sábado, 20 de enero de 2018

10157. EN NOMBRE DE LA LIBERTAD.

Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

En nombre de la libertad.

La libertad no consiste en tener un buen amo,sino en no tenerlo.
Marco Tulio Cicerón (106-43)

El lector de un determinado periódico si es constante identificará a sus articulistas preferidos, conocerá, al menos por el nombre y tal vez una fotografía, a periodistas que lee y con quienes mantiene una constante relación; en lo personal aunque no los lea, identifico a periodistas que escriben en la Jornada, en Proceso, en Reforma o El Financiero,  a otros los leo y los valoro, estoy de acuerdo o en desacuerdo con ellos; por eso cuando aparece un nombre desconocido, de algún funcionario o político, se encienden las antenas y los focos amarillos, los políticos y funcionarios públicos cuando escriben en la prensa o aparecen en la televisión es por algo generalmente tortuoso.

Eso me sucedió al leer en La Jornada virtual el artículo de un tal Armando Hernández Cruz, presidente de Tribunal Electoral del Distrito Federal, al leer el texto titulado “Derecho al libre desarrollo de la personalidad”, me pregunté ¿porqué un alguien que es magistrado se toma la molestia de meterse en elucubraciones como las que da título a su artículo? Ah, es que este magistrado se siente iluminado, y hasta libros escribe, libros de desarrollo humano, pero, vayamos a los hechos, digo, a las ideas que expone Armando en su artículo, en el primer párrafo:

“El derecho al libre desarrollo de la personalidad es la facultad que cada individuo tiene para elegir autónomamente su forma de vivir. Este derecho garantiza a los sujetos plena independencia para escoger, por ejemplo, su profesión, estado civil, pasatiempos, apariencia física, estudios o actividad laboral y sólo está limitado por el respeto a los demás y el interés general. Mediante esta prerrogativa el Estado reconoce la facultad de toda persona de elegir ser y actuar de la manera que mejor le convenga para cumplir con sus preferencias, metas y expectativas particulares de vida”.

La lectura analítica de este párrafo despertó mi curiosidad, más aún cuando en los siguientes renglones Armando afirma: “Este derecho está consagrado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos en sus artículos 1, 22 y 26,”, al leer los artículos citados por el señor magistrado noté que al menos en el artículo 1 no hay nada relacionado con el desarrollo de la personalidad:

“Artículo 1.-Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. ¿En dónde está lo de la personalidad?

Veamos el artículo 22: “Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.”, aquí está, en las últimas palabras aparece el mentado “desarrollo de la personalidad”, la interpretación del magistrado es al menos discutible.

El otro artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos citado por Armando es el 26, que en su primer párrafo nada dice sobre la personalidad: “1. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos”.

En la fracción 2 el artículo 26 dice: “La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz”, el artículo 26 termina con la fracción 3: “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”, éste sería un tema mucho más importante que el de la personalidad. El desarrollo de la personalidad es el objetivo de un derecho que es la educación, ¿porqué el magistrado con técnicas de la sofística quiere imponer la idea de que el desarrollo de la personalidad es un derecho humano, per se?

¿Para qué tanto brinco? Antes a la personalidad la llamábamos “carácter”, “temperamento”, que son en todo caso, procesos, ahora se fomenta que el desarrollo de la personalidad es un derecho, lo mismo que el derecho a elegir el género o la preferencia sexual, tesis de la ideología de género que es el bastión principal contra la familia tradicional.

viernes, 19 de enero de 2018

10156. ENCUENTRO CON GOROSITO…

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, Investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

CASA REAL SAUDÍ: ARABIA SAUDITA- ISRAEL…”NO SOMOS ENEMIGOS”.

Una serie de relaciones económicas y comerciales muy discretas se han venido desarrollando desde la década de los 90 del siglo XX, entre saudíes e israelíes. Filtraciones de prensa relacionadas con los intercambios entre estos dos países enemigos desde 1948 que se creó el Estado de Israel, hasta el advenimiento de un enemigo común: la República Islámica de Irán.

Posterior a la coronación en el 2015 del rey Salman, y el ascenso vertiginoso de su hijo el príncipe Mohamed en los altos niveles del poder del reino, se comenzaron a ver leves indicios del acercamiento entre ambos países, incluso circuló la información que no fue ni confirmada por Israel, ni desmentida por Arabia Saudita de un viaje relámpago del príncipe a Israel.

Transcurridas las denominadas “primaveras árabes”, las naciones del Golfo e Israel incrementaron sus contactos. A su vez el estado judío no renunció a su estrategia de acercamiento con el reino de Arabia Saudita. Pasó el tiempo y fueron surgiendo nuevos intereses convergentes.

El temor israelí ante la posible militarización del programa nuclear iraní (la destrucción total de la “entidad sionista”, sigue siendo un objetivo prioritario de la Revolución Islámica). A esto se sumó la profundización del conflicto entre las dos grandes corrientes del Islam, los chiitas y los sunitas, liderados por el régimen de los Ayatolas de Teherán y la dinastía Saudí respectivamente.

De ahí que es común el interés que tienen Israel y Arabia saudita en derrotar a la República Islámica de Irán. Hay señales más que evidentes del acercamiento entre estos antiguos enemigos. Se ha sabido de intercambios de información comercial  hasta de inteligencia militar en el actual conflicto de Siria.

Se comenta la unión al presentar iniciativas diplomáticas con el objetivo de limitar la influencia iraní en Siria y el Líbano; del deseo de ambos Gobiernos d e neutralizar, los contactos entre Teherán y los movimientos islamistas Hamás y Hezbollah.

Ya en la década de los 90, la inteligencia israelí, facilitó los contactos palestinos radicales de Hezbollah, aparentemente un movimiento más “peligroso” debido a su proximidad geográfica. Aunque posteriormente Teherán, delegó sus relaciones con Hamás, en sus aliados libaneses.

Pero hay un acontecimiento que muestra ese “ya no somos enemigos”, frase pronunciada en diferentes ocasiones en foros internacionales por políticos y miembros de la Casa Real Saudí, refiriéndose al Estado de Israel.

Hace unos días casi a finales del año pasado, en un importante periódico saudí, se publicó una extensa entrevista al Tte Gral. Gadi Eizenkot, quien funge como Jefe del Estado Mayor del ejército israelí. En la misma el jerarca militar hizo principal énfasis en el deseo de Israel de intercambiar información con Arabia Saudita o con cualquiera de los países árabes “moderados”, sobre asuntos de seguridad relacionados con el poderío militar de Irán. Lo que “oficializa” el enemigo común de israelíes y saudíes: la República islámica de Irán.

         ¡Hasta el próximo encuentro…!
                                        Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.

10155. DE UN MISMO FONDO, EL GOBIERNO FEDERAL LE DIO A EDOMEX 5 MIL 300 MILLONES EN 2017. A CHIHUAHUA, 61.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Daniela Barragán.
SinEmbargo. Enero 19, 2018. 12:05 am.

La suspicacia acompaña permanentemente el funcionamiento del Ramo 23 de Provisiones Salariales y Económicas. Hace algunos años se criticó la opacidad del manejo del presupuesto de esa partida y que no abonaba al combate a la pobreza.

ABRAN ESTA LIGA PARA VER EL VIDEO.

Hoy, de cara a la investigación que el estado de Chihuahua inició al priista César Duarte Jáquez por corrupción y desfalco al erario de la entidad, vuelve a salir a cuento por ser, de acuerdo con el Gobernador Javier Corral Jurado, un instrumento político para castigar el intento de transparencia y justicia que realiza el Gobierno de esa entidad, y para tratar de frenar los  alcances que ésta pueda tener entre personajes clave del PRI y la administración federal.

El Fondo para el Fortalecimiento Financiero que se desprende del Ramo 23, se creó en 2016 para promover acciones de desarrollo regional. Funcionó dos años y para 2018 desapareció, pero absorbió en ese periodo 95 mil 064 millones 129 mil 860 pesos.

ADEMÁS
La violencia contra Chihuahua es por el “miedo terrible” de Peña de llegar a tribunales: Díez Gargari.

Ciudad de México, 19 de enero (SinEmbargo).– El Fondo de Fortalecimiento Financiero (Fortafin) perteneciente al Ramo 23, funcionó solamente en 2016 y 2017; en el primer año se le aprobaron mil 481 millones 010 mil 478 pesos y se ejerció una cantidad 41 veces mayor: 62 mil 258 millones 129 mil 860 pesos.

En 2017 se le aprobaron 3 mil 244 millones 754 mil 300 pesos y, hasta el cierra de septiembre pasado, se habían ejercido 35 mil 064 millones 129 mil 860 pesos, de acuerdo con México Evalúa. Esto es, 911 por ciento más de lo que se aprobó en el Congreso de la Unión.

En total, el presupuesto del que gozó el Fondo de Fortalecimiento Financiero fue de 95 mil 064 millones 129 mil 860 pesos.

Como quedó establecido en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2016 –entregado todavía al Congreso por el entonces Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, y negociado por su sucesor José Antonio Meade Kuribreña– dicho fondo se creó para promover acciones de desarrollo regional y se ejecutaría a través del Ramo 23, que es el único que se maneja con una lógica diferente al resto y cuya operación ha sido señalada por diversas organizaciones de transparencia como “opaco” y “discrecional”.

Un estudio de México Evalúa expone que para 2017, el monto aprobado en el PEF para el Fortafin fue de 3 mil 244 millones de pesos, tuvo un incremento de 108% por ciento real respecto a los aprobado en 2016. Y con la última información disponible, se sabe que a través de Fortafin se habían gastado 32 mil 806 millones de pesos.

Chihuahua fue el estado que menos recursos recibió, solo 61 millones de pesos, cuando en promedio los estados recibieron mil 023 millones.


De acuerdo con Paulo Díez Gargari, abogado encargado de la estrategia legal del Gobierno de Chihuahua en el conflicto con el Gobierno federal, el Fondo de Fortalecimiento Financiero es uno que la Secretaría de Hacienda administra con absoluta discrecionalidad.

La entidad que más dinero recibió del Fortafin fue el Estado de México: 5 mil 300 millones de pesos en 2017.

“Que no nos digan que no hay un castigo a un pueblo. No al gobierno, porque la lucha va más allá del gobierno”, sostuvo Díez Gargari.

El PEF 2018 ya no consideró recursos para dicho fondo y tampoco para el Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal, Programas Regionales, Programa de Seguridad y Monitoreo en el Estado de México, Fondo para Fronteras y Fondo de Apoyo a Migrantes, mismos que en 2017 se les aprobaron recursos hasta por un monto total de 17 mil 592.3 millones de pesos.

El problema de fondo sería el manejo del dinero del Ramo 23.

Un estudio elaborado por el Centro de Estudios de Finanzas Públicas (CEFP) plantea que el Gasto Federalizado propuesto en el PEF 2018 a través del Ramo 23 Provisiones Salariales y Económicas ascendió a 14 mil 940.7 millones de pesos, lo que en términos nominales significó un decremento de 35 mil 094.2 millones de pesos respecto al monto aprobado en 2017, y en términos reales representa una caída de 71.5 por ciento.

ADEMÁS
Datos duros: El Gobierno federal sí le dio más recursos al prófugo Duarte y se los recortó a Corral

REGULAR EL RAMO.

En entrevista con SinEmbargo, el doctor Kristóbal Meléndez Aguilar, investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), explicó que el Ramo 23 se maneja a una lógica diferente de otros ramos y se colocan ahí ciertos programas que varían de forma sustancial año con año.

Destacó que en el Ramo 23 hay dos conceptos importantes: uno, el gasto federalizado, que son los recursos que van principalmente a los estados, y el que no es federalizado, en el cual el Gobierno federal toma control de ello.

Y esa naturaleza del Ramo, continuó, es la que hace que sea normal el aumento del presupuesto ejercido frente al aprobado.

“Depende de si hay recursos mayores que se puedan distribuir; en los últimos años la recaudación que tuvo el Gobierno federal fue mayor a lo presupuestado, entonces hay excedentes de los cuales se pueden distribuir a los estados o que el mismo Gobierno federal decida qué hacer. Uno de esos fue utilizarlos en el Fortalecimiento Financiero, que algunos Estados han tenido justamente problemas financieros, por su nivel de endeudamiento.  Entre los más endeudados a nivel nacional, está Chihuahua y se podría pensar que se le debería de dar prioridad a estados más endeudados, como es el caso, pero no ocurrió”, comentó.

Asignaciones de Hacienda a Chihuahua 
(mdp)
PARTICIPACIONES Ramo 28 (regulado)
Año
César Duarte
Javier Corral
2011
13,055.90
2012
13,875.60
2013
15,397.70
2014
17,403.60
2015
18,761.20
2016
20,346.10
2017
23,383.00
Fuente: SHCP
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

México Evalúa denunció que existen “riesgos” en el manejo del Ramo 23 asociados al crecimiento excesivo del gasto de este Ramo en condiciones de discrecionalidad, ya que puede facilitar el uso del dinero público para fines políticos, así como para la corrupción. “Una de las razones por las cuales el Ramo 23 es propenso al uso político, es que a través de él se crean programas que otorgan subsidios a los gobiernos locales para financiar proyectos de inversión física, entre otros apoyos, programas que la propia Auditoría Superior de la Federación ha señalado estar caracterizados por la falta de transparencia en cuanto a sus objetivos y uso de recursos, así como por la carencia de lineamientos”, se concluye en el estudio antes citado.

Para Meléndez Aguilar, un punto de inicio es la transparencia, “se podría empezar con fijar reglas de operación claras, en las que se establezcan los mecanismos con los que se van a distribuir todos esos recursos, dado que es un fondo de reciente creación y que no se presta a mucha ambigüedad, firmar convenios en los que cada estado se pone de acuerdo con el Gobierno federal y la Secretaría de Hacienda. Con reglas claras de cómo se distribuye, quiénes tienen prioridad y a qué conceptos se va a distribuir”.

ADEMÁS
¿TRES peticiones de extradición a Duarte? Las órdenes de arresto son ONCE. Temen chapuza de PGR.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Daniela Barragán.

10154. INJERENCIA YANQUI.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Dolia Estévez.
SinEmbargo. Enero 19, 2018. 12:00 am.

“La retórica oficial estadounidense, más aun la del gobierno de Trump, es engañosa”. Foto: AP.

Washington, D.C.—Hasta ahora, la única injerencia concreta y visible en el proceso electoral mexicano viene de Estados Unidos, no de Rusia. El General H.R. McMaster, asesor de seguridad nacional de Donald Trump, recientemente dijo: “incluso, ya se se han visto indicios iniciales de [interferencia rusa] en las campañas presidenciales mexicanas”, según constaté en un video en el Facebook de la Fundación Jamestown, el centro presuntamente fundado con ayuda de la CIA que patrocinó el evento donde habló. McMaster usó el “se” impersonal para eludir decir quienes, según él, “han visto” indicios de intervención rusa en México. Tampoco identificó a los beneficiarios de la presunta ayuda.

Medios y plumas obsequiosos no tardaron en extrapolar el comentario. El viernes pasado, Frida Ghitis, columnista de The Washington Post, usó las palabras del General para relacionar al aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador con Rusia vía John Ackerman, viejo partidario de AMLO. Para demostrar el tutelaje ruso sobre AMLO, Ghitis, cuyas opiniones no necesariamente representan la línea editorial del emblemático diario, se refirió a la colaboración de Ackerman con Russia Today, la cadena televisiva de Vladimir Putin. Ackerman, profesor de la UNAM quien además colabora con Proceso y La Jornada, niega ser agente ruso o de la CIA, epíteto que algunos también le endilgan. A su vez, la agencia noticiosa Reuters señaló que algunos académicos, a quienes no identificó, consideran a AMLO “el favorito del Kremlin”. AMLO se mofa de las versiones y niega tener relación con Rusia.

“El que Russia Today le ha dado espacio a Ackerman, no es prueba [de interferencia rusa] pues Russia Today les da espacio a muchos, incluso me ha contactado a mi para entrevistas. Ser comentarista de la Voz de América no te vuelve agente de la CIA en automático”, me dijo Patricia H. Escamilla-Hamm, experta sobre temas de seguridad México-Estados Unidos y ex catedrática del Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa del Pentágono. Financiada con fondos públicos, La Voz de América es la contraparte estadounidense de Russia Today.

“Una lectura de la idea de que Rusia quiere promover la candidatura de AMLO, si es verdad, es que sea producto de la campaña de miedo y desprestigio contra él”, vaticinó Escamilla-Hamm. De ser el comentario de McMaster parte de la guerra sucia contra AMLO, querría decir que las expectativas del gobierno de Trump de que gane las elecciones de julio son más altas de lo que están dispuestos a reconocer públicamente. Lo dicho por McMaster podría ser un golpe preventivo para desacreditar desde ahora el eventual triunfo de AMLO.

Difícil saber qué está detrás de la declaración de McMaster. La retórica oficial estadounidense, más aun la del gobierno de Trump, es engañosa. Seguido lleva doble mensaje. Busca generar polémica, desviar la atención de algún tema incomodo o tener impacto sobre una audiencia determinada. Con frecuencia, lo que dicen los funcionarios, aun los de más alto rango, no es verdad. Puede ser información falsa que los mismos servicios de inteligencia pasan a la Casa Blanca para avanzar sus propias agendas. Cualquiera fuera el caso, el comentario del militar, dicho a propósito o no, dirigido a México o no, falso o cierto, es una intromisión en los asuntos internos de México.

McMaster no es el primer alto funcionario del gobierno de Trump en entrometerse. El año pasado, John Kelly, actual jefe del gabinete de Trump, pronosticó que si las elecciones “fueran mañana”, probablemente ganaría “un candidato de izquierda y antiestadounidense” lo cual, advirtió, “no puede ser bueno para Estados Unidos”. Luis Videgaray dijo en su momento que reclamó a Kelly el comentario y pidió que Estados Unidos no se metiera. Videgaray debe hacer lo mismo con McMaster. Debe pedirle probar su temeraria aseveración o callarse.

Nadie niega que Rusia o intereses rusos tienen la capacidad de intervenir o tratar de intervenir en las elecciones de otros países, como se ha documentado en Estados Unidos, Alemania, Francia, Cataluña, entre otros. Rusia dispone de ejércitos de hackers anónimos capaces de lanzar ataques cibernéticos de desinformación y difamación vía las redes sociales. Su propósito es sembrar miedo y confusión en el electorado. Los vimos actuar con virulencia contra Hillary Clinton en la contienda de 2016 y los estamos viendo nuevamente en las precampañas de las elecciones intermediarias en noviembre próximo en este país. De acuerdo a la firma especializada Trend Micro, hackers rusos recientemente abrieron direcciones en Internet muy similares al sistema de correo electrónico disponible sólo a usuarios de las redes de computadoras internas del Senado de Estados Unidos (The Post, enero 13, 2018). El propósito es engañar a los usuarios para que revelen sus contraseñas y datos personales.

No dudo que los rusos estén tratando o vayan a tratar de intervenir en México. Lo sorprendente sería que no lo hicieran. Sin embargo, no hay elementos suficientes para saber qué se proponen. O a quien apoyan. El hecho de que AMLO reciba cobertura positiva en medios rusos no es prueba suficiente de intromisión. Si, como dice McMaster, la meta de Rusia es “polarizar a las sociedades democráticas” para debilitarlas y generar caos, la imposición ilegítima de José Meade sería la vía más segura para llevar a México al despeñadero. En la lógica del Kremlin, tendría más sentido invertir recursos en Meade que en AMLO.

Sea como sea, el General McMaster tiene la obligación de explicar su afirmación. No tiene derecho a lanzar versiones infundadas que sólo echan más leña al fuego; propalar rumores desestabilizadores que sólo abonan al ya de por sí enrarecido clima electoral. Es irresponsable especular con algo tan delicado. Eso sí es injerencia.

¿Te gustó? Compártelo:

Twitter: @DoliaEstevez

Por Dolia Estévez.
Dolia Estévez es periodista independiente en Washington, D.C. Inició su trayectoria profesional como corresponsal del diario El Financiero, donde fue corresponsal en la capital estadounidense durante 16 años. Fue comentarista del noticiero Radio Monitor, colaboradora de la revista Poder y Negocios, columnista del El Semanario y corresponsal de Noticias MVS. Actualmente publica un blog en Forbes.com (inglés), y colabora con Forbes México y Proyecto Puente. Es autora de El Embajador (Planeta, 2013). Está acreditada como corresponsal ante el Capitolio y el Centro de Prensa Extranjera en Washington.

10153. TANTITO.

LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Tantito.
Danielito, ya sabe quién, el primo de este menda… el de cerebro de ostra, ¡ese!, heredó 17 casas, no lujosas, clasemedieras, pero 17, y no ha trabajado un día, ni uno solo -ni una hora- en toda su larga vida. Cuando lo agobiaron las “dificultades” contrató una empresa que se las administrara y como desde un avión se le nota que no puede caminar y mascar chicle al mismo tiempo, antes de mucho ya recibía casi nada y cuando protestó le propusieron asociarse con ellos, que “lo único” que tenía que hacer era aportar sus propiedades a la inmobiliaria… mmm. Hace mucho vive en el cuarto de la azotea de su casa (la única que no perdió), y de esa se mantiene.

“In illo tempore” (hace harto), cuando nos dijeron que el gobierno tenía que dedicarse a gobernar y no hacerle al empresario, sonó bien. Y vendieron el sector paraestatal, que eran 1,155 empresas (hasta tortillerías y fábricas de bicicletas), pero también Telmex, TV Azteca (Imevisión), Fertimex (ahora el país no produce un kilo de fertilizante), la industria acerera (Altos Hornos de México y la Siderúrgica Lázaro Cárdenas), los astilleros de Veracruz (el país hacía barcos, chiquitos, pero barcos), Mexicana de Aviación, los aeropuertos (excepto el de la CdMx), todos los ingenios azucareros, la minería completa que se abrió a la inversión privada (y en 30 años ha sacado del país más oro y plata que los españoles en 300 años de colonia), fábricas de cemento, tractores, automóviles y motores, tubería, maquinaria pesada, las filiales de Nacional Financiera y Somex… y otras cosas no las vendieron, nomás las desaparecieron, como el sistema Conasupo de apoyo al campo o las aduanas del país que ni las vendieron ni las desaparecieron: se las dieron a una empresa privada para que las “administrara” (¡Danielito!).

Como sea: el gobierno vendió todo eso por más o menos 234 mil millones de pesos (haciendo una cuenta muy gruesa, porque dijeron que recibieron 13 mil millones de dólares… dijeron, que hay distintas versiones), pero igual: fue un montón de dinero que un día averiguaremos en dónde quedó. Por si le parece que estuvo bien y que seguro se gastó bien, se lo concedo, pero por favor recuerde que los nuevos dueños de los bancos hicieron fraudes, los quebraron, y el gobierno los rescató por 815,786 millones de pesos (al cierre de 2013, el Fobaproa hoy Ipab)… y aparte el rescate carretero que nos salió en 165 mil millones de pesos, que también estamos pagando todos. O sea: poco menos de 75,500 millones de dólares en esos dos rescates; y vendieron todo, todo, todo, en 13 mil millones de dólares. A todo dar, Danielones.

Como se trata de amargarle la boca, también se le recuerda que hubo ventas “raras”: toda la industria siderúrgica nacional se vendió por 755 millones de dólares, menos de lo que valía su maquinaria. Se llama regalo, no venta.

De esta manera es muy refrescante estar conscientes de que, con reforma energética y todo, conservamos Pemex y CFE (no vamos a tener que rescatarlas, ¡padre!)... pero recuerde que allá por julio de 2015, se nos hizo saber que era necesario, indispensable, inaplazable, pasar a deuda pública todos sus pasivos laborales.

Pero “deuda pública” es a pagar por todos nosotros los del peladaje; y “pasivos laborales”, son pensiones, jubilaciones, prima de antigüedad, apoyos para gasolina, gas, canasta básica, atención médica -¡métanlos al Seguro!-, y préstamos al personal. El total entonces sumaba un billón 347 mil millones de pesos. Visto de otro modo: el Congreso, sin aspavientos, aprobó como deuda de todo tenochca, para sanear Pemex y CFE: 1.65 veces lo que nos costó el rescate bancario; 8.16 veces lo que nos salió el rescate carretero; un 75% de la deuda pública acumulada en toda la historia moderna del país.

Así, nos quedamos todos pagando un billón 347 mil millones, pero ¡espere! (como en los infomerciales), ¿recuerda que según la Auditoría Superior, nada más en 2010, Pemex sacó del país un billón 212 mil 227 millones de pesos, a bancos y empresas en el extranjero y paraísos fiscales, y que se niega a dar cuentas porque si salió del país deja de ser dinero del país?… O sea: casi no debería haber nada de ese “pasivo fiscal”… pero, todo se nos olvida. Por eso, con confianza, señores, lo que se les ofrezca…

La Jornada, edición del 14 de febrero de 2011, página 4, publicó un documento de la embajada yanqui en México, de julio de 2008 (clave 08MEXICO2187), dirigido al Consejo de Seguridad Nacional, al Comando Sur del Ejército en Florida; al Comando Norte, a los departamentos -secretarías de Estado para nosotros-, de Comercio, Energía y Tesoro; todos de su gobierno, diciendo:

“México, país en el que aproximadamente 40% de la población vive en pobreza, tiene 10 personas en la lista de multimillonarios de 2008 de la revista Forbes. (La) concentración de la riqueza y poder económico dificulta la capacidad del país para aumentar y profundizar su competitividad en industrias importantes (…) Varias dinastías empresariales surgieron en los años de 1990, cuando (CSG del PRI) empezó a desmontar la centralizada economía mexicana. Salinas vendió más de mil empresas estatales, que iban de fundidoras a ferrocarriles. Desafortunadamente, en algunos casos esas privatizaciones llevaron a la creación de monopolios privados, que beneficiaron a algunos empresarios y políticos, mientras dejaban al mexicano promedio fuera (…), varios de esos individuos controlan monopolios y oligopolios que lastran el crecimiento económico. Slim, Salinas y otros han usado su influencia para favorecerse de la política económica, favorecer sus intereses empresariales y obstaculizar a sus competidores”. Lo dijo la embajada yanqui, a uno no le reclamen.

Los candidatos a Presidente de la república deben saber estas cosas. Las saben. ¿Y?

Ya podrían empezar a ganar algo de confianza del electorado, nada más asegurando que será repatriado el capital de Pemex y se va a liquidar la deuda que no debe pagar la ciudadanía. Nomás con eso, sí, qué tanto es tantito.

10152. EL PARADIGMA DOMINANTE: LA GUERRA, LA MUERTE.

Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

El paradigma dominante: la guerra, la muerte.

Lo maravilloso de la guerra es que cada jefe de asesinos hace bendecir sus banderas e invocar solemnemente a Dios antes de lanzarse a exterminar a su prójimo. Voltaire (1694-1778). Filósofo francés.

La lucha de clases ha sido el motor de la historia, si volvemos la vista atrás lo que vemos es una tensión entre un grupo que intenta a toda costa mantener sus privilegios, y masas desposeídas que luchan por sobrevivir; la lucha de clases ha sido cada vez más cruel y devastadora, más del 80 % de los últimos 5 mil años ha sido utilizado por la humanidad para combatir a sus enemigos, y el 20 % del  tiempo restante lo invirtió en prepararse para la próxima guerra, pero el poder destructivo de las armas nucleares que poseen hoy los países dominantes es tal que ponen en riesgo la civilización como la conocemos actualmente.

El paradigma dominante en la historia de la humanidad ha sido la guerra, en términos de los administradores el paradigma es ganar-perder, pero en términos militares la traducción del paradigma sería vivir-matar, o ganar-destruir; hoy, lo mismo que hace 10 mil años, a pesar de los avances logrados, la guerra sigue siendo la constante en las relaciones internacionales caracterizadas por la desconfianza, la traición y el crimen.

Las élites, los faraones, los reyes, los emperadores, los nobles y los señores feudales han impuesto su ley por las armas y la siguen imponiendo, ahora con el disfraz de la democracia y de los partidos políticos, el dilema para la Élite es que las masas representan un peligro para la continuidad del modelo dominante, mantener a las masas en la ignorancia ha sido posible en casi dos mil años, pero ignorante y todo las masas representan un peligro para la Élite que no puede permitir ninguna rebelión.

Aplastar a los pueblos con la fuerza de las armas ha sido posible, pero llegará el momento en que el número de rebeldes superará con mucho a los ejércitos de la Élite, además el aumento exponencial de la humanidad asegura que los recursos naturales se agotarán, el caos que se desatará por la sobrevivencia será apocalíptico: urge un plan de reducción drástica de la población, mientras menos burros, más olotes.

Al paradigma ganar-perder o vivir-matar del capitalismo salvaje sustentado en la lucha, en la competencia (una palabra muy usual en las universidades católicas que enseñan administración), se opone el paradigma o modelo ganar-ganar que se basa en la cooperación, en la unidad, en la paz; este es el modelo que proponen los pueblos originarios, es el modelo en el que viven, en este modelo algunas palabras clave son, solidaridad, cooperación, comunión, paz. En un contexto en el que domina el paradigma de la guerra, la paz sólo se puede construir desde la no violencia.

Los mexicanos vivimos en un modelo de guerra desde que el belicoso Felipe Calderón sacó al ejército de los cuarteles para combatir a las organizaciones criminales, después de una década, seguimos empecinados en un modelo que sólo nos deja desolación y muerte, miseria material y espiritual, en un modelo semejante que el gobierno insiste en aplicar, se impone la corrupción a la ley, la injusticia a la justicia, el odio al amor, la competencia a la solidaridad, el egoísmo a la caridad, la miseria al progreso.

Cambiar de mentalidad, sí, pero también cambiar de sistema. Es inútil esperar que los que han generado el caos y la guerra para su beneficio (PRIANRD) transformen el modelo, al contrario, lo profundizarán para tener el control total, seguirán con la guerra que tan buenos dividendos les ha dejado.

jueves, 18 de enero de 2018

10151. LA TRAICIÓN DEL PRESIDENTE.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Adela Navarro Bello.
SinEmbargo. Enero 17, 2018. 12:00 am.

“Pero la realidad que vive México está muy lejana de la retórica presidencial”. Foto: Cuartoscuro.

El Presidente de México, Enrique Peña Nieto, no tiene calidad moral para hablar de justicia y seguridad. No tiene hechos que le respalden, ni cifras para presumir un real combate al narcotráfico y al crimen organizado. De hecho, la persona en la que delegó la política de combate a la inseguridad, lo abandonó aun con un año de gobierno por delante.

Efectivamente, Miguel Ángel Osorio Chong, quien quiso convertirse en el policía de la política al concentrar en la Secretaría de Gobernación que encabezó durante cinco años, las acciones de seguridad, operación policíaca y combate al crimen, no solo no dio los resultados esperados, sino que durante su labor, se incrementaron los homicidios, crecieron las células del narcotráfico, se consolidaron cárteles, y México llegó a los primeros sitios de las estadísticas internacionales de los países más inseguros, más violentos y más impunes.

Aun así, el ejecutivo nacional arremetió. Leyó ufano en uno de sus discursos: “No puede haber borrón y cuenta nueva. Dejar hacer y dejar pasar a los criminales, significaría fallarle a la sociedad y traicionar a México”. Si por sus palabras es evaluado, Enrique Peña Nieto ha traicionado a México.

“Desde el inicio de mi Administración hemos hecho la parte que nos corresponde en la lucha contra las organizaciones delictivas, y lo seguiremos haciendo con determinación hasta el último día de esta gestión”, completó el Presidente Peña al inaugurar un Batallón de Infantería en Jalisco.

Pero la realidad que vive México está muy lejana de la retórica presidencial. Es cierto que en este sexenio se “ha dejado de hacer, se ha dejado pasar” en materia de seguridad. Si bien no hay un acuerdo de facto con los criminales, ni se negocia oficialmente con ellos, si existen acuerdos ilícitos que permiten a los delincuentes seguir en su escalada de violencia y drogas en total impunidad a partir de la corrupción.

Veamos, en promedio en México y durante la administración federal que encabeza Enrique Peña Nieto, asesinan de manera violenta y por asuntos relacionados con la inseguridad pública, el crimen organizado y el narcotráfico, a un promedio de 1 mil 900 personas. El año 2017, octubre fue el mes más violento en el país cuando esa cifra se alzó hasta las 2 mil 700 víctimas.

A septiembre de 2017 y contando desde el día en que Peña Nieto tomó posesión, en el semanario ZETA de Baja California se contabilizaron 104 mil 602 ejecutados. Si sumamos los 2 mil 700 de octubre, y asignamos el promedio de 1 mil 900 por mes a los meses de noviembre y diciembre, se contabilizan 111 mil 102 ejecutados en los cinco años del gobierno peñista.

Normalmente relacionados con el narcotráfico estos homicidios dolosos no se resuelven. Se cuentan pero no cuentan. Sirven para la estadística y como parámetro de medición de la violencia en el país, no solo de autoridades que deberían accionar estrategias de combate para contener la violencia, sino para organizaciones de la sociedad civil, y aún más para la medición de la inseguridad en el mundo. De ahí que México siempre ocupe los primeros lugares en la materia.

Otro hecho. La impunidad. La Procuraduría General de la República mantiene un alto nivel de impunidad, especialmente en los asesinatos, que aun originados en delitos del fuero federal como narcotráfico y crimen organizado, ignorar esas investigaciones y las dejan en los estados de la República en el fuero común, como si se tratase de cualquier otro homicidio. En esas condiciones, la impunidad en los casos de ejecuciones alcanza niveles de 90 por ciento.

De acuerdo al Índice Global de Impunidad 2017, realizado por la Universidad de las Américas en Puebla, México es el cuarto país con mayor impunidad en el mundo. El indicador en materia de seguridad, justicia y derechos humanos, ubica el nivel de impunidad en 69.21 por ciento en nuestro país. Si consideráramos ese indicador sobre los 111 mil 102 ejecutados en cinco años, resultaría que 76 mil 893 ejecuciones permanecen en la impunidad.

Los desaparecidos es otro rubro en el que el Presidente Peña ha fallado a los mexicanos, y de acuerdo a su parámetro, los ha traicionado. De acuerdo al Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, a agosto de 2017 se contabilizaban en el país 32 mil 277 personas desaparecidas. Es justo recordar que en febrero de 2013 la Secretaría de Gobernación, ya en facultad de Osorio Chong, dio a conocer –para sustentar la violencia y la inseguridad en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa- que en México se registraban poco más de 26 mil desaparecidos.

En estricto sentido y con cifras del gobierno federal, esos datos indican que durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, los desaparecidos incrementaron en 6 mil 277, tan solo en números oficiales y descartando en automático los casos resueltos, si es que los hubo.

Un tema muy relacionado con las más de mil 75 fosas clandestinas que entre 2007 y 2016 se han localizado en México de acuerdo al informa Violencia y terror. Hallazgos sobre fosas clandestinas en México, realizado por la Universidad Iberoamericana.

Otra falla: Mientras parece que el cártel de Sinaloa está siendo desmantelado poco a poco por la autoridad federal, con la ayuda de las corporaciones de investigación y antinarcóticos de los Estados Unidos (así cayó Joaquín Guzmán Loera luego que se escapó en el sexenio de Peña), el cártel Jalisco Nueva Generación ha tenido un ascenso impresionante durante este sexenio, hasta llegar a controlar la criminalidad y el trasiego de drogas en 22 de 32 estados de la República Mexicana, mientras su líder, Nemesio Oseguera “El Mencho”, goza de impunidad al encabezar una de las organizaciones delictivas más sanguinarias de los últimos años.

La impunidad que el gobierno federal provee al narcotráfico y al crimen organizado inicia cuando renuncia a su facultad y obligación de investigarlos a partir de las delegaciones de la Procuraduría General de la República en los Estados, oficinas que han sido reducidas a tramitadoras y representaciones de un centralismo que no resuelve a lo lejos los delitos locales.

Al igual que Felipe Calderón, aun cuando en otra medida, el Presidente Peña descargó la persecución del narcotráfico en el Ejército Mexicano y la Armada de México, instituciones que coordinadas con fuerzas policíacas de los Estados Unidos, fueron las encargadas de aprehender a los pocos criminales que fueron capturados este sexenio.

Tan es su respaldo a la persecución de criminales por parte de las fuerzas armadas, que ahora pretende con la aprobación de la Ley de Seguridad Interior, dar facultades legales a los militares y marinos en materia civil. Que persigan la criminalidad y provean seguridad en municipios y estados, antes que depurar las policías civiles y combatir la corrupción en las mismas.

Sí, México es uno de los países más inseguros en el mundo, y esa violencia e inseguridad incrementó en el presente sexenio, y sí, de acuerdo a sus palabras, Enrique Peña Nieto ha traicionado a México al no ejercer el Estado de Derecho, al no detener a los asesinos ni a los secuestradores, al no aprehender a los narcotraficantes y no encontrar a los desaparecidos.

¿Te gustó? Compártelo:


Por Adela Navarro Bello.

10150. LAS CAMPAÑAS HUECAS.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Jorge Javier Romero Vadillo.
SinEmbargo. Enero 18, 2018. 12:00 am.

“Es increíble cómo López Obrador les está marcando el ritmo y la agenda”. Fotos: Cuartoscuro

Era de esperarse: las campañas electorales –que todavía deben llamarse precampañas, aunque todo mundo en el país de las ficciones aceptadas sepa que se trata de un subterfugio para violar la ley, de suyo absurda– han sido meros espectáculos de promoción personal de los candidatos que todavía no pueden considerase tales, aunque todo mundo sepa que ya lo son, en la lógica cantinflesca de la vida pública nacional.

Solo el candidato sempiterno habla diario de los problemas nacionales y elabora propuestas para enfrentarlos. Puede que en ocasiones se trate de meras ocurrencias o que en otras diga disparates sin ton ni son; también suele repetir consignas gratas a sus potenciales aliados, como aquella de que va a echar atrás “la mal llamada reforma educativa” con la que pretende congraciarse con el magisterio inconforme. El hecho es que es el único de los contendientes en la liza que está planteando intenciones de gobierno frente a los grandes temas que preocupan a la sociedad. A mí en general no me gustan sus soluciones. Me parecen simplonas o evidentemente equivocadas, como su proyecto de creación de una Guardia Nacional que unifique a los cuerpos de seguridad del Estado para enfrentar la crisis de violencia e inseguridad, pero el hecho es que Andrés Manuel López Obrador está exponiendo su agenda, mientras sus adversarios pierden todos los días la oportunidad de polemizar con él, de hacer ver que tienen algo de lo que presumen sin demostrarlo: mayor capacidad técnica, en el caso de Meade, o un proyecto más liberal y democrático, como pretenden algunos de los seguidores de Anaya, sobre todo los que lo apoyan desde la izquierda.

Pasadas ya las fiestas decembrinas, resulta cansino y francamente tonto el anuncio del candidato del PRI junto a su mujer expresando buenos deseos de temporada, mientras Anaya se disfraza de amarillo, color poco combinable con su azul tradicional. Pero fuera del juego de imágenes solo queda la oquedad; discursos insustanciales que se vuelven repelentes o simplemente tediosos y que no mueven a entusiasmo alguno, mientras López Obrador se mueve por el país como un santón salvador de la patria que saca de su zurrón, una tras otra, soluciones mágicas, producto de su voluntad de acero bien templado, para cualquier problema económico, político y social.

Meade se muestra aturullado: no sabe qué decir o cómo decirlo; es evidente su falta de oficio político, formado como está en los entretelones de la burocracia, donde lo que domina, en todo caso, es la politiquería. No ha sido capaz de esbozar un proyecto propio y no ha hecho otra cosa que lastrar su campaña con el apoyo de los sectores más retrógradas del partido que lo ha hecho suyo, como él mismo le pidió en el momento inicial de su postulación.

Frente a los temas relevantes del debate nacional, el priista que niega serlo no ha hecho otra cosa que mostrarse como garantía de continuidad de la actual coalición de poder, sin hacerse cargo de la impopularidad de sus valedores, empezando por el propio presidente Peña Nieto. Frente a la conspicua corrupción de buena parte del gobierno del que ha formado parte no ha dicho ni mu, a pesar de que una de sus pretendidas ventajas competitivas es su trayectoria de honradez. Su supuesta superioridad como un técnico bien formado se desdibuja en lo insípido de su oferta.

Anaya, por su parte, está entrampado en el acto de equilibrismo que supone mantener la difícil coalición que lo postula. Apoyado por dos partidos quebrados, que se desgajan cotidianamente, con cuadros relevantes del PAN más dispuestos a apoyar a Meade y personalidades del PRD que se suman día a día a la candidatura de López Obrador, no hace sino moverse en la ambigüedad de un discurso sin sustancia, incapaz de sumar a la sociedad civil que ha pretendido seducir sin éxito. La imprecisión retórica se corresponde con la falta de determinación mostrada para lograr la actuación concertada de los legisladores de su partido en temas tan relevantes como la presentación de la acción de inconstitucionalidad contra la Ley de Seguridad Interior o la creación de una fiscalía eficaz y realmente autónoma. Poco verosímil resulta como opción transformadora Anaya cuando no es capaz de mover a su propia organización para terminar la construcción del Sistema Nacional Anticorrupción.

Ni Anaya ni Meade tienen la especial capacidad de López Obrador para atraer seguidores, pero lo que la naturaleza no les concedió lo podrían suplir con inteligencia y con propuestas sustanciosas. En cambio, lo único que muestran es su falta de imaginación y de ideas innovadoras. No todas las campañas exitosas son producto de la personalidad de los candidatos: puede hacerse de la necesidad virtud y suplir el carisma con proyectos audaces, atractivos a veces por excéntricos. En cambio, los dos retadores se muestran aburridos, poco simpáticos y, sobre todo, huecos.

Es increíble cómo López Obrador les está marcando el ritmo y la agenda. Su larga experiencia en el terreno muestra a sus adversarios como bisoños que difícilmente lograran recortar la ventaja que les ha tomado, a pesar de ser también el aspirante que más repulsas genera. ¿Dónde están en esta campaña los spin doctors, los genios en estrategia capaces de construir una narrativa positiva en torno a los candidatos? Nunca los políticos mexicanos han sido especialmente duchos en eso de la polémica retórica, pues el cantinfleo es la marca del discurso nacional, pero es lamentable la falta de capacidad de respuesta a un oponente tan refractario a aceptar el conocimiento experto y tan proclive a presentar a su propia e inquebrantable voluntad como la varita mágica capaz de desfacer todo entuerto.

Tal vez los estrategas de campaña de Meade puedan pensar que las clientelas cautivas del PRI y las trapacerías acostumbradas puedan meter a su candidato a la final de la competencia, pero Anaya no puede apostar a voto duro alguno, apuntalado como está por dos cascarones que se desmoronan. Al menos él debería estar preocupado por encontrar una voz propia que lo saque de la irrelevancia. De otra manera, estaremos condenados al triunfo de López Obrador.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Jorge Javier Romero Vadillo.
Politólogo. Profesor – investigador del departamento de Política y Cultura de la UAM Xochimilco.