viernes, 20 de julio de 2018

10,919. AMLO, FIRULAIS Y LAS ANSIAS DE NOVILLERO.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Diego Petersen Farah.
SinEmbargo. Julio 20, 2018.

Adelantar el nombramiento del gabinete fue una idea genial. Foto: Cuartoscuro.

Firulais, un payaso que al final de su vida mendigaba limosna postrado en una silla de ruedas en las calles del centro de Guadalajara, fue de joven un rico heredero con ansias de novillero. Se le quemaban las habas por torear y se perdió en ello. Él mismo decía que además de ser payaso era el mejor mago de la ciudad, pues nadie había logra desaparecer tanto dinero en tan poco tiempo como él.

Las ansias de novillero están perdiendo también a López Obrador. Nadie había llegado a la presidencia con tanto capital político, pero el afán de saltar ruedo antes de tiempo lo está llevando a perderlo con gran velocidad. Al paso que va Andrés Manuel llegará a la toma de protesta el 1 de diciembre desgastado y con menos popularidad que con la que ganó la elección. Han sido muchos los errores en poco tiempo y todos provocados por las prisas, por tomar decisiones que aún no es momento de tomar.

Adelantar el nombramiento del gabinete fue una idea genial. No solo mandó el mensaje de confianza que necesitaba en ese momento, sino que les ganó la partida a sus contendientes. Pero en los primeros quince días después de la elección tanto él como su equipo han acelerado decisiones y comunicados que no fueron suficientemente maduradas, consolidadas y estudiadas lo que ha generado un desgaste absolutamente innecesario.

Es cierto, Andrés ya gobierna, y por lo miso los costos políticos ya son para él. El desmentido del Vaticano y del EZLN sobre la participación del Papa Francisco y de los zapatistas en el proceso de paz; anunciar un recorte de 70 por ciento de las plazas de confianza sin haber estudiado puntualmente secretaría por secretaría y dependencia por dependencia qué se puede hacer y qué no; dar a conocer los delegados especiales cuando faltan 140 días para la toma de posesión, entre otras pifias, han convertido a López Obrador en el centro de la crítica, cuando debería estar aun gozando de la luna de miel postelectoral.

Lo más grave es el frente que se abre ahora con el manejo del fideicomiso para los damnificados que terminó siendo un fraude y el mecanismo de financiamiento de la campaña. Nadie cuidó ese frente y hoy el candidato electo está en medio de un escándalo que en cualquier otro país lo tendría contra las cuerdas. No basta un twitt diciendo que ellos no son corruptos para salir del atolladero, tiene que explicar el origen de los depósitos, así como de la forma de retiro y destino de ese dinero.

Alguien tiene que bajarle las revoluciones y ordenar a este equipo porque al paso que va terminarán tropezándose con ellos mismos antes de comenzar el partido. Nada se pierde tan rápido en tiempos de “las benditas redes sociales” como la confianza y el capital político. Si alguien del equipo de López Obrador tiene duda de ello que le pregunten a Peña Nieto que, como Firulais, pasó de ser el salvador de México a un mendigo de credibilidad en unas cuantas semanas.

Por Diego Petersen Farah.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: