miércoles, 1 de agosto de 2018

10,963. LA MUERTE DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La muerte de los partidos políticos.
      
“Los partidos políticos sólo han traído muerte, destrucción, corrupción y división entre las comunidades y los pueblos originarios”. Manuel Vázquez Quintero, del concejo municipal indígena de Ayutla de Los Libres.

Los partidos políticos están condenados a muerte, al menos en los pueblos originarios están sentenciados, a la cabeza de este movimiento de liberación se encuentran las comunidades indígenas que luchan por recuperar su autonomía; aún no toma posesión y el gobierno que encabezará López Obrador ya tiene demandas largamente expuestas por los pueblos originarios, entre las principales se encuentra la demanda de se realicen las reformas constitucionales para hacer realidad la autonomía política de las comunidades y la realización de los Acuerdos de San Andrés.

La semana pasada en Oxchuc, Chiapas (otro de los pueblos liberados), miles de representantes de los pueblos indígenas de la república se reunieron en el Segundo Encuentro Nacional por la Libre Determinación de los Pueblos Indígenas de México; las experiencias del pueblo michoacano de Cherán, de la comunidad de Ayutla de los libres, de Guerrero y de los pueblos tzeltales, fue compartida para todos los líderes comunitarios.

Expulsar a los partidos políticos de los pueblos originarios fue un tema recurrente en las mesas de trabajo. El fruto de la corrupción partidista no puede ser otro que la división y la muerte, palabras que expresan una realidad de pobreza e invasión de territorios comunitarios, es decir, del despojo de las tierras por medio de la violencia de los cuerpos policiacos, militares y paramilitares. Los partidos políticos, en especial la mafia del PRIANRD, aún no es consciente de su situación luego de la derrota que el pueblo de México las propinó el pasado primero de julio.

El riesgo de que partidos con décadas de existencia mueran destrozados entre las patas de los caballos de la democracia directa, es real, el rechazo a los partidos mafiosos quedó claro, pero al interior de los partidos aún no caen en cuenta de la trascendencia del golpe del primero de julio.

En cuanto a las comunidades o pueblos originarios, el reto es sacudirse la nefasta influencia de los partidos políticos, sino también despojarse de otro tipo de dependencias, específicamente nos referimos a los pueblos de Chiapas enrolados en el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, sometidos a la tutela de un sujeto como el subcomediante Marcos o Galeano.

La cerrazón de Marcos-Galeano se explica porque hacer realidad la democracia directa significaría el fin de su liderazgo; la falta de visión de Marcos-Galeano quedó una vez más en evidencia; no supo leer los signos de la historia y en vez de buscar una alianza con Morena se lanzó a una aventura con la única candidata verdaderamente independiente Mary Chuy Patricio, a la que ataron desde el INE y desde el interior del movimiento indígena que persiste en depender del subcomediante.

Como se ve, la liberación no es sólo de los partidos políticos con su lastre de corrupción, otras cadenas atan a los pueblos indígenas, en especial depender de líderes que son en esencia, un contrasentido a sus aspiraciones de autonomía, de democracia directa. La asamblea popular es el camino y meta de la democracia auténtica, la que significa llanamente: el poder del pueblo y para el pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: