sábado, 30 de junio de 2018

10,846. HOMBRES DE FE, DE BIEN, DE LUZ, HOMBRES LIBRES, ÉSTE ES EL DÍA.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Hombres de fe, de bien, de luz, hombres libres, éste es el día.

Estoy orgulloso de reunirme con ustedes para la libertad en la historia de nuestro País. Martin Luther King, (Discurso durante la Marcha a Washington por Trabajo para los Pobres y por la Libertad 28 Agosto, 1963, Washington, D.C, Estados Unidos).

¿Hombres de fe, qué clase de hombres son esos?

La posibilidad de re-construir el país devastado por más de una década de guerra intestina está a la vista, los causantes de la devastación también, no nos podemos llamar a engaño. El sistema, la partidocracia, la dictadura perfecta, como se quiera  llamarla,  está desnuda, la mafia también. Los partidos causantes de la crisis, y responsables de la situación de inseguridad, violencia y muerte son los mismos que firmaron el Pacto por México que en realidad es el Pacto contra México.

El saldo del sistema neoliberal impuesto por la Mafia es una población empobrecida, una clase política de millonarios, y un reducido grupo de magnates que han acumulado fortunas inmensas a través del tráfico de influencias. Reprobados en economía, en política y en la dimensión social, los partidos corruptos se dirigen a su final, en un lento suicidio que el despertar ciudadano acelerará sin duda este día.

La perversión del sistema llevó  los partidos políticos a corromperse enriqueciéndose sus dirigentes y altos mandos sin importarles vender al país y sus recursos y lo que es peor, dirigiendo una guerra no declarada contra los pueblos originarios para despojarlos de sus territorios y de sus aguas; la guerra contra las drogas iniciada por el panista Felipe Calderón creó el clima ideal para agredir a los ciudadanos, y en especial a los pueblos originarios y a sus líderes, muchos de ellos pagaron con su vida la osadía de defender a sus comunidades.

La reacción de los pueblos indígenas de Michoacán, de negarse a que se instalen casillas en al menos 30 comunidades, se entiende, a pesar de que en estos momentos no es estratégicamente inteligente; la declaración del Concejo Supremo Indígena de Michoacán ocurre en un “contexto general de represión, criminalización, discriminación y despojo de las comunidades originarias”.

Lo que está en juego es el destino de la nación y de nuestros hijos, por eso es preciso despojarnos de ideologías y partidismos, el llamado es para los hombres que se definen por su fe, por los principios universales de justicia, igualdad, paz y amor a la verdad y a la vida, el llamado es a la conciencia de los hombres libres, de los hombres que quieren cooperar en la construcción de un nuevo país, con un Estado de Derecho en donde podemos recuperar lo más valiosos que hemos perdido desde que el panista Felipe Calderón declaró una guerra que nos ha llevado al precipicio, una guerra que el priista Enrique Peña Nieto ha continuado, todo con el apoyo del PRD, cómplice de la degradación en la que hemos caído.

Este es el día, es el día que puede marcar el inicio de una revolución pacífica para acabar con la corrupción, con la desigualdad y con la mentira, es el día de los hombres libres, de los jóvenes de espíritu que quieren para sus hijos un país de leyes, un país pacífico y libre en donde los hombres sean valorados por sus capacidades para trabajar y crear, no por su capacidad para corromperse, para robar y matar.

Es el día en que se debe imponer el valor de cooperar a través del voto, en la construcción de un país más justo, no es un día para el temor, que los tímidos y mediocres se queden en casa, que voten por los mismos que los han explotado, por los que nos han robado la tranquilidad, la paz y la justicia.

Es el día de los hombre de fe, como dijo el pastor Martin Luther King: “Con esta fe podremos trabajar juntos, rezar juntos, luchar juntos, ir a la cárcel juntos, pararse juntos por la libertad, sabiendo que algún día seremos libres, y este es el día”.
_________________________________________________________________________________

Mundial Rusia 2018.
En pocas palabras.

Brasil nos desnudará.
Por Patabola.

Argentina (3) fue un caos ante Francia (4),
la albiceleste reflejó lo que pasa en un país

fracturado con gobiernos que sirven a los
magnates no a su pueblo.

Mucho nos tememos que ante Brasil, como
ante Suecia, el Tri muestre su peor versión.

Contra los suecos algunos jugadores del Tri
mostraron una preocupante tendencia a la
mediocridad y una total incapacidad de
recuperación mental y emocional, y es que,
con jugadores como Marco Fabián, haciendo
proselitismo partidista y con reacciones como
las de Rafa y Chicharito, no hay muchas
esperanzas.

_________________________________________________________________________________

viernes, 29 de junio de 2018

10,845. BAJO LA MIRADA DEL MUNDO.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Dolia Estévez.
SinEmbargo. Junio 29, 2018.

López Obrador llega a la recta final como el indisputable favorito. Foto: Cuartoscuro.

Washington, D.C.—El domingo, cuando millones de mexicanos acudan a las urnas para elegir a quien dirigirá los destinos del país los próximos seis años, México estará bajo la inquisitiva mirada del mundo. La jornada será reportada, observada y analizada por miles de medios televisivos e impresos, así como por observadores nacionales e internacionales. Y es que a pesar de las garantías de las autoridades electorales de que el fraude no tiene cabida, persiste la sospecha.

El robo de urnas y la destrucción de boletas son parte de la historia de México. En 1929, José Vasconcelos denunció un fraude en su contra que favoreció a Pascual Ortiz Rubio. En 1940, Juan Andreu Almazán denunció un proceso fallido y con sospecha de fraude en la contienda en la que Manuel Ávila Camacho resultó presidente. En 1988, Carlos Salinas le robó el triunfo a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en uno de fraudes más descarados de tiempos modernos. Años después, Andrés Manuel López Obrador denunció fraudes en su contra en las elecciones presidenciales de 2006 y 2012. El año pasado, el fraude impuso a Alfredo del Mazo en el Estado de México. Son tantos los casos que no es posible abordarlos en este espacio. Podría escribirse una enciclopedia.

El papel de los observadores cobra mayor importancia a la luz de su debilitación en años recientes. Poco se ha mencionado que el Fondo de Observación Electoral sufrió un recorte de 81 por ciento respecto de las elecciones presidenciales en 2012 (Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, 15/03/2018). El organismo sin fines de lucro lamentó la ausencia de grandes misiones de observación electoral del extranjero en los comicios de este año  so pretexto de que México es un país de “renta media” y “democratizado”.

Entre los grupos que sí estarán presentes el domingo destacan la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Interamericana de Organismo Electorales (UNIORE) y la Confederación Parlamentaria de las América (COPA). La OEA dijo que su misión está integrada por más de 60 expertos y observadores de 23 países y que será encabezada por el ex presidente de República Dominicana, Leonel Fernández. Global Exchange, organismo no gubernamental consagrado a la defensa de los derechos humanos y la justicia, también tendrá observadores. Asimismo, bajo los auspicios de la Red Universitaria y Ciudadana por la Democracia (RUCD), más de 80 conocidos académicos de Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido, Europa y México se desplazarán por todo el país en calidad de observadores ad hoc.

Si bien la creación del Instituto Nacional Electoral (INE) y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE), fue un avance, la sociedad duda del proceso electoral. El fraude sigue presente en la psicología colectiva de los mexicanos. De acuerdo con una encuesta reciente, 53 por ciento de los encuestados desconfía del INE (Reforma 27/06/2018), mientras que en otro sondeo, 46 por ciento dijo que habrá fraude en los comicios del domingo (CNN en Español, 22/03/2018).

El PRI-gobierno lleva más de una década saboteando el triunfo de AMLO. A principios de 2017, negoció con la nefasta firma Cambridge Analytica la posibilidad de intervenir en las elecciones mexicanas para “destruir la reputación” de López Obrador. La firma, que fue contratada por la campaña de Donald Trump en 2016, propuso usar en México las mismas armas de manipulación psicológica que exitosamente aplicó contra Hillary Clinton. Cambridge Analytica pidió 7 millones 200 mil dólares al PRI por sus servicios. El PRI rechazó la oferta no por ética sino porque consideró que no necesitaba ayuda externa para montar una campaña sucia contra López Obrador. “El partido podía hacer eso por sí mismo”, respondió. Cambridge Analytica se comprometió a no trabajar para otras campañas mexicanas a cambio de un pago no especificado (The New York Times, 26/06/2018).

Los alegatos de los priistas de que su candidato va a ganar, pues así lo revelan sus encuestas secretas, no es sólo propaganda goebbeliana (toda información [real] es irrelevante y la verdad es lo que se escoge creer). Pretenden proyectar un sentido de imprevisibilidad para así allanar el camino para el fraude. Tienen ayuda de afuera. “Las encuestas pueden volver a sorprender como ocurrió con Trump, Brexist y el referendo sobre las FARC”, escribió Mary Anastasia O’Grady en The Wall Street Journal (24/06/2018), propiedad de Robert Murdoch, amigo personal de Trump. Sentenció: “La derrota de AMLO no está descartada”.

Pregunté a Jorge Buendía, uno de los encuestadores de mayor credibilidad, que tan cierto es el triunfo de AMLO. “Es un trato hecho”, me dijo. Explicó: “La gente habla de errores en las encuestas en el pasado, pero se necesitaría un error verdaderamente catastrófico, en el que los sondeos estén realmente, [pero] realmente equivocados para que ese resultado [la victoria de AMLO] no sea verdadero”.

López Obrador llega a la recta final como el indisputable favorito. La guerra sucia en su contra probó ser contraproducente. Al PRI-gobierno le salió el tiro por la culata. Confío en que AMLO ganará. También confío en que la elección será justa, libre y creíble, y que se respetará la voluntad de los votantes que, hasta ahora, han mostrado una ejemplar vocación cívica. Prostituir a las instituciones electorales para imponer una falsa victoria sería un riesgo demasiado grande. De intentarlo, lo más seguro es que acaben quemándose.


Twitter: @DoliaEstevez

Por Dolia Estévez.
Dolia Estévez es periodista independiente en Washington, D.C. Inició su trayectoria profesional como corresponsal del diario El Financiero, donde fue corresponsal en la capital estadounidense durante 16 años. Fue comentarista del noticiero Radio Monitor, colaboradora de la revista Poder y Negocios, columnista del El Semanario y corresponsal de Noticias MVS. Actualmente publica un blog en Forbes.com (inglés), y colabora con Forbes México y Proyecto Puente. Es autora de El Embajador (Planeta, 2013). Está acreditada como corresponsal ante el Capitolio y el Centro de Prensa Extranjera en Washington.

10,844. ENTRE LA ESPERANZA Y EL AUTORITARISMO.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Ernesto Hernández Norzagaray.
SinEmbargo. Junio 29, 2018.



Los sondeos de opinión indican que hasta siete de cada diez podrían asistir a votar, lo que de cumplirse, sería situarse en la antesala de los comicios de 1994 que alcanzó un nivel de participación del 77% de la lista nominal de electores. Foto: Cuartoscuro.

Elías Canneti en su libro Masa y Poder, que le mereció el Premio Nobel de Literatura en 1981, habla de que el fuego convoca a multitudes.

Los líderes carismáticos también son capaces de convocar multitudes que desean un cambio en la situación de su país, su región, su casa, su vida.

Es un resorte que se activa contra todo aquello que representa lo peor de sus vidas, sean estas las básicas pero también en esa multitud se encuentran los que estando bien desean un alto a la violencia, corrupción, impunidad, complicidad o frivolidad de las elites.

No se detienen a pensar que todo cambio representa riesgos, por la sencilla razón de que hay intereses que no admiten ninguno, es lo que les ha permitido hacer fortuna, y que están dispuestos a hacer “lo que se tenga que hacer” para que el status quo se mantenga a despecho de las multitudes que vitorean y votan al líder.

Ese es el escenario de las elecciones que tendremos el próximo domingo, pasado mañana, al asistir civilizadamente a sufragar por nuestros candidatos de preferencia. Los sondeos de opinión indican que hasta siete de cada diez podrían asistir a votar, lo que de cumplirse, sería situarse en la antesala de los comicios de 1994 que alcanzó un nivel de participación del 77% de la lista nominal de electores.

O sea, no solo los magnicidios activan los resortes participativos, sino también el hartazgo, la irritación y la impotencia largamente acumulada, como mecanismo de defensa de la ciudadanía ante los abusos del poder.

En México hay mucha gente enojada con la gestión de Peña Nieto. Y es que el Presidente, después del Pacto por México, que sin duda fue un buen ejercicio de concertación política, independientemente de los resultados que hoy tenemos y la oferta de que con las reformas vendrían a mejorar la situación de todos, le ganó la corrupción, la complicidad y la frivolidad.

Una tercia maldita que los medios de comunicación se encargaron, en plan de negocios, de dimensionar al nivel de las carencias de decenas de millones de mexicanos aún cuando ha sido el gobierno que gastó más dinero público en manejo de imagen y control de daños.

Lo cual habla bien de la ciudadanía que no se tragó la píldora de la publicidad con que se buscaba mantener y hasta sobredimensionar aquella imagen satisfecha de renovación generacional en su partido y en la política nacional.

Varios de estos jóvenes compañeros de ruta que llegaron al poder antes y después de finales de 2012, y que Peña Nieto presumió ante los medios de comunicación como ejemplo de renovación del PRI, hoy purgan condenas por corrupción dentro y fuera del país y otros están a la espera, o en la desesperación, por que gane el PRI para seguir teniendo encima el abrigo protector que los ha salvado de ir a una prisión.

A la gente no le pasó desapercibido el escándalo de la Casa Blanca, Ayotzinapa, Tlatlaya, Odebrecht y tantos otros casos de corrupción y abusos. Son todos ellos una pesadilla que se afirma rutinariamente y fue así que en las últimas elecciones federales y estatales, de 2015, 2016 y 2017, se ha vivido una desafección y realineamiento electoral que tendrá culminación el próximo domingo cuando la gente salga a emitir su voto.

Y vaya, sorprendentemente será por la izquierda morenista, que hasta ahora gobierna muy poco, pero que en estos comicios los sondeos indican que puede ganar no solo la Presidencia de la República, sino la mayoría absoluta en las dos cámaras y varias gubernaturas, municipios, delegaciones y congresos locales.

Solo una locura de última hora podría llevar a actuar en contra del ejercicio libre del voto, como el año pasado se hizo en el Estado de México, donde se puso en marcha una operación de Estado para evitar perder la cuna del grupo que ha gobernado este país en las últimas décadas.

Sin embargo, el país no es Atlacomulco, son altos los riesgos que se corren al intentar hacer una operación de Estado. No obstante, no sé si como parte de una operación coordinada, pero están en marcha en distintas regiones operativos de compra de votos que lamentablemente los miembros de los organismos electorales, acuciosos en recibir mejores presupuestos, pero que no parecieran hacer acuse de recibido y, mejor, voltean a ver a otra parte.

La pregunta es si esas acciones alcanzan en unas elecciones cuando salgan a votar decenas de millones de mexicanos que han decidido hacer valer su voto preferente, o se trata de operaciones destinadas a conseguir el voto para los candidatos a la alcaldía o la gubernatura.

¿Cuántos millones de votos pueden comprar a 1, 500 pesos cada uno de ellos? Se rumora que es el precio de cada uno de ellos. Me parece exagerado que así sea, y si es así eso da cuenta dónde puede estar la fuente de esos recursos. Serán una parte de Odebrecht, “La Estafa Maestra”, el desvío de recursos públicos que hizo famoso el tesorero del PRI hoy en una celda de una cárcel de Chihuahua, o las contribuciones que hacen los grandes empresarios con tal de “que un loco llegue a la Presidencia de la República”.

Tatiana Clouthier dice que podrán comprar entre 5 y 6% de los votos que se emitan y eso, si mantiene la diferencia existente hasta ahora, no representaría mayor cosa. Sería una inversión a fondo perdido. Pero, hay más, la intimidación que se está haciendo contra candidatos y sus familias a las que se amenazó para que le “bajaran” a las campañas.

En definitiva, hoy en México está un fuego encendido que podría crecer mucho más allá de lo esperado y eso podría tener un desenlace solo reconocible en los momentos más climáticos de nuestra historia contemporánea.

Ya los sabremos en unos cuantos días.

Por Ernesto Hernández Norzagaray.
Doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Profesor-Investigador de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel II. Ex Presidente del Consejo Directivo de la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales A. C. 2007-2010, ex miembro del Consejo Directivo de la Asociación Latinoamericana de Ciencia Política (Alacip) y del Consejo Directivo de la Asociación Mexicana de Ciencia Política A.C. Colaborador del diario Noroeste, 15Diario, Riodoce y Ha recibido premios de periodismo autor de múltiples artículos y varios libros sobre temas político electorales.

10,843. GAEL NO ES DUDAMEL O LA JUNGLA EN LA QUE NOS METIÓ.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Susan Crowley.
SinEmbargo. Junio 29, 2018.

Gael García. Foto: Especial.

Mozart in the Jungle es una serie que atrapó a los espectadores. Una de sus virtudes es el encantador y sensual Gael García quien caracteriza a Rodrigo De Souza y logra que el inaccesible mundo de la música clásica parezca muy cercano y hasta divertido. Pero las aventuras del director de orquesta resultan tema de análisis. Vamos por partes, tiene un perico (que invita a los ensayos), bebe mate como desesperado, resulta ser una especie de híbrido pos colonialista (solo porque sabemos que es mexicano lo identificamos como tal, podría ser carioca o tal vez venezolano, yo qué sé); además de las rastras tiene una intensa y vehemente capacidad de hacer el ridículo y está enamorado de una especie de artista feminista posmoderna y revolucionaria que toca el violín mientras hace los más extravagantes performances. Rodrigo es capaz de dejarlo todo, abandonar sus ensayos y a los músicos por ir en busca de su amada.

En fin, el universo del arte una vez más es exhibido como una simple escenografía para contar historias intrascendentes que distorsionan el verdadero proceso de creación. ¿Por qué creen que hemos llegado al nivel en el que para que algo nos guste tiene que ser elemental, estúpido y sin mayores recursos de creatividad?, ¿la fórmula es no pensar y hacernos a la idea de que lo obvio es lo que nos hace felices? ¿por qué el entretenimiento es para idiotas y la cultura para aburridos? ¿Acaso no podemos llegar a un punto intermedio en el que las dos cosas ocurran y que la diferencia entre ellas no sea un muro infranqueable?, ¿de todas las series y documentales llenos de referentes supuestamente culturales e históricos nos quedará algo?.

Está claro que el arte debe ser accesible con el fin de ser apreciado por muchas personas. El sentido de una manifestación, cualquiera que esta sea (cine, teatro, danza, música, ópera, etc.), debe ser generosa en su expresión y permitir a un gran público acercarse. Es lo que todos quisiéramos. Anhelamos que cada vez más gente pueda habitar el mundo del conocimiento, navegar en él, penetrarlo e incluso desarrollar una habilidad (estoy segura que todos la tenemos), acompañar nuestra vida de valores más allá del dinero y la inmediatez en la que nos hemos condenado a vivir. Una especie de vida paralela en la que podamos experimentar algo más que el agobio del tráfico, de la inestabilidad política, de la inseguridad; en ese mundo creado por nuestra sensibilidad, íntimo y pleno, pueden existir todos los instantes de totalidad que necesitamos para sobrevivir a lo cotidiano. Estoy de acuerdo en que después de una dura jornada en la que solo recibimos estímulos negativos, queremos llegar a nuestra casa a descansar y si se puede aligerar la carga lo agradecemos. Esta puede ser una de las razones por las que las series se venden como pan caliente. Por las mañanas salimos a trabajar pensando en el regreso al hogar al fin de la jornada para saborear lo que los escritores, creativos, productores, directores y actores de las series han preparado. Ahí renunciamos a cualquier intento que comprometa al cerebro. Nuestra mente se deja dirigir y manipular con clichés, lugares comunes, historias de cenicientas o villanas, intrigas ingenuas, sueños aspiracionales que muy bien producidos nos hacen olvidar la importancia de pensar.

Lo más triste son las charlas de sobremesa en las que te sientes fuera de lugar si no estás al tanto del último vericueto de Luis Miguel, si encontró a su mamá o en el caso de Mozart in the Jungle, que nueva travesurita, como fumar mariguana o acostarse con alguien antes de que acabe el capítulo, nos quitará el tedio vital en el que nos empeñamos en existir. En el fondo, todo esto produce una especie de “pago” del sentido de culpa; a fin de cuentas es una serie en la que de pronto se habla de Beethoven, o ahí está Mozart, y dos segundos y medio de Mahler y su montón de músicos poniéndose de acuerdo, o que bonita es la 1812 de Tchaykovsky interpretada en un lote baldío neoyorkino.

Luego te quieren convencer de que el personaje y sus estúpidas situaciones son un guiño permanente con Gustavo Dudamel. Ahí si ya hay que parar la cosa. Pocas veces se ha banalizado y abaratado la vida de un director de orquesta a niveles tan exultantes. La asociación que se estableció de Rodrigo con Gustavo es como para demandarlos. No, Rodrigo (Gael García, pronunciado con un antipático acento gringo), no es como Gustavo Dudamel. Creer que la vida de un director es hacer payasadas, rascar el violín cinco segundos para enamorar a todas las decadentes socialités neoyorkinas, entraña un desprecio a la inteligencia del público. Las extravagancias como materia residual del genio son fascinantes; pero las extravagancias vacuas, como las que protagoniza el personaje de Gael, terminan siendo una caricatura falsa y empobrecedora.

Por qué no hacemos un esfuerzo e imaginamos el nivel de estudio, sacrificio en el que vive el que nace artista y los muchos años que invertirá en su proceso. La dedicación obsesiva desde que amanece hasta altas horas de la noche, todos los días. No puede distraer su atención en banalidades a riesgo de perder la dirección de ese destino con el que decidió ligarse. El artista cohabita en varios universos. Uno es el de los otros, en el que contacta con la vida, con los seres humanos y las cosas que le importan. Otro, es donde imagina y logra asimilar ciertas ideas, se dice fácil pero, para poder lograrlo requiere pensar, entregarse, casi respirar al ritmo de la creación misma. ¿Cuántas horas de investigación, concentración, abandono y horarios más que espartanos?. Estudiar, estudiar, estudiar. La música requiere de una inteligencia aguda, sagaz, que sepa abstraer todos los símbolos, significados y notas en una composición. ¿Cómo debe ser pensada?, ¿en el aire?, ¿en silencio?, ¿con qué ritmo?, ¿cuál es la intensidad?, ¿a qué colores se parece?, ¿qué debe decir?

Un director de orquesta está obligado a conocer a la perfección todos los instrumentos que existen y cómo participan en una obra u otra. Para ser el mejor director y conducir a una orquesta de gran nivel, ha de pasar su vida dedicado a extenuantes ensayos. Ponerse de acuerdo con los integrantes de la orquesta y discutir las variantes que existen en la interpretación de una misma obra, son un tema para la historia de la música. El director debe convencer a sus músicos de que su manera es la mejor, al menos mientras están siendo dirigidos. Escuchar a Sergiu Celividache (murió en 1996, pero podemos encontrar aún muy buenas grabaciones) cuando interpreta a Bruckner es como si esculpiera en el espacio; las notas del compositor alemán en sus manos, se amplían a una máxima posibilidad, llegan a una densidad y profundidad impensables.

Ese es el universo del director, un sitio en el que solo se puede llegar después de dejarlo todo, la comodidad, la ambición (como no sea de hacerlo perfecto) atormenta y causa angustia; la belleza en su plenitud duele. Es el gozo que nos atrapa y que nos exige renunciar a todo los demás. El propósito de un director de orquesta es que seamos por completo seducidos con su sonido y vivamos una experiencia que no se parezca a nada y que es muy probable, jamás se vuelva a repetir. Así de efímero, así de definitivo. Y a pesar de ello, perdemos la cuenta del montón de anécdotas de insatisfacción y decepción que han vivido los más famosos conductores después de dirigir una obra. Carlos Kleiber, quien llegó a especializarse obsesivamente en ciertas obras, era intratable y hermético. No aceptó ser el director de la orquesta Filarmónica de Berlín, nunca daba entrevistas. Con el tiempo se volvió una leyenda por su calidad y perfeccionismo. La gente pagaba precios estratosféricos por escucharlo y soportaba las cancelaciones de última hora. Todos sabían que no era un divo, mas bien entendían que su angustia era igual de abismada que su talento. Kleiber es adorado entre los directores pero todos llevan cuidado de no tocar esos niveles, el riesgo de enloquecer está ahí, amenaza a todos.

A pesar de que cada uno ha encontrado su propio estilo para hacer música, todos tienen en común la pasión y el que hayan hecho de cada obra interpretada una verdadera creación: Wilhelm Furtwängler, Leonard Bernstein, y actualmente Ricardo Muti, Zubin Mehta, Valerie Gergiev, Daniel Baremboid (que no solo está entre los mejores directores del mundo, además es uno de los más destacados pianistas) el grande de grandes Simon Rattle y para cerrar la lista, Gustavo Dudamel.

Extremadamente joven para el triunfo y los logros que cosecha actualmente, Dudamel estudió violín desde los cuatro años dentro de uno de los proyectos más significativos para la música en el mundo: El Sistema (orquestas y coros de niños y jóvenes que se forman con el objetivo de enseñar música y reconstruir el tejido social en las comunidades más aisladas y pobres de Venezuela). José Antonio Abreu, el creador de este asombroso programa, fue el maestro de dirección de orquesta del joven Dudamel. Con un ascenso vertiginoso ha sido director invitado de las más famosas orquestas del mundo hasta lograr encabezar a la Filarmónica de los Ángeles donde lleva cuatro temporadas. Ha grabado discos con la orquesta Simón Bolivar y la ha llevado de gira varias veces alrededor del mundo. La cantidad de premios que ha recibido es imposible de enumerar; en cada uno ha depositado su vida y esfuerzo. Gustavo Dudamel es un tipo afable, con un aspecto por demás latino, con una sonrisa que contagia, una melena que se sale de las convenciones. No duda en mostrar su encanto en las entrevistas, su acento venezolano tan cantado nos lo hace un personaje entrañable. Es de fácil trato y pese a su celebridad encarna ese espíritu desenfadado y agradable que nos hace sentir cerca, muy cerca de él y de la música clásica. Hace poco realizó una serie de grabaciones sobre obras de Tchaykovsky y las críticas lo acribillaron. Es increíble como en la cumbre es donde más expuestos están los artistas. El trabajo de todos los días de Dudamel es incansable, no puede confiarse, tendrá días malos y algunos buenos, pero sostenerse en este mundo requiere de una disciplina férrea y de una voluntad inquebrantable. Sabe que a pesar de todo lo alcanzado, el mundo lo juzga por su última actuación. La presión es inmensa.

¿Si puedieramos concebir la diferencia entre romántico o cursi, tierno o sensibilero, apasionado o empalagoso, accesible o payaso? ¿Cómo lograr que el universo de la música y el arte que se considera solemne y aburrido llegue a todos los oídos y que cambie nuestra manera de percibir?. Si escuchamos algunas obras con atención y vemos dirigir a Dudamel quizá podríamos encontrar en el arte ese sitio paralelo en el cual resulte posible vivir el disfrute y crecer como seres humanos; tal vez podríamos descubrir que ese universo existe dentro de nosotros, que no es necesario gastar mucho dinero, ni evadirse en distracciones que nos estupidicen. Quizá podríamos encontrar eso maravilloso que tenemos todos y que está por explorarse.

Vale la pena.

ABRAN ESTA LIGA PARA VER VIDEO.

Para empezar qué tal escuchar Así habló Zarathustra de Richard Strauss; más allá de sus primeras notas es un deleite y Dudamel la dirige increíble con la Vienna Philarmonic Orquestra.


Por Susan Crowley.
Nació en México el 5 de marzo de 1965 y estudió Historia del Arte con especialidad en Arte Ruso, Medieval y Contemporáneo. Ha coordinado y curado exposiciones de arte y es investigadora independiente. Ha asesorado y catalogado colecciones privadas de arte contemporáneo y emergente y es conferencista y profesora de grupos privados y universitarios. Ha publicado diversos ensayos y de crítica en diversas publicaciones especializadas. Conductora del programa Gabinete en TV UNAM de 2014 a 2016.

10,842. EL SISTEMA FEDERAL COMO FORMA DE ORGANIZACIÓN DEL ESTADO.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por General Gallardo.
SinEmbargo. Junio 29, 2018.

Coyuntura histórica. Foto: Cuartoscuro.

Decía en entregas anteriores sobre la Planeación Estratégica Nacional, que tiene que ver con una visión integral de la realidad; es decir, un espacio donde las decisiones tienen que ser claras, precisas y concisas, antes de la ACCIÓN u OPERACIÓN de la que dependen, recursos, vidas, tiempo, incluso el DESTINO DE UNA NACIÓN.

¡En pocos días los mexicanos, estaremos en esta coyuntura histórica!

En México actualmente nos encontramos ante una situación caótica, el Estado abdicó en la defensa de la nación, el Gobierno está totalmente corrompido y colapsado, el Congreso es complaciente e inoperante, la Suprema Corte es cómplice de las violaciones a la Constitución, la clase política está empeñada en entregar a nuestro país a los intereses del gran capital, ante un sistema de opresión, la sociedad está inerme y temerosa. Así, fracasó el sistema de justicia y de seguridad que se refleja en una violación sistemática a los derechos humanos, miles de muertos, desaparecidos y torturados, una crisis humanitaria de gran envergadura nunca antes vista en toda la historia de nuestro país.

Con esto en mente, y ante esta grave situación es necesario apelar a una PLANEACIÓN ESTRATÉGICA NACIONAL, que incluya la reestructuración del Estado, la creación de nuevos mecanismos para llegar al poder, el fortalecimiento del orden institucional, y romper rituales y parámetros que simbolizan a un Estado autoritario. ¡Podremos!

El objetivo: Restablecer la potestad del Estado en el uso de la violencia legítima; Desmilitarizar a la sociedad y los espacios públicos exclusivos del ámbito civil; y El empoderamiento de los ciudadanos en sus derechos constitucionales y humanos. Por supuesto, esto de la planeación, el diagnóstico y los objetivos es perfectible. ¡Pues hasta la fecha no se conoce ninguna!

La metodología de cómo se puede lograr, reordenando la Administración Pública, revisando el Sistema Federal para fortalecer el orden municipal y las autonomías; elaboración de un Plan Nacional de Desarrollo; un Plan de Defensa Civil; un Plan de Defensa Militar; reactivación de la Guardia Nacional; instituir un Sistema de Inteligencia de Estado; establecer una política criminal y la potestad del Estado de hacer cumplir las penas y la reinserción social del delincuente; actualizar la relación civil-militar; legislar una profunda reforma electoral; aspectos que se subsumen dentro de la mencionada planeación que deberá ser concebida y dirigida desde el poder civil con una activa participación de la sociedad y de los actores sociales. ¡Luego estamos ante la refundación del Estado mexicano y perfilando un cambio de régimen!

Algunos de estos temas ya se han revisado anteriormente, ahora toca al Federalismo, un sistema de organización del Estado que si bien se trata de una realidad que se explica a diversas tradiciones históricas, culturales y de convulsiones política. Cuya expresión más significativa para nuestro país, la tuvo durante el siglo XIX, durante la formación del Estado mexicano después de la Independencia en 21/09/1821. ¡Un jaloneo entre centralizar y descentralizar!

El Sistema Federal es una forma de gobierno que fue adoptada por los mexicanos más claramente desde la constitución de 1857, un sistema difícil de encontrar un criterio teórico relativamente uniforme: la descripción puede llevarnos a un modelo, a un esquema, pero no a un prototipo. Sin embargo, el federalismo ejemplar y paradigmático proviene de la Convención de Filadelfia en 1787.

Las razones de esta actualidad tanto en la Ciencia Política como en la política cotidiana son las siguientes: Cada vez más Estados nacionales ceden derechos de soberanía a una organización supranacional, revelando la influencia de la idea federal: aproximadamente 60 Estados soberanos han firmado en los últimos años tratados de fusión o asociación con carácter de confederación. La solución de problemas comunes de alcance global ya no es posible con los tradicionales recursos de la política estatal y nacional. Puesto que hoy en día, las ideas y las formas de organización federativa adquieren cada vez más importancia, para asegurar la unidad y la estabilidad del Estado nacional.

Un Estado federal es, según Burgoa uno de mis ilustres maestros, un ente político que nace a la vida por medio de una unión o conjunción de corporaciones o Estados que anteriormente se encontraban separados, por lo que el proceso de formación de un Estado federal se compone de tres etapas: la independencia de los Estados que se reúnen, después la “alianza” que todos signan, y por último, la “creación” de un nuevo Estado que surge a partir de esta alianza. El nuevo Estado contiene a los Estados fundadores sin que estos dejen de existir.

El Federalismo como principio de organización política permite hacer de la pluralidad del poder político de dirección inmanente en el federalismo, un camino de las estructuras estatales, pues nos lleva a la capacidad de innovación, a la flexibilidad y a la optimización de la acción estatal; para ello es necesaria la unidad en la pluralidad y en la autonomía.

El sistema federal se define a partir de los estados miembros. Dualismo de los elementos estructurales estatales e independencia entre ambos órdenes del sistema. División de competencias por campos de política con atribuciones fijadas por la Constitución. Participación de los estados miembros en la política federal a través de una segunda cámara elegida por el pueblo a partir del principio senatorial. Competencia tributaria concurrente y separada, tasas impositivas diferentes en los Estados miembros.

Así las cosas, el artículo 40 constitucional, previene: es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una república representativa, democrática, laica, FEDERAL compuesta de Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior; pero unidos en una federación establecida según los principios de esta ley fundamental.

Esta organización se refleja en el total del texto constitucional, en las funciones básicas asignadas al Estado: seguridad, gobierno, defensa, justicia, hacienda; se destaca para el caso el artículo 21.- La seguridad Pública es una función a cargo de la Federación, el Distrito Federal, los Estados y los Municipios,… trata de las funciones, facultades y responsabilidades de cada uno de los entes integrantes del sistema federal en el tema de seguridad pública.

Históricamente a la seguridad pública se le ha tratado como un mecanismo de control social, a fin de mantener un régimen de prebendas y privilegios, dentro de este contexto de colapso institucional y de crisis humanitaria, que tiene postrado a nuestro país, se debe cambiar el trato a uno, en que la seguridad pública se conciba como una función del Estado, como un derecho humano imprescindible para lograr el desarrollo y la permanencia de la comunidad social, por supuesto asentada en el sistema federal, un sistema organizativo de responsabilidad y funciones compartidas. ¡Este es el quid del asunto!

Por General Gallardo.

10,841. INSTRUCTIVO PARA VOTANTES.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Francisco Ortiz Pinchetti.
SinEmbargo. Junio 29, 2018.

Un galimatías electoral nos espera y muy probablemente acabe por hacernos bolas, si no la pensamos bien. Foto: Cuartoscuro.

Nos dicen muy en serio las autoridades del INE que la llamada veda electoral, los tres días previos a la votación en los que se prohíbe la propaganda electoral y la difusión de encuestas, es un período que los ciudadanos debemos dedicar a la reflexión sobre el sentido de nuestro voto.

Ocurre sin embargo el aturdimiento causado por la estridencia de la campaña, en la que abundaron las descalificaciones, los insultos y las acusaciones mutuas entre partidos y candidatos hace difícil para el ciudadano normal tener la tranquilidad y la ecuanimidad necesarias para de veras ponerse a pensar en cuales y de quién fueron las mejores propuestas, si las hubo.

Se agradece, eso sí, el cese de los spots, el fin de las declaraciones y el silencio, porque cuando menos podemos descansar unos días o dedicarnos a especular sobre las posibilidades de México ante Brasil el lunes próximo en el Mundial de Rusia 2018 o a pensar cómo le vamos a hacer ahora que los niños entren en vacaciones.

La verdad es que debemos aprovechar estos días no tanto para la reflexión acerca del futuro del país, lo cual lleva un poco más tiempo que esta tregua, pero para estudiar detenidamente el reto al que nos vamos a enfrentar este domingo 1 de julio en la casilla en que nos toca votar. Un galimatías electoral nos espera y muy probablemente acabe por hacernos bolas, si no la pensamos bien.

Una decisión del Legislativo, a mi parecer errónea, aprobó la instalación de casillas únicas para recibir a la vez la votación federal (Presidente, senadores y diputados) y la elección local en aquellas entidades donde se va a elegir gobernador, ayuntamientos y congreso local, como el caso de la Ciudad de México, donde tendremos que escoger respectivamente jefe de Gobierno, alcaldes y congreso.

Los capitalinos ubicarán y llegarán a la casilla que corresponda a su sección, harán la cola si la hay, entregarán su credencial de elector, que será confrontada con la lista nominal con fotografía, y recibirán ¡seis boletas seis! de diferentes colores. Deberán entonces dirigirse a una mampara y en secreto cruzar las opciones de su preferencia en cada una de las papeletas. Luego tendrán que doblar cada una de ellas y depositarla con todo cuidado de no confundirse en cada una de las seis urnas respectivas, que tienen el color correspondiente y la indicación de la elección de que se trate (“Presidente”, “alcalde”, “diputado local”, “senador”, etcétera). Finalmente regresarán a la mesa para que le sea regresada su credencial, ya marcada de “votó”, y le sea embadurnado su pulgar derecho con tinta indeleble.

Imaginemos lo que todo ese embrollo significa en el caso por ejemplo de los adultos mayores o personas poco informadas, sobre todo en zonas marginadas de la capital del país. Y no se vale que alguien las aconseje, claro.

En el caso de las boleta para Presidente y alcalde hay una dificultad adicional. En tratándose de coaliciones electorales las que los postulan, cada candidato aparece tres veces, una por cada partido que lo apoya. Tal es el caso de los presidenciables Ricardo Anaya Cortés, José Antonio Meade Kuribreña y Andrés Manuel López Obrador, que en ese orden aparecerán. El elector deberá discernir no sólo por qué candidato va a votar, sino a través de cuál partido. El cruzar dos o tres círculos, sin embargo, no invalida el voto, lo cual prohijará sin duda mayor confusión a la hora del conteo.

Por supuesto que esta situación va a retardar el conteo de los resultados, como ya lo advirtió el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianelo. Esto a su vez tornará largo y engorroso el llenado de las actas de escrutinio y hará que el flujo de resultados de esas entidades con elección múltiple, tanto para el conteo rápido como para el PREP sea más lento. El propio funcionario electoral calcula que los resultados “irreversibles” del conteo rápido podrán tenerse y divulgarse “a eso de las 11 de la noche”. Antes, por supuesto, empresas y televisoras habrán divulgado las llamadas “encuestas de salida” o exit poll, que no son oficiales, ojo.

Otro elemento que complicará la jornada es el elevado número de personas que participarán en el funcionamiento, la vigilancia y el conteo en cada casilla. Hay que considerar que cada una de las mesas directivas está compuesta por un presidente, dos secretarios (uno para la elección federal y otro para la local) y dos escrutadores para cada caso, además de tres suplentes generales. También podrán estar ahí presentes hasta tres supervisores electorales del INE, así como representantes de cada uno de los nueve partidos contendientes y de sus candidatos, y del candidato independiente. ¡Un tumulto!

Seguramente la lentitud del procedimiento, que será vigilado por casi un millar de observadores internacionales registrados, dará pie a especulaciones sinceras o dolosas sobre la posibilidad de maniobras fraudulentas, lo que es imposible dados los candados existentes en cada paso del proceso.

Es menester, eso sí, que tengamos confianza y mucha paciencia para esperar a que puedan divulgarse por parte del INE resultados preliminares, a través del conteo rápido basado en una muestra diseñada científicamente de actas de escrutinio, y sobre todo aguantar horas para que el flujo de resultados en el PREP pueda alcanzar un nivel suficiente de votación como para esbozarnos quién es el triunfador, aunque siempre en la conciencia de que los únicos resultados oficiales se conocerán hasta el miércoles siguiente, 4 de julio, cuando sesionen las juntas computadoras distritales para hacer el recuento de actas y, de ser necesario, abrir paquetes electorales de casillas determinadas y contar voto por voto.

La transparencia de la jornada y del recuento oficial es crucial para dar certidumbre a los ciudadanos; pero es importante que cada elector haga su parte. Ojalá les sirva este modesto instructivo para salir con bien de tamaño berenjenal. Válgame.

@fopinchetti

Por Francisco Ortiz Pinchetti.
Fue reportero de Excélsior. Fundador del semanario Proceso, donde fue reportero, editor de asuntos especiales y codirector. Es director del periódico Libre en el Sur y del sitio www.libreenelsur.mx. Autor de De pueblo en pueblo (Océano, 2000) y coautor de El Fenómeno Fox (Planeta, 2001).