martes, 16 de octubre de 2018

11,290. ¡¡CON LOS NIÑOS NO SE METAN...!!


LA ECONOMÍA Y USTED.

Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
Mexico. Para
Tenepal de CACCINI

VOCES Y REFUGIOS.

Para el camino siempre impreciso,
antes que el cansancio me doblegue
me llevo de ti el mejor recuerdo,
nostalgia del pasado, a veces se dice,
otros dirán..., de tiempos idos,
me es igual, me es preciso
acompañar esas voces de un tiempo,
de un nosotros que medio muere.

Para la libertad te busco, te preciso,
sin ti soy proscrito ,
refugiado en otros cuerpos.

eliseo.


Y la madre sacó las uñas y otra forma de lastimar y ofender en contra de AMLO se sacudió este fin de semana en la prensa nacional. En el diario nacional El Universal se ha publicado un artículo en que me pone en el centro de la noticia al Hijo de la doctora Gutiérrez esposa del presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Ante la invasión a la privacidad de su niño, antes que la mujer intelectual, saltó de manera decidida la madre de un hijo que es usado de manera grosera como tema de comentar y en lo posible criticar y joder al político más querido, pero igual más odiado del país.

Al grito de…, con ¡los niños no se metan!; la doctora Beatríz Gutiérrez encendió las voces de alarma ante una realidad que venimos padeciendo desde hace años; el sentimiento de impunidad y desamparo social ante una pléyade de personas y grupos que se han beneficiado hasta estos días de la corrupción y el chantaje, que en no pocas ocasiones ellos mismo han incrementado de manera ventajosa. 

El chantaje, la calumnia, antes eran actitudes de cobardes, los que se distinguían perfectamente porque eran marcados de manera social, como lo peor de lo peor.

Por ejemplo se decía, que los pleitos de hombres se resolvían entre ellos, entre los hombres que generaban las diferencias..., siempre se respetó a los ancianos, las mujeres y los niños. 

El problema es que en estos tiempos violentos, y en especial, desde la misma campaña electoral, no faltaron pseudo-periodistas que alentaron en sus escritos a quienes odian a AMLO, para ver quien se animaba a atentar contra su vida..., intentar matarlo era una consigna muy alentada por desgracia; y, para fortuna, la multitud de seguidores, de alguna forma se fue multiplicando esta tentación alimentada por el odio, el reproche, y los intereses creados.

A veces se dice que no hace falta más que una madre para que la vida de un niño esté a salvo; regularmente sus uñas se convierten en garras protectoras..., ¡porque así son las madres!, pero que un medio tan importante como es el periódico (el Universal) decida publicar un artículo donde se pone en la prensa a un niño que en ningún momento ha sido ofrecido en subasta a la prensa; como efectivamente lo hacen algunas personas a cambio de dinero, suena a una forma más de tratar de lastimar al presidente más popular de que se tenga registro. 

Entre el periodismo sicario y mercantil, y el de investigación social..., es una
vergüenza que mediante estas argucias de que es de interés pública la vida del presidente y su familia se quiera exponer la vida de un menor, que en ningún momento ha pedido ser exhibido; lo que, por otro lado, no suena lógico, al ser un niño que estudia la primaria.

Hay periodistas que escriben porque se les ordena hacerlo en determinados temas, son mercenarios de la pluma; tienen un patrón que los tiene en su nómina; por lo que al escribir pierden su identidad y sus actos no son a partir de sus ideas; responden a necesidades de quien les paga; plumas a sueldo, que lejos de decir lo que piensan, se limitan a hacer lo que se les ordena, estén o no de acuerdo.

Los sicarios es una modalidad que se ha convertido en una actividad que termina por acorrientar al máximo la controversia del pensamiento y los intereses; se usa esta actividad destructiva cuando no se tienen razones y argumentos para mantener una diferencia con alguien. 

De esta forma, hay personas que escudadas en el disfraz de periodistas o escritores buscan lastimar en función de sus odios e intereses, que suponen deben ser resueltos mediante la destrucción del "otro".

Recordemos que hace meses, durante la campaña electoral por la presidencia, algunas personas con su micrófono y algunos medios de comunicación: Televisión, radio y redes sociales, buscaron la destrucción de determinado candidato.

Ese es el peligro de los sicarios..., buscan la destrucción del que les cae mal, o les afecta sus intereses ideológicos y/o económicos.

En esta ocasión, la intelectual  Beatríz Gutiérrez guardó su personalidad creativa y sacó su cara personal de mamá..., salió una mamá con sus garras a defender lo que sin duda es suyo...su hijo y su privacidad...; como seguramente lo haría la suya..., o la mía, querido y amable lector(a), ¡con los niños no se metan...!, seamos menos hijos de puta..., si no es pedir mucho.

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: