viernes, 9 de marzo de 2018

10379. MANLIO, SEÑAL DE ALARMA

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Dolia Estévez.
SinEmbargo. Marzo 9, 2018. 12:00 am.




Desde el mes pasado, Manlio es uno de los alquimistas (coordinadores) regionales del aspirante priista. Foto: Cuartoscuro.

Washington, D.C.—La sorprendente incorporación de Manlio Fabio Beltrones a la campaña de José Antonio Meade es señal de alarma. Hace 18 años, cuando husmeó consternado el principio del fin de 71 años de monopolio presidencial, el PRI hizo lo mismo. Entonces, como hoy, el politburó buscó a Beltrones en un último esfuerzo por salvar la desahuciada candidatura de Francisco Labastida. “En la secuela del pobre desempeño en el debate presidencial del 25 de abril, la campaña de Francisco Labastida, que se esfuerza en sobrevivir, pidió ayuda a los miembros de la ‘vieja guardia’, Manuel Bartlett, Manlio Fabio Beltrones y Jesús Murillo”, informó la Embajada de Estados Unidos, en cable confidencial de mayo de 2000.

Firmado por el embajador Jeffrey Davidow, el despacho informaba que Beltrones quedó a cargo de “lidiar” con los miembros “decepcionados” del PRI y como “enlace” entre el partido y el operador supremo del PAN, Diego Fernández de Cevallos. El despacho comentaba que la incorporación del trío de dinosaurios era reflejo de un “sentimiento generalizado de alarma” ante la creciente popularidad de Vicente Fox en las encuestas. Concluía: “Labastida necesita urgentemente apuntalar a las bases tradicionales del PRI”. Bartlett posteriormente rompió con el PRI. La versión actualizada de ese despacho cambiaría el nombre de Fox por el de Andrés Manuel López Obrador, y el de Labastida por el de Meade.

Desde el mes pasado, Manlio es uno de los alquimistas (coordinadores) regionales del aspirante priista. Su ascenso se da a pesar del escándalo que lo señala como posible cómplice en el desvío de recursos públicos millonarios a Cesar Duarte. En México las acusaciones de corrupción no debilitan sino fortalecen al implicado. Cual brujo practicante de hechizos, a su guarida acuden especímenes de la fauna política cuando todo está perdido. En la banda de mapaches de Meade abundan tipos y tipas de mala fama y peor reputación, pero quizá nadie tenga el negro colmillo de Beltrones.

Y es que para los priistas el ex gobernador de Sonora es una pieza de museo. Es el último heredero de la escuela de Fernando Gutiérrez Barrios, personaje que en vida fuera el espía de todos los espías, legendario agente de la CIA y amigo de Fidel Castro, e instrumentador de la guerra sucia en México. El J. Edgar Hoover mexicano. El hombre que sabía donde estaban enterrados los cadáveres. Manlio fue su hijo putativo, su confidente, su aprendiz favorito, su orgullo, su legado.

Los conocí en 1999, cuando juntos vinieron a Washington enviados por Carlos Salinas a buscar la legitimación a la presunta democratización en la selección interna del candidato. Querían convencer que el dedazo había muerto. La presencia de Beltrones causó sorpresa en medios oficiales porque, “no sabe nada de Estados Unidos”. También generó preocupación ya que dos años antes, The New York Times lo había acusado de proteger narcotraficantes cuando fue gobernador de Sonora. El demoledor artículo de portada llevó al embajador Jim Jones a considerar revocarle la visa de entrada a Estados Unidos. En misiva al diario, Beltrones se dio baños de pureza, negó ofendido las imputaciones e informó haber pedido a la PGR investigara los alegatos. La PGR posteriormente lo exoneró.

En aquella ocasión, pregunté a Manlio sobre las graves imputaciones. Me dijo que intentó, pero no pudo, tener acceso a los reportes de inteligencia que lo implicaban con el narcotráfico. Poco después a través de la Ley para la Libertad de Información de Estados Unidos obtuve los comunicados en cuestión. Una parte del dossier la publiqué en 2009. Hay despachos que acusan a Beltrones, dos hermanos y un primo, de “estar fuertemente implicados en el comercio de la droga”. Una fuente “muy confiable”, dicen, incluso reportó “haber visto a Beltrones usar cocaína”. Otros lo relacionaban con el asesinato de Luis Donaldo Colosio, sugerencia que en su momento rechazó.

Tras la publicación, Beltrones, a la sazón senador, no puso en duda la existencia de los documentos, pero culpó su “forma y contenido” al “pensamiento disperso y pleno de subjetividad” del cónsul en Hermosillo. En misiva dirigida al medio en el que colaboraba, desacreditó los despachos como parte de la “información basura” que generan las agencias del gobierno estadounidense.

Pese a la campaña publicista que montó para limpiar su nombre, The New York Times nunca se desdijo. En 2007, uno de los autores reveló que un funcionario del gobierno de México había pedido al diario se retractara del artículo sobre Beltrones, a lo que sus editores respondieron: “nosotros no nos retractamos de un artículo para tranquilizar a alguien que lo encontró problemático”. Tan es así que el mes pasado, The New York Times le recordó a sus lectores las viejas acusaciones contra Beltrones en el marco de una nota informativa sobre el amparo que interpuso para protegerse de las nuevas imputaciones sobre desvío de fondos a Duarte.

Beltrones es un apparatchik hábil. Mañoso. Ha esquivado cuanto acusación se le ha hecho en dos países. Se ha vuelto intocable. Está por encima de las leyes terrenales. El sistema no lo arropa. Él arropa al sistema. Su destreza de hampón político lo vuelve indispensable en momentos de catástrofe. El priismo confía en que podrá salvar a Meade. Cree que, como un dios, tiene el más excelso de los dones de formar un mundo de la nada.

¿Te gustó? Compártelo: 

Twitter: @DoliaEstevez

Por Dolia Estévez.
Dolia Estévez es periodista independiente en Washington, D.C. Inició su trayectoria profesional como corresponsal del diario El Financiero, donde fue corresponsal en la capital estadounidense durante 16 años. Fue comentarista del noticiero Radio Monitor, colaboradora de la revista Poder y Negocios, columnista del El Semanario y corresponsal de Noticias MVS. Actualmente publica un blog en Forbes.com (inglés), y colabora con Forbes México y Proyecto Puente. Es autora de El Embajador (Planeta, 2013). Está acreditada como corresponsal ante el Capitolio y el Centro de Prensa Extranjera en Washington.

10378. ¿Y EL PRIAN?

Enviado por SinEmbargo.Desde la Cd., de México. Para:
Tenepal de CACCINI

Por Francisco Ortiz Pinchetti.
SinEmbargo. Marzo 9, 2018. 12:00 am.

¿Cómo es que Anaya, que era muy amigo de Peña, de repente sale a declarar que lo va a meter a la cárcel?, dice el tabasqueño. Foto: Cuartoscuro.


Durante años ha trabajado Andrés Manuel López Obrador la estrategia de juntar al PRI y al PAN en un solo monstruo, al que le puso por nombre “el PRIAN”, como el enemigo común no sólo de él, sino de todos los mexicanos.

Su ocurrencia sobre le existencia de una “mafia del poder” encabezada por el antes innombrable Carlos Salinas de Gortari y en la que conviven los más detestables priistas con sus oscuros aliados panistas como Diego Fernández de Ceballos, Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, que se reúnen en lo oscurito en alguna recóndita guarura para conspirar contra el propio tabasqueño y, de paso, contra la Patria, ha sido columna vertebral y plataforma de su sempiterna campaña presidencial.

La verdad es que AMLO, hoy bien arriba en las encuestas sobre preferencias electorales, ha conseguido convencer de la existencia de esa entelequia maldita entre el PRI y el PAN a millones de seguidores suyos. Son iguales ambos partidos, corruptos y antidemocráticos los dos (lo cual no es del todo falso, por cierto). Son lo mismo, cómplices, traidores, saqueadores, vendepatrias. Son uno solo: los malos (ellos) contra los buenos (él).
En las redes sociales, los pejistas se conocen más por sus alusiones y descalificaciones al PRIAN que por su militancia morenista explícita. Son legiones de activistas del antiPRIAN, al que ahora suman por supuesto, con especial inquina, al PRD.

Ocurre sin embargo que el agarrón entre el panista Ricardo Anaya Cortés y el PRI-Gobierno encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto amenaza derruir los empeños del dueño de Morena: lo desmiente. Y no halla qué hacer. Patina y trastabilla. Finge primero indiferencia. Luego dice que a él no lo engañan; pero acaba por contradecirse y pedir, exigir al candidato presidencial de la coalición Por México al Frente explique los motivos de ese pleito inconcebible.

¿Cómo es que Anaya, que era muy amigo de Peña, de repente sale a declarar que lo va a meter a la cárcel?, dice el tabasqueño. ¿Qué fue lo que sucedió?, se pregunta confundido el candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, integrada por Morena con el PT y el Partido Encuentro Social.

Intentó luego, sin tino, atribuirlo a un “pleito entre mafias”, al parecerle extraño que Fernández de Ceballos saliera en defensa de Anaya Cortés, dado que el jefe Diego es pareja de Salinas de Gortari (sic); pero luego del galimatías acabó aceptando que ahora ve difícil que ambas vertientes de la mafia del poder unan fuerzas en su contra, como él esperaba.

Es por eso que pienso que ese enfrentamiento pudiera costarle más al hoy ecuánime y modosito pelotero de Macuspana que a sus antagonistas. Anaya Cortés y su equipo parecen tener bien claro que su deslinde y enfrentamiento con Peña Nieto, su partido y su candidato, son vitales para su estrategia de campaña. Así se lo confirmó al reportero Mayolo López, de Reforma, uno de los hombres más cercanos al controvertido queretano.
El ex diputado Juan Pablo Adame confió al periodista que el equipo de Anaya Cortés decidió “escalar” la estrategia de defensa y lanzarse contra el presidente Enrique Peña Nieto cuando se valoró que él está tras la campaña que lo relaciona con una supuesta trama de lavado de dinero. “No hay forma de que estén haciendo todo esto sin su apoyo (de Peña), y porque auténticamente quieren sacar a Ricardo Anaya de la contienda”, dijo. “No había otro camino”.

Y mientras AMLO habla de amnistía, reconciliación y perdón, el mal llamado “chamaco maravilla” se tiró a matar el domingo pasado, cuando reiteró su compromiso, en caso de ganar la Presidencia, de consolidar una Fiscalía autónoma y apartidista que sea acompañada por una Comisión de la Verdad con asistencia internacional, para investigar los señalamientos de corrupción del gobierno del presidente Peña. Y del propio Peña Nieto, claro.

El panista supo asirse hábilmente de las acusaciones en su contra y la presunta injerencia dolosa de la PGR, para marcar su distancia con el aparato priista, lo que seguramente va a redituarle simpatías, aunque pasajeramente pudiera afectarle en las encuestas. Es decir, el mandatario y los jerarcas del PRI le están haciendo un gran servicio al panista, que obtendrá mayores beneficios en la medida que sea victimizado, independientemente de la veracidad de las acusaciones no formales en su contra por un asunto de lavado de dinero. O sea, el asunto puede revertirse peligrosamente para el gobierno… y a la vez desmentir el cuento de López Obrador sobre el PRIAN. Qué gacho.

Difícilmente después de ahora podrá Andrés Manuel insistir en aquello de que para abril o para mayo, como dice la canción, el PRI y el PAN se van a sumar electoralmente en su contra. No podrá más soltar frente a los medios que tiene “información fidedigna”, de una “fuente confiable”, sobre la confabulación urdida por el jefe de la mafia del poder y sus esbirros prianistas para adulterar la elección y robarle otra vez la Presidencia. Y ni siquiera podrá ya hacer alguna referencia al PRIAN, ¿o sí? Válgame.

¿Te gustó? Compártelo:

@fopinchetti 

Por Francisco Ortiz Pinchetti.
Fue reportero de Excélsior. Fundador del semanario Proceso, donde fue reportero, editor de asuntos especiales y codirector. Es director del periódico Libre en el Sur y del sitio www.libreenelsur.mx. Autor de De pueblo en pueblo (Océano, 2000) y coautor de El Fenómeno Fox (Planeta, 2001).

10377. MORELOS: NARCOTRÁFICO Y CORRUPCIÓN.


 

Enviado por SinEmbargo. Desde la Cd., de México. Para. 
Tenepal de CACCINI

Por Ricardo Ravelo.
SinEmbargo. Marzo 9, 2018. 12:00 am.

Apoyado por Peña Nieto, Graco Ramírez ha dado rienda suelta a la corrupción en Morelos. Foto: Cuartoscuro.

El gobernador de Morelos, Graco Ramírez, ya es uno de los hombres más rico de México. Le ha bastado moverse en los carriles de la izquierda –“la izquierda progresista”, según él –y al mismo tiempo jugar para el PRI, para la derecha. La postura de hombre de izquierda es una máscara que usa desde que saltó a la escena pública, en los años sesenta, implicado en los movimientos sociales del país como fiel “oreja” del gobierno y de los grupos poderosos.

En Morelos se cuentan muchas historias del tabasqueño avecindado en Morelos. Se asegura que desde sus inicios en la política ha sido un hombre de traiciones, informante del gobierno, traidor de los movimientos sociales en los que ha militado con un objetivo claro: pasar información a la Secretaría de Gobernación y al presidente en turno.

Así lo hizo en 2012 cuando abandonó a Andrés Manuel López Obrador en su lucha de protesta por el fraude electoral que entronizó a Enrique Peña Nieto en la presidencia de la República. Acompañado de los llamados Chuchos, una fracción perniciosa dentro del PRD, le abrieron el camino a Peña Nieto para que tomara posesión en medio de las protestas por el fraude electoral que se cometió en la elección presidencial. El pago fue la gubernatura de Morelos.

Apoyado por Peña Nieto, Graco Ramírez ha dado rienda suelta a la corrupción en Morelos, entidad que actualmente está controlada por diversos grupos de criminales. Al menos tres cárteles operan ahí y sólo con uno, se asegura, hizo arreglos: con el cártel de Los Rojos, encabezado por Satiago Mazari, El Carrete, intocable hasta la fecha en esa entidad.

Otros cárteles que operan en Morelos son Guerreros Unidos y el cártel de Jalisco Nueva Generación, aunque la ola de secuestros y robo de autos también se le atribuye a la policía, encabezada por Jesús Alberto Capella, a quien en diversas narcomantas el crimen organizado ha acusado de recibir regalos de los criminales a cambio de protección.

Cuando asumió la gubernatura de Morelos, el propio Graco Ramírez se quejó que su antecesor, Marco Adame, le dejó células de narcotráfico enquistadas en el gobierno y en la policía. Pero ahora todo el mundo en Morelos se preguntan por qué no es detenido Santiago Mazari, El Carrete, líder del grupo criminal conocido como Los Rojos. Este criminal ha sido intocable en Morelos por Graco Ramírez y su jefe policiaco Jesús Alberto Capella, traído de Tijuana para combatir al crimen organizado en cuya misión no ha tenido éxito, aunque se asegura que en cuatro años si ha amasado una cuantiosa fortuna. Al menos dos fastuosas residencias de lujo se le atribuyen al jefe policiaco: un búnker en el Country Club y un rancho en el fraccionamiento La Herradura, cerca del stand de tiro. El jefe policiaco no ha explicado cómo le hizo para adquirirlas.

Y es que se asegura que uno de los más importantes acuerdos del gobierno de Graco Ramírez fue precisamente con El Carrete para controlar el sur del estado, particularmente los municipios de Mazapetec, Macatlán, Plan del Río y Temixco, ente otros, donde se mueve a sus anchas en temible narcotraficante.

En diversas entrevistas Capella ha dicho que el capo tiene una amplia movilidad entre Guerrero y Morelos y a ello atribuye que ni la Policía Federal ni la del estado lo hayan podido detener. Sin embargo, pobladores de Xochitepec, Puente de Ixtla y San Gabriel de Las Palmas –de este último municipio es oriundo El Carrete –aseguran que el narcotraficante es visto con frecuencia en esos lugares tan tranquilo como si nada debiera ni temiera.

Cuentan que muchas veces se disfraza de viejito y montado en un burro sale a recorrer las calles y ninguna corporación policiaca lo detiene, es más, se le protege muy bien porque ya es un secreto a voces que la organización encabezada por Santiago Mazari hizo arreglos con el gobierno de Graco Ramírez para no ser detenido. No existe otra razón para que este capo ande libre en Morelos.

La delincuencia ha prosperado en Morelos precisamente por la corrupción policiaca, pues a muchos hombres cercanos a Capella se le atribuyen delitos como el robo de autos, los secuestros y hasta el tráfico de drogas, uno de los negocios más prósperos. Por ello la violencia no ceja en el estado. Todos los días hay dos, tres y hasta cinco muertos. Los fines de semana la matazón de personas aumenta. Se han llegado a contabilizar hasta diez ejecuciones.

Las cifras no mienten. En el sexenio del panista Marco Adame, por ejemplo, hubo mil 700 ejecuciones del crimen organizado. En lo que va del gobierno de Graco Ramírez, quien presume honestidad y buenos resultados aunque nadie los vea, se han perpetrado 3 mil 600 crímenes. Hay 250 mujeres desaparecidas, cuyos casos siguen impunes porque en Morelos no hay justicia. Impera la corrupción y siguen intocadas las amplias redes de intereses perniciosos.

Los presuntos nexos de Graco Ramírez con el crimen organizado habrían comenzado desde su campaña política cuando entró en tratos con Federico Figueroa, hermano de Joan Sebastian, presuntamente ligado con el narcotráfico. Figueroa habría apoyado la campaña del perredista con dinero sucio. Luego Graco, como es costumbre, le dio la espalda. En el primer tramo de su gobierno Graco y Figueroa se encontraron en el restaurante El Faizán. Figueroa lo increpó, le mentó la madre a boca llena y le recriminó, palabras más o menos, “que no tenía madre su actitud de mierda y miserable porque lo apoyó con dinero en su campaña y no le cumplió”, según narró una fuente que solicitó el anonimato.

Los crímenes se han multiplicado tanto en Morelos como las rencillas de Graco Ramírez con Cuauhtémoc Blanco, alcalde de Cuernavaca, con quien existe una guerra sin cuartel por la guberntura del estado. El exfutbolista del América se registra este domingo como candidato de Morena al gobierno de Morelos y asegura que si gana las elecciones meterá a la cárcel a Graco Ramírez “por corrupto”.

Con el apoyo de diputados cómplices y del Poder Judicial, Graco Ramírez ha intentado frenar de diversas formas las aspiraciones políticas de Cuauhtémoc Blanco. Lo ha acusado de todo: de tener nexos con el narcotráfico, de no tener la residencia para ser candidato y, por otra parte, se afirma que un grupo de bandoleros relacionados con Rodrigo Gayosso –el hijastro de Graco que quiere ser gobernador –suelen contratar a grupos de porros para tirar basura en las calles de Cuernavaca para que la ciudad luzca sucia y abandonada. El problema no es menor: por diversas avenidas de Cuernavaca hay fugas de agua sin reparar, calles atestadas de basura. Los choferes de los autobuses urbanos son verdaderos cafres, circulan a altas velocidades y las autoridades de tránsito solapan estos excesos a cambio de “mordidas”.

A Cuauhtémoc Blanco también le han querido endilgar algunos muertos En el 2017, por ejemplo, fue asesinado el hijo del organizador de la feria de Cuernavaca. Un personaje le disparó a quemarropa y lo asesinó. De inmediato los operadores de Graco Ramírez le ofrecieron al asesino dinero y poco tiempo de prisión si incriminaba a Cuauhtémoc Blanco. La idea era que el criminal declarara que Blanco le había dado la orden de ejecutar el crimen.

Y mientras Graco echa mano de todos los recursos a su alcance para frenar a Cuauhtémoc Blanco, por otra parte proyecta a su hijastro, Rodrigo Gayosso, famoso por su prepotencia y la soberbia que lo atenaza. Impune gracias a su padrastro, Gayosso libró la cárcel después de haber fungido como secretario del Ayuntamiento de Cuernavaca, durante la administración de Manuel Martínez Garrigós.

En ese periodo, Gayosso y Garrigós fueron acusados de malversar unos 400 millones de pesos, pero el expediente fue archivado por órdenes de Graco Ramírez en complicidad con las autoridades del Ministerio Público. Es un secreto a voces que Gayosso se enriqueció de forma descomunal en el ayuntamiento de Cuernavaca: se apropió de toda la obra pública, la cual asignó tanto a familiares suyos como a sus amigos.

Entre otras obras importantes que desarrolló y que sirvieron para el usufructo están el distribuidor vial, el parque Acapatzingo, la construcción de camellones y la pavimentación de avenidas importantes. Como es costumbre, Gayosso y Garrigós exigían a los contratistas hasta el 30 por ciento de moches.

Desde entonces el hijastro de Graco construyó un importante corporativo, con oficinas lujosas en Polanco, y se adjudican las obras del gobierno del estado, entre otras, la del estadio de Zacatepec, el Coruco Díaz –con un costo de 500 millones –y otros negocios amasados a la sombra del poder, como los verificentros, cuya propiedad también se le atribuyen a Gayosso.

De igual forma, se ha involucrado en el negocio multimillonario del reciclaje de basura y le han impuesto a los Ayuntamientos la compra de luminarias para el alumbrado público, para lo cual les exigen a los alcaldes firmar contratos con empresas privadas ligadas al grupo en el poder.

Graco Ramírez ha cobrado fama como corrupto y por sus negocios a la sombra del poder. Las gente en Cuernavaca lo detesta y por todas partes circulan rumores que le incrementan la fama de que la gubernatura es manejada como una empresa privada. Le atribuyen la compra de muchas propiedades con dinero de dudosa procedencia. Hasta el hotel Las Mañanitas se lo atribuyen como propiedad.

Gran parte de su mala fama, se asegura, comenzó cuando pidió el apoyo de los presidentes municipales para solicitar, al inicio de su gestión, un préstamo de 2 mil 800 millones. A los alcaldes les pidió el respaldo y a cambio les dijo que parte de los recursos se usarían en los municipios. No cumplió. A seis meses de que concluya su gobierno, Morelos es un campo de batalla del crimen organizado y un nido de corrupción. Las dos obras emblemáticas de su gobierno son el estadio Coruco Díaz y el edificio del Congreso. Del uso de otros recursos cuantiosos nada se sabe.

Tras el temblor del 19 de septiembre pasado, el gobernador Graco Ramírez fue severamente cuestionado por sus abusos. Resulta que él y su esposa, Elena Zepeda, ordenaron que los tractocamiones que arribaron a Morelos con ayuda –despensas, alimentos, entre otros apoyos –eran desviados para descargar la mercancía en bodegas privadas.

La gente afectada se quejó de que las despensas no se entregaron, que las guardaron para usarlas en las campañas políticas y ahora que Rodrigo Gayosso está en precampaña buena parte de toda esa ayuda se está repartiendo con fines electorales. Gayosso tiene un grupo de operadores que disponen de las despensas para que sean repartidas en las colonias más necesitadas a cambio de amarrar el voto popular.

Cuando todo esto ocurría en medio de la desgracia social derivada del terremoto, la esposa del gobernador fue severamente cuestionada. Incluso las arremetidas en su contra llegaron al insulto y por esa razón la mujer del mandatario –que ejerce un poder sin límites en el estado –tuvo que dar de baja sus cuentas en las redes sociales porque no aguantó las acusaciones de la gente.

Esto y otros abusos provocaron que la administración de Graco Ramírez cayera hasta los últimos lugares. Actualmente el de Graco es evaluado como uno de los cinco peores del gobiernos del país. Le siguen Miguel Ángel Yunes (Veracruz) y Arturo Núñez (Tabasco). Con Graco Ramírez el estado de Morelos se colocó como uno de los territorios más peligrosos debido a la fuerte presencia de la delincuencia organizada.

Con fama de mentiroso, corrupto y cínico, Graco Ramírez incumplió su promesa de campaña respecto de que si no bajaba los índices criminales se iba de la gubernatura. Nunca lo hizo. No sólo eso: también se encargó de desaparecer de la Ley de Participación Ciudadana la figura de la revocación de mandato, con ello aseguró seis años de mandato irrevocables. De igual forma se ha enredado en fuertes pleitos, entre otros, con el rector de la Universidad Autónoma de Morelos, Alejandro Vega Ramírez, quien destapó el escándalo de las decenas de cuerpos humanos que fueron inhumados, sin cumplir con los protocolos de rigor, en fosas clandestinas de Telelcingo y Jojutla.

Graco Ramírez también se ha confrontado con diversos medios de comunicación porque ha resultado sensible a la crítica por sus malos manejos. Una forma de presionar a los medios es negándoles el pago de la publicidad bajo el argumento de que el gobierno no tiene dinero.

Su administración tiene cuentas pendientes con grandes cadenas de medios de comunicación a las que les adeuda varios millones de pesos. A MVS, por ejemplo, le adeuda cinco millones de pesos. Les prometió pagar y sólo entregó un millón de pesos y del resto se ha desentendido, como es su costumbre.

A la revista Variopinto le adeuda un millón de pesos de publicidad desde hace cuatro años, la cual contrató la Secretaría de Cultura. Por diversas formas se le ha recordado el adeudo pendiente y se ha hecho el desentendido. Esta fue la causa por la que el mensuario tuvo que cerrar sus puertas, arrastrando adeudos con colaboradores y proveedores por culpa del mandatario de Morelos que se niega a pagar lo que debe.

Sin embargo, al arranque de su gobierno, solapó las corruptelas de su primer jefe de prensa , Jorge López –y de otros más — quien solía autopagarse facturas millonarias para el diario de Morelos. Se asegura que López salió millonario del gobierno y con el dinero que dejó de pagar a los medios se compró un fastuoso rancho en la cabecera municipal de Yautepec. De esta forma, el dinero de la publicidad no pagada sirve para comprar propiedades.

Así premia Graco Ramírez la corrupción.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Ricardo Ravelo.
Especializado en temas relacionados con el crimen organizado y la seguridad nacional. Fue premio nacional de periodismo en 2008 por sus reportajes sobre narcotráfico en el semanario Proceso, donde cubrió la fuente policiaca durante quince años. En 2013 recibió el premio Rodolfo Walsh durante la Semana Negra de Guijón, España, por su libro de no ficción Narcomex. Es autor, entre otros libros, de Los Narcoabogados, Osiel: vida y tragedia de un capo, Los Zetas: la franquicia criminal y En manos del narco.

10376. PEÑA NIETO, ¿EL GANADOR DE LAS ELECCIONES?


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Ernesto Hernández Norzagaray.
SinEmbargo. Marzo 9, 2018. 12:05 am.

No estamos ante un Presidente ganador de elecciones, sino ante alguien que pierde elecciones y las que gana lo hace forzadamente. Foto: Móises Pablo, Cuartoscuro.

Un candidato priista a un escaño del Senado de la República, me decía hace unos días que su partido ganaría las elecciones ya que a Peña Nieto se le puede criticar de muchas cosas pero no  “de que no sepa ganar elecciones”, le argumente en contra que en las elecciones concurrentes de 2016 había perdido siete de las doce gubernaturas en juego. Su justificación ya no fue tan contundente y se fue por las ramas echando la culpa a Manlio Fabio Beltrones. Y esa incapacidad de Peña Nieto queda más nítida, si vemos los resultados de las cuatro elecciones estatales de 2017, que no presentaron precisamente a un PRI ganador.

Los  triunfos en el Estado de México y Coahuila dejaron mucho que desear por la calidad de la competencia. En el primero tuvieron que echar mano de todo para obtener el triunfo coaligado ya que el tricolor de haber ido solo sus resultados no serían suficientes para ganar a la candidata de Morena y en el segundo a duras penas, y con el auxilio de sus personeros en el TRIFE, pudo salir adelante dejando un gran malestar entre una población agraviada por los gobiernos de los hermanos Moreira. Hasta ahí, con las salvedades del caso, podríamos decir OK es un Presidente ganador. Pero su partido pierde rotundamente en Nayarit en medio de los escándalos de narcopolítica, además, es derrotado en la amplia mayoría de los municipios de Veracruz y en el legislativo queda en tercer lugar con solo 8 diputados.

Entonces, no estamos ante un Presidente ganador de elecciones, sino ante alguien que pierde elecciones y las que gana lo hace forzadamente, con auxilio de quienes hoy ocupan las instituciones.

Ahora bien, si habría que reconocerle algo a Peña Nieto, no es precisamente la sana distancia que debe guardar en los comicios, sino sus operadores que se meten con todo. Y todo es todo. Y si se ha metido en elecciones estatales no hay duda que lo harán en las elecciones concurrentes de este año donde están en juego 3 mil 406 puestos de los cuales 629 federales y 2 777 estatales. Está en marcha la estrategia de intromisión de la Presidencia y de la peor forma sin guardar las formas institucionales. Peña Nieto utiliza las instituciones del Estado Mexicano para hacer que suba José Antonio Meade a la segunda posición golpeando a Ricardo Anaya, mediante la intervención de una PGR desfigurada.

Esta institución judicial, que debería estar al margen de las animosidades del Presidente y teniendo una distancia de las contiendas electorales ha abierto una carpeta celosamente guardada para acusar a Ricardo Anaya de “lavado de dinero” que hasta ahora no tiene como objetivo inhabilitarlo, sino exponerlo mediáticamente como un candidato corrupto que no merece estar en ese lugar de las preferencias.

Eso, en la lógica del Presidente, permitiría administrar encuestas que indiquen al menos que están en empate técnico. Es decir, si la diferencia entre ambos candidatos es de 5 o 6% insinuar que la intención de voto se ha logrado a favor de Meade, el buen chico de esta contienda que por supuesto se suma al coro del peñismo. Y con esta “intención de voto” ir mediáticamente contra López Obrador en la etapa de la campaña electoral que parece insuperable por Meade quien se encuentra muy lejos en todas las encuestas.

El Presidente Peña Nieto sabe que el desafío es bajar a Anaya para que suba su candidato y llevarlo a la franja de incertidumbre del 5%. Ese margen en su lógica maquiavélica es donde los operadores del oficialismo pueden hacer mejor su trabajo. Por experiencia se sabe que ese 5% se puede ganar con lo peor del putschismo de la política. Sea por medio de la compra y coacción de votantes o por medio de las instituciones débiles, o funcionarios públicos venales, que con legalismo favorecen al partido o coalición del Presidente.

Pregunto, ¿Esta estrategia surtirá efectos positivos para el Presidente y su partido? Primero, habrá que ver el desenlace que tiene la carpeta de investigación abierta contra Ricardo Anaya a través de los resultados de las próximas encuestas. Si se mantiene la diferencia promedio entre Anaya y Meade habrá sido un fracaso la utilización de la PGR y Anaya saldría fortalecido. Acaso, ¿el PRIAN es lo que busca, fortalecer a uno de sus candidatos frente a AMLO? No es de descartar esta posibilidad recordando 2006 cuando al ver que Roberto Madrazo no subía en la intención de voto los gobernadores priistas apuntalaron al panista Felipe Calderón para quedar finalmente la polémica diferencia de 0.56%.

O sea, Peña Nieto no es un Presidente ganador de elecciones, pero tampoco original en su estrategia de aproximación a López Obrador,  va con las mismas herramientas a un contienda presidencial que como nunca tiene una diferencia sostenida de más de 10 puntos porcentuales que son alrededor de 10 millones con esa intención de voto y eso podría ser definitivo, aunque todavía hay que esperar tres momentos: El de las campañas donde se hará de todo para posicionar al candidato de los factores reales de poder, el día de la jornada electoral donde tradicionalmente se ponen en marcha todos los medios, sección por sección, casilla por casilla, billete tras billete, para influir en el desenlace final que está por escribirse y no hay que descartar que en esa perspectiva está llevar los resultados al tribunal electoral.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Ernesto Hernández Norzagaray.
Doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Profesor-Investigador de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel II. Ex Presidente del Consejo Directivo de la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales A. C. 2007-2010, ex miembro del Consejo Directivo de la Asociación Latinoamericana de Ciencia Política (Alacip) y del Consejo Directivo de la Asociación Mexicana de Ciencia Política A.C. Colaborador del diario Noroeste, 15Diario, Riodoce y Ha recibido premios de periodismo autor de múltiples artículos y varios libros sobre temas político electorales.

10375. ENCUENTRO CON GOROSITO…


Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, Investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

ESTADOS UNIDOS: LA NUEVA ESTRATEGIA DE SEGURIDAD NACIONAL.

Hace unos días el Presidente Donald Trump presentó en el Centro Ronald Reagan su nueva Estrategia de Seguridad Nacional (ESN) en la que describe las amenazas que pueden poner en peligro la posición mundial de Estados Unidos y que su Administración considera prioritario su combate.

La nueva estrategia considera a Rusia y China como los “poderosos rivales” que pueden poner en peligro la hegemonía mundial estadounidense. Retira el cambio climático de esa lista, al que no considera una amenaza y que lo había incluido el presidente anterior Barack Obama e ingresa entre las amenazas la problemática de la frontera.

Trump en su discurso enumeró estos retos y dijo que su equipo de trabajo en la elaboración del documento, trabajó “casi un año”, desde que lo encargó al ganar las elecciones el 8 de noviembre de 2016. El mandatario insistió en la necesidad de reconocer “los errores del pasado para colocar a Estados Unidos en el lugar que se merece” y subrayó la necesidad de “crear fronteras”, “proteger la patria” e incluir un plan económico internacional que defienda los intereses de la Unión Americana.

“Una nación sin fronteras no es una nación”, externó. Dijo a los estadounidenses: “Ustedes hablaron alto y claro, votaron para hacer que Estados Unidos sea grandioso nuevamente. Aceptaron un nuevo liderazgo y nuevas estrategias y también una nueva gloriosa esperanza”. De ahí su insistencia en hacer de Estados Unidos una nación más pendiente de sí misma, guardando especial alerta en la entrada de extranjeros, a los inmigrantes y a las fronteras.

Recordó la necesidad de la construcción en la frontera con México de un muro de costa a costa. Condenó duramente los recortes en el presupuesto de defensa ejercidos en los últimos años, “nos defenderemos a nosotros mismos y a nuestro país como nunca antes lo hicimos”. Para Trump las dos nuevas grandes “amenazas” son la frontera con México y retornando a la era de la Guerra Fría, Rusia; su antecesor en la Casa Blanca, Barack Obama había considerado a China la única nación que podía hacer sombra a Estados Unidos, Trump agregó a la Federación Rusa.

“China y Rusia están decididas a hacer las economías menos libres y menos justas, a hacer crecer sus Ejércitos, controlar la información y reprimir sus necesidades para expandir su influencia”, afirmó el Presidente republicano. Con referencia a la creciente amenaza cibernética, aseguró que su Gobierno “desarrollará nuevas formas de enfrentar a aquellos que usan los nuevos dominios, como el ciberespacio y las redes sociales, para atacar a Estados Unidos”.

Según el documento que delineó la Estrategia Nacional de Seguridad, describe a China y Rusia como “poderes revisionistas” que quieren “dar forma a un mundo antitético a los valores e intereses estadounidenses”. Indudablemente tanto el Gobierno de China como de Rusia se pronunciaron sobre este tema.

La portavoz del Ministerio de Relaciones exteriores de China, Hua Chunying, urgió a Estados Unidos que “abandone su mentalidad de la Guerra Fría y concepto de juego de Suma Cero” alertando que no hacerlo, “se dañaría a sí mismo como a los demás”. “China salvaguardará absolutamente su soberanía, seguridad y derecho al desarrollo”, dijo la diplomática desde Beijing.

Mientras que el profesor de ciencias políticas de la Universidad Lingnan de Hong Kong, Zhang Baohui, dijo que el documento del Presidente Trump sobre seguridad, muestra que la relación entre Trump y el líder chino Xi Jinping, que Beijing ha tratado de cultivar, “está muerta”.

A su vez Rusia dijo ver la nueva Estrategia de Seguridad Nacional que presentara el mandatario estadounidense como “imperial” y que muestra una falta de disposición a aceptar un mundo multipolar. Aunque no todo fueron críticas para Donald Trump desde Moscú, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, indicó que su país está en desacuerdo con la visión de que es una amenaza para Estados Unidos, pero recibió con gran beneplácito la disposición expresada por la Administración Trump de trabajar juntos en temas de interés común para ambas naciones.

Los cuatro puntos que impulsaron la nueva política de Seguridad Nacional de Trump son: proteger la patria, avanzar y proteger la prosperidad de Estados Unidos, mantener la paz a través de la fuerza, fomentar la influencia de Estados Unidos en el mundo. Debemos tener presente la promesa de Trump que bajo su liderazgo, la influencia estadounidense, no retrocederá.

¡Hasta el próximo encuentro…!
Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.

10374. TENER MADRE.

LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Tener madre.


Como es largo de contar, no se lo cuento, pero los abuelos paternos de este López, los de Autlán de la Grana, Jalisco, criaron junto con sus hijos y como hijo, a un sobrino de la abuela Elena, el tío Beto, tipo alto, de buena hechura, ojos zarcos, pero sordo del oído derecho y con la mandíbula desviada -un poco nomás- hacia el lado opuesto; no espantaba, pero se le notaba. Ya grande supo el del teclado que ambos defectos eran por cortesía de la abuela Elena, quien, enterada que tío Beto, casi recién casado, le había puesto una severa cachetiza a su esposa, mandó por él y sentados a la mesa del comedor, solos, le preguntó sin alzar la voz, si era cierto (era), y el por qué (que la había visto platicando en la calle con uno que había sido antes su novio, de ella, claro… en estos tiempos hay que aclarar); y la abuela sin aspavientos ni comentar más, se levantó, fue a la cocina, regresó con el sartén grande y el tío Beto cayó como bulto del sartenazo que le puso la abuela en la cabeza. Ya de regreso de la botica donde le armaron como pudieron la cara, la abuela le aclaró ya calmada: -Déjala si quieres, pero no la toques –y santo remedio.


Ayer se celebró el Día Internacional de la Mujer y no sé usted, pero a este su texto servidor, todo el día le supo la boca a centavo. Me explico: está requetebien celebrarlo pero es como burla el entusiasmo políticamente correcto de autoridades, representantes de entidades públicas y privadas, prensa, radio y televisión. Es como burla… porque al mismo tiempo y con motivo del festejo, lo que cunde son los chistoretes contra la mujer.


A caminar se enseña andando, decía la misma abuela. Sería mucho mejor que, al menos en nuestro país, en lugar de “celebrar” un día al año a “la mujer”, nuestro Congreso legislara como fraude salarial penado con multa (cara) y cárcel, el pagar sueldo inferior a la mujer por serlo; sería mucho mejor que se legislara que en las solicitudes de empleo y exámenes de selección, se prohibiera pedir nombre, sexo y estado civil (con anotar el número de la credencial del INE, basta para identificar de quién son los papeles), para que se contrate a las personas por sus capacidades, sean del sexo que sean; sí, sería mucho mejor que se dejara de permitir en nombre de los “usos y costumbres”, tanto maltrato, abuso y limitación de derechos a las mujeres; que se desarticularan todas las bandas dedicadas a la explotación de mujeres; que se regulara con verdadero rigor la disimulada explotación que es la pornografía y la “publicidad nalga”, tan agobiante (hasta para vender maquinaria pesada: chamacas ligeras de ropa o sin ropa, por hambre, por droga, por vicio, por muchas cosas, todas abusivas contra la mujer)… y que la violencia doméstica se persiguiera de oficio, no por querella, que muchas mujeres soportan los malos tratos sin denunciarlos, precisamente por miedo (como tío Ricardo al que su esposa le reventaba la boca y le puso cejas de boxeador, que también hay de eso); y a veces al denunciarlos, la autoridá’ se ríe de ellas, no hace nada… a veces.


No predica las bondades de la violencia verbal ni física este junta palabras, pero el método del sartenazo a veces pareciera de obligatoria observancia (tía Toña, otro día le cuento, con la plancha ardiendo le marcó para siempre una nalga a su esposito, y le advirtió cuando salió del hospital: -La próxima vez, mejor me matas… porque te has de quedar dormido y a ver dónde se me ocurre ponerte la plancha -de las de Autlán también y también santo remedio). Pero, igual, la violencia no es recomendable (¿a todo esto: dónde están los varones, padres, hermanos, primos, de las mujeres golpeadas?... es pregunta que no niega la infinita casuística de estas cosas).


Tampoco predica el del teclado, que la mujer por serlo, es una buena persona: hay de todo, claro (la prima Edelvina… bueno, no, mejor no le digo, luego anda contando todo), pero lo innegable es que el abuso habitualmente es del hombre contra la mujer, con una excepción espantosa: la mutilación genital a niñas y jovencitas, que usualmente -casi invariablemente-, es efectuada por mujeres.


La ONU estima que actualmente hay 120 millones de mujeres que ya fueron sometidas a esa tortura, a las que se suman tres millones más por año; nada más en Mali el 75% de las mujeres sufren semejante aberración, sin ningún anestésico ni condición sanitaria, a lo bruto, con navajas, vidrios, cuchillos de cocina y no son raras las muertes por infecciones.

Ya quisiera uno que se pusiera de acuerdo todo el planeta para erradicar semejante barbaridad, a cualquier precio… pero, no, todo queda en bateas de babas y prohibiciones inútiles, mientras se sigue practicando en muchos países de África, Asia, algunos de Europa -¡sorpresa!-, y en la comunidad (tribu) emberá: costa del Pacífico de Colombia, oriente de Panamá y el noroeste de Ecuador. Y por cierto: entre los islamitas es una rareza; no es cierto que el Islam la promueva ni practique, donde lo hacen es por tradición que ya existía antes de Mahoma, se trata de una campaña iniciada desde ya saben dónde, desde ya saben cuándo, para hacer que el Islam sea equivalente en el imaginario colectivo a “las fuerzas del mal” (el tío Sam es absolutamente amoral cuando de sus intereses se trata y algunos consorcios de la industria del petróleo, también).


De regreso al tema: se entiende el origen remoto del abuso del macho sobre la hembra, allá, en la época de las cavernas, antes de la domesticación del fuego; y también se entiende que no es poco lo que se ha avanzado en esto en pocos años (algo más de un siglo), pero falta mucho, mucho, y por eso existe el honorable feminismo y hasta el mujerismo más absurdo, que no desaparecerán hasta que no se respeten igual los derechos de todas las personas. Todas.


Una última cosa idea, no se vaya a molestar, pero ¿quién educa a los patanes que abusan de la mujer?, porque supone uno que sus papás y sus mamás algo les deberían enseñar… ¡y sus mamás!, porque deben tener madre.

10373. PORQUÉ LOS RICOS. NO ENTRARÁN AL REINO…


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Porqué los ricos. No entrarán al reino…


La mayoría de los súper súper ricos son estadounidenses. Nosotros, los estadounidenses, creamos Internet, desarrollamos y financiamos la inteligencia artificial y construimos una infraestructura de transportación masiva. Sin embargo, hemos dejado que unos pocos individuos tomen casi todo el crédito, junto con cientos de miles de millones de dólares. Paul Buchheit, programador informático y empresario estadounidense. Creador principal de Gmail.

¿Cómo afecta a la sociedad la concentración de la riqueza en pocas manos? La nota principal de  La Jornada virtual del miércoles pasado informa que Jeff Bezos, es el hombre más rico del mundo con 112 mil mdd, eso no tiene nada de malo porque EU es un país capitalista que está bajo el paradigma de la competencia y de la concentración de la riqueza, lo malo es que cuanto más rico es Bezos, más pobres son las tres cuartas partes de los seres humanos.

Bezos es súper súper rico, se enriqueció con trabajo, perseverancia, pero nada podría haber hecho sin el conocimiento precedente, todos somos herederos del esfuerzo de la humanidad a través de los siglos, así que los millonarios, los magnates, son también deudores de la humanidad. Algunos lo llaman la hipoteca social, el hecho de que cada ser humano recibe mucho de los demás y está obligado a retribuir en la misma medida que recibe.

Volvamos a la pregunta con la que comencé esta reflexión, y es que en 2017 ocho personas y sus familias eran los súper súper ricos del planeta, pero el número cada vez se hace más reducido; en la actualidad sólo cinco personas poseen el equivalente a la mitad de la riqueza del total de la población mundial.
No hay ningún resabio moral, los cinco más ricos no sienten ningún conflicto por el hecho de que cientos de miles de personas y en especial, niños, mueran de hmbre o de enfermedades características de la pobreza, ellos han hecho los méritos suficientes para tener una fortuna, es la meritocracia, una forma de gobierno basada en el mérito, con predominio de valores asociados a la capacidad individual o al espíritu competitivo.

Los súper ricos, el club del 1%, acumula dinero y poder, poder para intervenir en las decisiones de gobierno, poder para tomar la presidencia del país, como lo hizo uno de los miembros del club, Donald Trump, poder para controlar los partidos políticos y las cámaras que representaban al pueblo norteamericano.

Dicen que el poder absoluto corrompe absolutamente, ¿por qué un grupo de familias poderosas no se sentiría con el derecho tomar el control de un planeta a punto de estallar por los conflictos sociales derivados de la falta de alimentos o agua?

Con la pobreza, en Estados Unidos y México y en todo el planeta, están ocurriendo fenómenos como la reducción drástica de la esperanza de vida en las clases pobres, mientras que los ricos aumentan sus posibilidades de vivir una larga vida y hasta se han propuesto conquistar la longevidad a través de la manipulación genética y de la robótica: el sueño de la vida eterna es sólo para los ricos.

La esperanza de vida y no se define en términos nacionales, sino en términos socioeconómicos, en un mismo país, Estados Unidos, México, Inglaterra, viven más y mejor los que tienen dinero, los pobres viven cada vez peor y menos tiempo. La esperanza de vida entre los pobres de Estados Unidos es similar  a la esperanza de vida en Sudán o Pakistán.

Los súper súper ricos podrán ocultarse en sus búnkers, cuando la violencia se apodere de las calles de las grandes ciudades, cuando los misiles crucen el cielo anunciando la muerte de una civilización egoísta, pero, ¿cuánto tiempo sobrevivirán en sus cuevas? Al salir de sus reductos subterráneos ¿podrán respirar y sembrar la tierra otra vez?

jueves, 8 de marzo de 2018

10372. LUCHA DE CORRUPTOS.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de méxico. Para
Tenepal de CACCINI

Por Adela Navarro Bello.
SinEmbargo. Marzo 7, 2018. 12:00 am.

“La intercampaña se reduce a eso, a una lucha de corruptos”. Fotos: Fernando Carranza García, Cuartoscuro.

Ya se anticipaba que la campaña electoral de 2018 estaría marcada por el tema de la corrupción, abundando en el país y habiendo tantos pendientes, esperábamos la denuncia de la misma y la promesa de combatirla a fondo en el futuro próximo. Pero lo que sucede en la intercampaña, excede cualquier expectativa. No sólo estamos siendo testigos de las denuncias de unos a otros, también de la utilización del sistema de gobierno para incidir en el ánimo del electorado.

Presenciamos los mexicanos una lucha de corruptos. Quién tiene más pendientes con la justicia, quién la ha evadido más, quién será el primero en caer, si acaso el sistema eadsde procuración de justicia fortalece su renovada eficacia, y no se queda solo en la amenaza política en una intentona por debilitar a un candidato a la presidencia de la República.

A estas alturas las acciones de la Procuraduría General de la República en el caso de presunto lavado de dinero por parte de Manuel Barreiro en una transacción inmobiliaria con Ricardo Anaya Cortez, el panistas aspirante a la Presidencia, son más vistas como una presión política del gobierno de Enrique Peña Nieto, que como una acción de justicia en la investigación de presuntas conductas ilícitas.

Efectivamente el tema se ha desviado al ataque político, en lugar de concentrarse en una investigación ministerial para probar si hubo o no una conducta ilícita. Anaya es inocente porque no se le ha comprobado la comisión de un delito, lo cual no garantiza que ese vaya a ser el final de la indagación, como oportunamente lo está tomando el panista al defenderse política y mediáticamente de una acusación legal que se indaga en el ministerio público.

Desafortunadamente la ineficacia que ha tenido la misma PGR en el avance y procesamiento de casos de corrupción en el gobierno de Enrique Peña Nieto, como los sobornos de Odebrecht al ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, o los casos de operaciones con recursos de procedencia ilícita de los ex gobernadores Javier Duarte y Roberto Borge, e incluso el de lavado de dinero del también ex mandatario, Tomás Yarrington -todos priístas-, contrasta con la celeridad que en el caso de Barreiro ha tenido la misma institución, acción que fortalece la tesis de que se está utilizando el sistema para perseguir a un opositor político electoral.

El fondo, la presunta comisión de un delito por parte de Ricardo Anaya, pasa a segundo término. Y le da al candidato un inesperado aire de valentía para aprovechar el momento, hacerse la víctima de un gobierno corrupto, mostrarse como un perseguido político, y prometer investigar los actos de corrupción de los actuales secretarios de estado e incluso del propio presidente Enrique Peña Nieto. Una premisa que muchos mexicanos quisieran ver hecha realidad.

Con esa actitud de mártir del sistema y combatiente de la corrupción, Anaya subió puntos en la carrera por la presidencia, y ha logrado reducir a la mínima expresión la presunción sobre una conducta ilegal de su parte. Cuando la investigación aún no concluye, él se presume inocente y los ataques del gobierno le favorecen para su cruzada.

En el preámbulo de su derrota, el candidato del Partido Revolucionario Institucional, un apocado José Antonio Meade, intenta aprovechar el momento para subirse a la denuncia y el combate a la corrupción, exigiendo que quien la haga la pague, tanto el que utilizó una empresa fantasma, asegura, como aquel que es un fantasma fiscal; pero lo de Meade fue escupir para arriba, considerando que el propio candidato tricolor es señalado de no investigar los desvíos de recursos que sucedieron en la secretaría de desarrollo social de la que fue titular, y que ascienden a más de mil millones de pesos, o incluso que siendo secretario de hacienda y crédito público, no advirtió ni desvíos de secretarios de estado, ni lavado de dinero o desfalco por parte de los ex gobernadores, promoviendo con ello la impunidad política de quienes pertenecen al PRI, o al gobierno que encabeza su benefactor, Enrique Peña Nieto, convirtiéndose Meade por lo menos, en cómplice de corrupción.

En esas condiciones, el abanderado del PRI no tiene la calidad moral para pedir se aplique la justicia cuando solo la exige para unos cuantos, precisamente contra quienes desde la oposición buscan ganarle la elección.

Entonces la intercampaña se reduce a eso, a una lucha de corruptos. El PRI, la PGR y su candidato –por supuesto, de los dos- exigen se investiguen la conducta ilícita de Ricardo Anaya, y este promete que llevará a juicio a los secretarios, ex secretarios y al presidente de la república, por actos de corrupción.

La aportación a la campaña por parte de la presidencia de Enrique Peña Nieto es la corrupción, la utilización del sistema para la persecución política, el uso de las instituciones para la vendetta electoral, y la promoción de la impunidad política. Un gobierno que plantea un escenario donde no se destacan los proyectos de nación, que propicia en la antesala de la campaña, una lucha de corruptos, siendo él mismo protagonista.

El electorado podrá observar esto, ya no con el parámetro de quién es el mejor candidato, sino cuál le parece el menos corrupto. Así de plano.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Adela Navarro Bello.