jueves, 26 de julio de 2018

10,940. SU PIÑATA.


LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Su piñata. 
Nunca se insistirá lo suficiente en la importancia de escribir bien. En la vida diaria, algo mal redactado o mal leído, pocas veces tiene consecuencias graves y muy frecuentemente cómicas, como cuando el primo Danielito, el de cerebro de molusco, terminó con una novia -idéntica a Olivia la de Popeye-, que algo feo le hizo y él no contaba (siempre ha sido muy caballero), pero como ella molía mucho con que la perdonara y que los dos sabían que él no podía estar sin ella, el muy tonto le mandó un recadito escrito a su casa: “Perdón, no puedo estar sin ti”, cuando quería decir exactamente lo contrario: “Perdón no, puedo estar sin ti”.

Sí, no pasa nada si a un anuncio le falta una coma o la tiene en lugar equivocado y dice una tontera simpática, como “crema para piernas de uso diario”; “solicito empleada inútil, presentarse sin referencias” o “ropa para bebés de tipo español”.

Muy distinto el caso en asuntos de Estado, que Pirro (318-272 a. C.), rey de Epiro, se fue muy confiado a la guerra contra Roma, porque le llevaron escrita la predicción del oráculo de Delfos: “Pirro hijo de Eácides irás regresarás nunca perecerás en la guerra”, pero entonces los griegos escribían sin signos de puntuación y hasta después de perder la batalla de Malventum (275 a.C.), entendió que el recado era: “Pirro hijo de Eácides, irás, regresarás nunca, perecerás en la guerra”; bueno, ahí para la otra.

Otra cosa relacionada pero muy diferente son las traducciones. Por algo el aforismo italiano: “Traduttore, traditore” (traductor, traidor), porque ocasionalmente las traducciones no son fieles y a veces se hacen con ganas de matizar una peladez, para ahorrarle un colerón al destinatario del escrito o al revés, con intención de que se enchile y la sangre llegue al río.

Respecto de la corrección al escribir, antes (aaantes), al menos en el gobierno federal, todo documento que fuera a salir de una dependencia, pasaba por “corrección de estilo”, de manera que los oficios eran modelos de claridad, ortografía y sintaxis.

Respecto de las traducciones, a la fecha, nuestra Cancillería cuenta con personal de la más alta calidad profesional, responsable de poner en español el contenido preciso de los comunicados que llegan al gobierno en otro idioma, ciñéndose al principio “non verbum e verbo, sed sensum exprimere de sensu” (que traducido a marro significa: “no palabra por palabra, sino obteniendo su sentido”), máxima del canonizado Jerónimo, traductor de la Biblia en el año 382, que por eso es el Santo Patrono de los Traductores.

Claro que tratándose de altos funcionarios, ayuda que sepan leer y escribir (bien), y no estorba que hablen otros idiomas, aunque siga siendo recomendable que los asistan correctores de estilo y buenos traductores.

El caso con AMLO es que no habla inglés, lo que no es baldón ni requisito para desempeñarse como Presidente de México, faltaba más (aunque al mismo tiempo, su modelo, Benito Juárez, el indio oaxaqueño puro, hablaba bien francés -idioma que entonces era como el inglés hoy-, latín, español y zapoteco, por supuesto).

Como sea, la carta que el viernes 20 de julio le mandó el Trump a AMLO en contestación a la suya del 12 pasado, la califica cierta prensa nacional como “respuesta favorable” y Marcelotzin Ebrard, el propuesto próximo secretario de Relaciones Exteriores de México (no de AMLO), la interpreta como “positiva” y el lunes 23 al pie de las escaleras de la casa de transición, la “tradujo” a los reporteros presentes, y dijo: “(…) estamos hablando con México sobre el Tratado de Libre Comercio y creo que vamos a tener algo resuelto. El nuevo presidente, hablé con él, obviamente hizo un buen trabajo y obtuvo un voto tremendo y tiene mucha confianza en él y en México, y eso es bueno y va a ser algo muy positivo para ambos países”. Pues no se entiende qué partes serían palabra del gañán que despacha en la Casa Blanca y cuáles, apreciaciones de Ebradcóatl.

La carta del Trump aparenta amabilidad pero contiene una nada velada amenaza y una nada diplomática negativa.

La amenaza es sobre el TLC. Dice que su renegociación exitosa, será beneficiosa para los trabajadores “americanos” y mexicanos, pero “solo si se hace rápido, porque de otra manera tengo que ir por otra ruta muy diferente. Esto puede no ser de mi preferencia pero podría ser mucho más rentable para los Estados Unidos y sus contribuyentes”. ¡Áchis!... qué positivo, qué favorable. Rapidito o me los friego. A todo dar.

Y la negativa es sobre los migrantes: “América da la bienvenida a inmigrantes legales de todo el mundo, pero no podemos aceptar inmigración ilegal”. Los EUA están en todo su derecho de hacer valer sus leyes en su territorio, por supuesto, ni modo que no, pero el problema de la migración de mexicanos a ese país no son, nunca han sido los que lo hacen legalmente, que son los menos, sino los centenares de miles (o millones), que se meten a los EUA sin documentos, ese el problema, porque la aplicación de las leyes yanquis es dispareja (los aceptaron durante décadas, mientras les convino recibirlos sin papeles para pagarles los sueldos que les daba la gana, sin derecho a la seguridad social), y porque no hay ley que justifique separar a los hijos de los padres, ni tratar como delincuentes a quienes no lo son (la inmensa mayoría).

Que el Trump le celebre a AMLO que va a portarse muy bien, nos tiene sin cuidado. Que le lea la cartilla a quien será sin duda alguna nuestro próximo Presidente, de todos, todos, sí calienta: apúrele a renegociar a mi gusto el TLC o hago algo que nos beneficia más en los EUA… pues, de una vez, ¡éntrele mister! Y el simple rechazo a tratar los problemas de los mexicanos que están allá sin documentos, pero con derechos humanos, es otra de sus majaderías de siempre.

Ojalá en privado Marcelotzin le haya traducido bien la carta a AMLO, y ojalá AMLO tenga claro que los mexicanos estamos con él si le pone sus tapones al Trump, porque se comprometió con todos a no permitir que México sea su piñata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: