nuevo gobierno asumir una responsabilidad de qué hacer con la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de México. Indicó que para ello la próxima semana se reunirá con autoridades de la SCT, a fin de definir los grupos de estudio y análisis y contar con información técnica que se dará a conocer a la comunidad nacional durante la consulta (…)  indicó que en agosto se llevarían a cabo la recopilación de información y los foros”.

Dijo don Espriú: “Nosotros tendremos un mes para estas discusiones de carácter técnico (…) quiere decir a finales de agosto; después habría un par de meses y en octubre ya tener toda la información para comunicar a la ciudadanía y hacer una consulta”.

Algo anda mal. La decisión sobre la ubicación del nuevo aeropuerto se tomó después de casi 20 años de estudiar varias posibilidades: Zumpango, Tizayuca, ampliar el actual Aeropuerto Internacional de la CdMx y Texcoco.

Hacerlo en donde se está haciendo, en Texcoco, no fue resultado de un capricho de nadie, sino lo que concluyó un grupo de expertos nacionales, como la UNAM, e internacionales (la Organización de Aviación Civil Internacional, la Corporación MITRE -organización no lucrativa que provee servicios ingeniería de sistemas, investigación y desarrollo, y soporte sobre tecnologías de la información-, y la Asociación de Transporte Aéreo Internacional), tomando en cuenta condiciones meteorológicas, el espacio aéreo, la capacidad de pistas y otros aspectos técnico-aeronáuticos sobre distintas opciones.

Tras su análisis, “concluyeron que Texcoco era el lugar idóneo para construir el Nuevo Aeropuerto por su cercanía a la Ciudad de México, las ventajas de su orografía y de visibilidad, entre otros elementos”.

Bueno, pues don Espriú en taco se come todo eso: en tres meses revisa todo, prepara la información para el tenochca standard (usted y este López incluidos), y se nos consulta. ¿Que qué?... que nos van a consultar. Nosotros vamos a decidir si se sigue esa obra en la que ya se han gastado ríos de dinero (y si lo que nosotros decidamos no le parece bien a las líneas aéreas y entidades internacionales: pues no vienen y ya, fácil).

Su costo total ronda los 13,300 millones de dólares, pero no nos cuesta un centavo. ¿Cómo?: que lo pagan los usuarios del aeropuerto al pagar la tarifa de uso del aeropuerto y NO es deuda pública. Por cierto: el Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM) ha recibido 15 premios internacionales por su modelo de financiamiento.

Detener ahora la construcción del NAICM es tirar a la basura lo gastado y volver a empezar de cero. Revisen que no haya corrupción, eso está requetebien, pero que le sigan. No es cosa de dudar de todos los técnicos nacionales y extranjeros que han participado. ¡Carajo, don Espriú!

Y si de consultarnos a los del peladaje se trata, sería mejor consultar a los empleados federales si de veras quieren vivir regados por todo el territorio nacional, digo, de eso sí saben y eso sí que los afecta, en serio y en directo. Que no sea decisión de un solo hombre, como es hasta ahora.

En resumen: ya bájense del macho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: