viernes, 27 de julio de 2018

10,944. LA DEBACLE PRI-PAN ABRE, AHORA SÍ, LA OPCIÓN REAL DE CORTAR DINERO A PARTIDOS, COINCIDEN POLITÓLOGOS.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Sugeyry Gándara.
SinEmbargo. Julio 27, 2018.

El recorte al presupuesto destinado a los partidos políticos podría materializarse en esta ocasión ante la falta de representatividad, y también de legitimidad y calidad moral, principalmente del PAN y el PRI, y de sus partidos satélites, cuyas carencias quedaron exhibidas en los resultados del pasado 1 de julio, que dieron un triunfo arrollador a Morena.


Si se toma en cuenta el presupuesto que debería asignarse a los institutos políticos en próximo año y se concreta el recorte, se estarían ahorrando al menos 2 mil 356.9 millones de pesos.

ADEMÁS
Sólo con cortar 50% el salario de 22 altos burócratas de INE y SCJN se ahorran 50 mdp al año.

Ciudad de México, 27 de julio (SinEmbargo).– Como un péndulo, el debate de la reducción del financiamiento público a los partidos políticos regresa al ojo de la opinión pública, pero esta vez al parecer lleva más fuerza y politólogos se muestran optimistas en que el planteamiento, que ya está en el Congreso de la Unión, esta vez sí se materialice.

En días pasados, el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador adelantó que el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) renunciaría a la mitad de las prerrogativas que le corresponderán en 2019, y que buscarían que la reducción se presentará también a los demás partidos.

El dinero que se destina anualmente a los partidos políticos –para sus actividades ordinarias– se determina con base al artículo 41 de la Constitución. Según ese artículo, el monto que se entrega cada año  se calcula tomando como base el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral y multiplicándolo por lo correspondiente al 65 por ciento del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) en vigor.

Del resultado de la multiplicación, el 30 por ciento se distribuye en partes iguales entre los partidos políticos y el 70 por ciento restante se entrega pero con base al porcentaje de votos que obtuvo cada partido en la elección de diputados inmediata anterior.

La bolsa para financiar los partidos políticos en 2019 se estima en 4 mil 722 millones 072 mil 061.2 pesos. Si se toma en cuenta que el padrón electoral que hoy tiene el INE es de 90 millones 133 mil 080 afiliados y se multiplica por el 65 por ciento del valor de la UMA (que actualmente es de 80.60 pesos), sería de 52.39 pesos por empadronado.

De dicha cantidad, y según la fórmula constitucional, 1 mil 416 millones 621 mil 618 pesos se dividírán en siete partidos que conservarán su registro [202 millones 374 mil 516 pesos a cada uno ] y 3 mil 305 millones 450 mil 442.7, que corresponde al 70 por ciento que se destinará a los partidos según la votación de diputados federales.

Para bajar el financiamiento y que quede establecido para todos los partidos políticos se requiere una reforma constitucional y para ello Morena ya concretó el primer paso.

El miércoles pasado, la Diputada federal Alicia Barrientos Pantoja presentó ante el Congreso de la Unión la iniciativa de proyecto de decreto que modificaría el Artículo 41 de la Constitución para disminuir a la mitad el dinero público que se destina a las actividades de los partidos políticos en sus actividades ordinarias.

La congresista Barrientos Pantoja explicó que de aplicarse la reforma constitucional se generaría un ahorro de 2 mil 356 millones 992 mil 72 pesos.

“Se trata, dijo, de desmontar un sistema de financiamiento de los partidos que propicia los llamados ‘partidos cártel’ y tiene como consecuencia que el financiamiento de las campañas se haya vuelto perverso, generando adicción al dinero, un deterioro en la calidad de los cuadros políticos y que ha propiciado las oportunidades de negocio a partir de la política y, con ello, el enriquecimiento personal partir del erario público”, expresó al presentar la iniciativa.

Los razonamientos de la propuesta aplicarían tanto a nivel nacional como en las 32 entidades federativas.
  
Diputados cierran la última Sesión Ordinaria de la LXIII Legislatura de la Cámara de Diputados. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro.

La consultoría Integralia presentó –inmediatamente después de las elecciones– un reporte en el que muestra un estimado del posible financiamiento que recibirían los partidos en 2019. Con base a esa apreciación y con la reducción de 50 por ciento –como lo plantea Morena– los institutos políticos quedarían de la siguiente manera:

–Morena obtendría cerca de 1 mil 557.2 millones de pesos y se quedaría con 778.6 millones de pesos.

–El PAN recibiría alrededor de 850.9 millones de pesos y se quedaría con 425.45 millones pesos.

–El PRI recibiría 800.8 millones de pesos y se quedaría con 400.4 millones pesos.

–El PRD recibiría 392.9 millones de pesos y se quedaría con 196.4 millones pesos.

–El Partido Movimiento Ciudadano recibiría 361.1 millones de pesos y se quedaría con 180.55 millones pesos.

–El Partido del Trabajo recibiría 343.1 millones de pesos y se quedaría con 171.55 millones de pesos.

–El PVEM recibiría 374.5  millones de pesos y se quedaría con 187.25 millones de pesos.

La iniciativa de Morena fue turnada a la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, para su estudio y dictamen.

Ayer, los senadores electos, Gustavo Madero Muñoz, del PAN; Jorge Carlos Ramírez Marín, del PRI, y Juan Zepeda, del PAN, se pronunciaron en diferentes medios a favor de la rebajar el presupuesto a partidos pero condicionaron a una Reforma político-electoral que contemple un análisis profundo de cómo se realizará y para establecer mecanismos de rendiciones de cuentas.

ADEMÁS
EPN y 18 del Gabinete costarán en 6 años 199 millones por salarios; plan AMLO ahorraría 119 millones.

URGE REFORMA INTEGRAL.

La propuesta fue aplaudida por múltiples actores políticos y algunos académicos.

Especialistas consultados por SinEmbargo expresaron que es un buen planteamiento, pero destacaron debe de ir emparejada de otras medidas que disminuyan los riesgos que trae recibir menos recursos, como que se incrementen lo recursos privados o ilícitos que comprometan aún más la agenda política de cada instituto político.

Hoy en día, México cuenta con un modelo mixto de financiamiento a partidos políticos: con base a una formula se destina el recurso público y también pueden recibir aportaciones privadas.

Gustavo López Montiel, investigador y doctor en Ciencia Política por The New School for Social Research, destaca que al acortar el porcentaje de financiamiento a los partidos es importante pensar de dónde sacarían los partidos políticos el resto del dinero para sostener los gastos que ya tienen.

El experto recalca que se tiene que dejar en claro cómo se legislará para que los partidos rindan cuentas de las fuentes de financiamiento que van a tener a lo largo del año.

“Si una persona se gasta mil pesos y de pronto le reducen el ingreso a la mitad, tendrá que buscar otras fuentes para mantener su nivel de vida y los partidos van a seguir manteniendo su nivel de vida. […] ¿Qué vamos hacer para que los partidos consigan dinero de manera limpia y no decadente?”, advierte.

El especialista considera que a Morena, partido que lanza la propuesta, no le implica mayor riesgo porque tendrá un financiamiento histórico y, si se compara con el dinero que recibía antes, aunque se reduzca a la mitad, aún así es más de lo ha recibido anteriormente, “sin embargo para otros partidos sí hay riesgo, sobre todo al PRI y al PAN.”

López Montiel comenta que es imprescindible fortalecer las leyes de fiscalización a los partidos y sobre lavado de dinero fundamentalmente.

 Senadores y diputados federales electos y plurinominales de Morena durante su llegada a la reunión que sostuvieron con el virtual Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien les “leyó la cartilla” y los llamó a la austeridad en sus próximas labores legislativas.Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro.

Javier Martín Reyes, abogado de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y profesor de la división de estudios Jurídicos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), expresa que la propuesta de Morena es sensata, pero concuerda con el politólogo López Montiel, en que debe de tratarse con mucha cautela.

Sostiene que la reducción de presupuesto no debe de ser una medida aislada sino parte de una reforma integral al modelo de financiamiento donde los partidos políticos sean más trasparentes.

El también maestro en Ciencia Política por la Universidad de Columbia expone que el recorte no debe de ser una medida aislada y que transitar a un modelo que conlleve mayor financiamiento privado implica forzosamente una discusión de otros ajustes, como el fortalecimiento de las facultades de fiscalización de las autoridades electorales y hacendarías, y ordenamientos que incentiven a los partidos políticos para que se sostengan de las pequeñas aportaciones de militantes y simpatizantes.

Para Javier Martín Reyes, los límites individuales que tienen los ciudadanos para portar  dinero a una campaña son montos muy grandes. “Una persona perfectamente puede entregar uno o 2 millones de pesos a una campaña. Yo creo que ese no es un modelo que favorezca la participación democrática, la igualdad política y económica”, ilustra.

“No olvidemos que lo que nos iguala como ciudadanos es que todos los votos cuentan. El voto nos iguala, y cuando hablamos de financiamiento a las campañas ahí si no todos los ciudados valemos lo mismo, por la simple y sencilla razón de que hay personas que tienen mayores ingresos. Por eso considero que es muy importante que tengamos una discusión seria , y que nos permita transitar a un modelo donde lo que prive son las pequeñas contribuciones de militantes y simpatizantes, las cuales tienen que ser fiscalizadas de manera muy celosa por parte de las autoridades”, plantea.

Juan Luis Hernández Avendaño, director del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana Puebla, no considera que el recorte del 50 por ciento que propone Morena “sea tan simple”.

Para él, se debería tomar en cuenta la propuesta del fallido aspirante independiente al Senado Pedro Kumamoto, bautizada como #SinvotoNohayDinero, que planteaba que los votos validos sean los que definan cuánto dinero reciben los partidos y donde el voto nulo fungiera un papel importe porque considera la presencia de electores en las urnas y al mismo tiempo el mensaje que mandan los electores que anulan el voto

“En términos generales me gusta mucho la idea de que se reduzca el dinero de los partidos porque me parece que dada las circunstancias del país y también dada la inoperancia de los partidos para acercarse a las necesidades de los ciudadano. A mí me parece que el dinero publico terminó por pervertir su funcionalidad en la democracia mexicana”, destaca.

ADEMÁS
No sólo el Congreso federal: los mexicanos dan a Morena mayoría en cámaras de varios estados.

POSIBILIDADES REALES.

Los politólogos consultados destacan que aunque es una propuesta vieja, varios de ellos se muestran optimistas, mientras que otros la visualizan como algo difícil de concretar.

El profesor e investigador del Tecnológico de Monterrey Gustavo López señala que, al tratarse de una reforma constitucional, requiere el voto de al menos tres terceras partes de Congreso (mayoría calificada) y Morena, por sí misma, no cuenta con ese peso.

Además considera que “ni el PRI ni el PAN, por lo menos en sus condiciones actuales, estarían dispuestos a perder no únicamente la mitad del financiamiento que les toca, pues representaría una cuarta parte del  que recibieron hasta este año”.

López Montiel añade que los legisladores del partido fundado por López Obrador tendrían que plantear una discusión que exhiba a los partidos que no estén de acuerdo con el recorte y forzar a que voten a favor. Pero aún así ve un panorama difícil.

El especialista explica que los llamados “partidos cártel” buscan asegurar el control no solo del presupuesto público, sino de la representación política. “Este tipo de partidos se incrustan en la estructura de gobierno y obviamente nadie los quita de ahí y ellos no se van a quitar de ahí, por eso no les importa que haya crítica porque de cualquier manera la gente seguirá votando por partidos políticos”, dice.

Dante Delgado, Manuel Granados, y Damián Zepeda, líderes nacionales de Movimiento Ciudadano, PRD y PAN, respectivamente, al frente de partidos sumidos en el descrédito. Foto: Tercero Díaz, Cuartoscuro.

En contraste, los politólogos Javier Martín Reyes y José Luis Hernández Avendaño manifiestan que sí hay una posibilidad real de que se concrete una reforma de financiamiento por la necesidad de legitimidad política que requieren los partidos tras los resultados del 1 de julio pasado.

Hernández Avendaño plantea que tanto el PRI como el PAN, si están interesados por recuperar una imagen perdida –si es que alguna vez la tuvieron en términos de partido– también estarían interesados en sumarse a esta iniciativa e ir recuperando legitimidad y autoridad moral.

Martín Reyes sostiene que “reducir el financiamiento es algo que suele tener eco en una buena parte de la ciudadanía. En la medida de que es una propuesta que en principio es popular, yo creo que los partidos de oposición van a tener incentivos, por lo menos, para entrar en la discusión y, luego, en su momento, para aprobar una reforma de este tipo”.

Hernández Avendaño apunta que en esta ocasión los partidos podrían observar que de nada les sirve el dinero, si eso a su vez no les implica reconocimiento y legitimidad.”Uno podría pensar que sienten amenazados sus ingresos anuales, pero podrían valorar sus propias acciones y sus propias capacidades para recuperarse”, refiere.

El especialista ejemplifica que en las pasadas elecciones tanto el PRI como el PAN tenían más dinero que Morena, ambos triplicaban o cuadruplicaban los recursos, pero no fueron capaces de ganar elecciones.

“El PRI y el PAN deberían pensar que el dinero hoy es lo de menos, lo que necesitan es recuperar autoridad política, con una representación más honesta, más que tener o tratar de salvar dinero”, apunta.

Por Sugeyry Gándara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: