viernes, 14 de diciembre de 2018

11,514. ¡YA DÍGANLE!


LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¡Ya díganle!
Antier se reunió el Presidente de la república en Palacio Nacional, con legisladores de su partido, del PT y el PES. Trató con ellos el importante tema del proyecto de presupuesto de egresos para el próximo año, que presentará al Congreso a más tardar este sábado. Normal. Les pidió no manosearlo (hizo bien). Por supuesto dejó claro que el presupuesto se elaboró para cumplir sus compromisos de campaña (ni modo que no). Y también les contó cómo va la cosa.

Algunos ejemplos: se va a reducir el presupuesto de 10 secretarías para aumentarlo a ocho (… mmm, si supiera don Urzúa -quien desde ayer ya es secretario de Hacienda-, que se le puede recortar presupuesto a casi todas las dependencias, en serio); se va a duplicar el gasto en mantenimiento de carreteras (ya era hora); aumentará el dinero que se le manda a estados y municipios, cerca del 10 y el 7% a cada uno (buena noticia para gobernadores y alcaldes; más trabajo para la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación).

Una cosa muy buena es que les anticipó que van a volver a centralizar el Sector Salud (nota de Néstor Jiménez, en La Jornada de ayer; 10:41 horas); dijo el Presidente:

“(…) con urgencia, vamos a rescatar el sistema de salud a nivel nacional, lo vamos a hacer paulatinamente, es un proceso que nos va a llevar dos años, vamos a iniciar mañana con ocho estados del sureste que es donde hay más necesidad porque hay más pobreza (…) ¿Qué significa esto? Que se va a suscribir un convenio con los estados para que la federación se haga cargo del sistema de salud. Esto va a significar utilizar un fondo especial de salud para incrementar recursos, nada más en estos ocho estados, por alrededor de 25 mil millones de pesos”. (Fin de la cita)

Empiezan con Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Es buena noticia porque la supuesta descentralización educativa y de salud actual, solo descentralizó los problemas, pero el gobierno federal conservó el control del presupuesto que recibían las entidades federativas.

En el caso concreto del sector salud, la dependencia local llamada “Secretaría de Salud” es prácticamente un fantasma, está solo en el papel, sin plantilla de personal siquiera, y lo que existe en paralelo, son los “Servicios de Salud” de cada estado, que es donde despacha el Secretario y donde está todo el personal, oficinas, hospitales… todo.

El presupuesto efectivamente lo ejercían (lo gastaban) los estados, pero todo lo tenían que ir a limosnear a la federación y la política de manejo de los recursos humanos (plantillas de personal y sueldos), también la controlaba el gobierno federal, pero en los estados se batallaba con las secciones sindicales que a veces les sacaban canas verdes.

Aparte es buena noticia porque se controlará mejor el gasto. Mucho mejor. Debería hacerse lo mismo con la educación. Educación y salud son sectores estratégicos nacionales, deben tener un solo mando en todo el país.

Lo que está de pensarse -y ya se dijo por ahí-, es la idea de juntar todo, IMSS, ISSSTE, Salud Pública (y otras partes del sistema). Eso ya es más delicado y tiene muchas aristas. Por lo pronto ya es muy buena noticia que rescaten los servicios de salud a la población abierta, Seguro Popular incluido (con el nombre que le quieran dar). Como sea, le quitan un dolorón de cabeza a los gobernadores.

Otras cosas les dijo el Presidente (siempre según la nota citada), como que habrá un ahorro sustancial en sueldos y salarios (Servicios Personales), pero habrá incremento de salarios de maestros, soldados, policías, médicos y enfermeras: quienes ganan menos de 10 mil pesos mensuales recibirán un aumento de 3 por ciento por arriba de la inflación (más o menos 300 pesos extras, casi $10.00 pesotes diarios, en el mejor caso); los que perciben entre 10 mil y 15 mil pesos su incremento será de 2 por ciento (en promedio 250 pesos adicionales al mes: $8.33 al día… ¡atásquense!); y para los que tienen salarios entre 15 mil y 20 mil pesos será de 1% (también en promedio, 175 pesos mensuales, $5.83 pesos diarios… suertudotes). Bueno… aparte de promesa cumplida, la intención es lo que cuenta. No todo es dinero en esta vida.

También les dijo que los costos de operación del Gobierno se reducirán mil 300 millones de pesos. ¡Válganos Dios!... ¿tan urgidos andan?... porque el gasto de operación federal presupuestado para 2018, sumó 641,462 millones de pesos, si le descontamos los servicios personales (480,778 millones), quedan 160,684 millones, por lo que el ahorro de 1,300 equivale al 0.8% (casi nada, pero… es cuestión de principios).

Se entiende por eso la insistencia en apretar los ingresos de los altos funcionarios… si se puede. Y eso explica el agarrón con la Suprema Corte. Se comprende. Pero, se vuelve a insistir: asesoren bien al Presidente. En el presupuesto de la federación hay gastos previstos para cosas invisibles, que ahí están revueltas en el mar de números, sin mencionarlas, sin decir qué son. Le pongo un ejemplo: el gobierno federal le da dinero a miles de ONG’s (con otro nombre: OSC’s, Organizaciones de la Sociedad Civil), desde varias secretarías (Gobernación, Hacienda, SEP, Sagarpa, Economía y Relaciones Exteriores). No encontró el del teclado el reporte actual de gasto del erario en ONG’s, lo más fresco que halló fue el de 2016: 7,083 millones 905 mil 356 pesos, casi 7,084 millones para cerca de tres mil ONG’s (OSC’s)… ¿de veras el dinero de todos está para eso?... o sea: ¿uno llena papeles y formularios, organiza a los cuates y empieza a recibir dinero del erario?... Ha de ser buenísimo gastar en eso, no es uno quién para dudarlo, pero que lo paguen otros, no todo el peladaje… es una opinión.

Nada más que esa opinión se encona al considerar que el presupuesto total de la Suprema Corte, ya con todo, lápices incluídos, sumó este año, 5,635 millones 107 mil 441 pesos (la Judicatura es aparte), lo que le deja a uno pensando: ¿ONG’s más dinero que la Suprema?  De veras ¡ya díganle!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: