sábado, 18 de agosto de 2018

11,043. LA ELUSIVA REALIDAD, ¿SOMOS ESCLAVOS FELICES EN LA MATRIX?


REPORTE- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La elusiva realidad, ¿Somos esclavos felices en la Matrix?

¿Nunca has tenido la sensación  de no saber si estás despierto o soñando?

La física cuántica nos enseña que la realidad no es lo que vemos, nuestras sensaciones y percepciones son un acercamiento o una interpretación de la realidad, el intérprete es el cerebro y los sentidos el medio. Vivimos inmersos en un mundo de energía fluyente en el que somos efecto y causa. En el mundo microscópico de la física cuántica todo interactúa con su entorno, la energía fluyente se presenta como onda o como partícula y si se presenta un observador, éste influye en el “comportamiento” de la energía.

La pregunta sobre la naturaleza de la realidad o de si es posible conocer la realidad no es nueva, pero las respuestas si han cambiado con el paso del tiempo y el avance de la ciencia; algunas de las teorías de interpretación de la realidad afirman que, como decía Calderón de la Barca la vid es un sueño; más que una afirmación científica parece poética, pero loa fuerza de los sueños a veces nos hace dudar de la realidad, los chinos lo sabían y exponían esta duda con la historia del hombre que soñó que era una mariposa, su sueño fue tan real que al despertar no sabía si era un hombre que soñó que era mariposa o una mariposa que se soñaba hombre.

Por ahora dejemos a un lado la vertiente religiosa que en oriente enseña que la realidad es sólo una ilusión.

Otras teorías afirman que la realidad es una ilusión creada por computadora, la película Matrix, es resultado de esta idea. Escapar de la Matrix no es fácil para el héroe, Neo, pero siempre contará con el apoyo de Morfeo y sus amigos.

Matrix puede ser sólo una película, pero la verdad es que el mundo actual podría ser una gran simulación; la libertad, la democracia, son ilusiones, el sueño americano por ejemplo es una ilusión que los ilusos no cuestionan porque son parte del sistema; el neoliberalismo nos lleva a consumir irracionalmente en una carrera en donde la competencia y la productividad representan la filosofía del capitalismo salvaje, en donde las guerras comerciales y financieras dejan más víctimas que las guerras de invasión militares.

Un  mundo en donde existen nobles que se sienten diferentes al resto de los mortales, donde cada día mueren de hambre miles de niños, donde lo que importa y te da status y presencia  es consumir, es una pesadilla impuesta con técnicas de hipnosis sutiles que nos imponen cadenas que nos esclavizan.

La posibilidad de conquistar la libertad está abierta, pero es cada vez más difícil lograrla. En un mundo donde los esclavos aman sus cadenas es difícil el ejercicio de la libertad, pero en donde vive un hombre libre su libertad hace que otros la reconozcan y la busquen. Los libres buscarán librar a los que viven bajo las cadenas de la esclavitud porque es un deber intrínseco que un hombre libre rechace cualquier forma de esclavitud.

Pero si naciste siendo esclavo y nunca experimentaste la libertad, ¿cómo podrás elegir con plena conciencia? ¿Cada ser humano decide si quiere ser libre o quiere seguir siendo esclavo?, no lo creemos porque  una condición de la elección es la conocimiento de las causas y consecuencias de elegir ser libre o esclavo.

Los que se benefician de la esclavitud de las masas saben que es peligroso para ellos el aumento en el número de los libres, cuantos más hombres libres, más riesgo para la Élite y para las élites nativas, para las oligarquías de los países satélites. La esclavitud en todas sus formas se promueve desde la cúpula de la Élite o de las élites nacionales, saben que revelar la verdad (el conocimiento, la gnosis) a las masas significaría el final de su dominio, del dominio de la Élite.

11,042. EL RETO DE DURAZO: QUITARLE EL DINERO A LA MAFIA.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Ricardo Ravelo.
SinEmbargo. Agosto 18, 2018.

“Alfonso Durazo sabe que ese paso no es fácil, pero si es necesario para desactivar la violencia. Nadie del equipo de Andrés Manuel López Obrador ha dicho, hasta ahora, si ya disponen de un mapeo sobre el patrimonio del crimen organizado y cómo empezarían a decomisar capitales bajo sospecha o ligados a las actividades de narcotráfico o lavado de dinero”. Foto: Cuartoscuro

Alfonso Durazo, el hombre fuerte de Andrés Manuel López Obrador en materia de seguridad, ha dicho que el próximo Presidente de México recibirá un país en ruinas en materia de seguridad. Y es por ello que se afina una amplia estrategia, en cooperación con el Gobierno de Estados Unidos, para emprender una cruzada contra el crimen organizado, cuyo eje principal será –se asegura –golpear las finanzas de los cárteles de la droga.

Alfonso Durazo sabe que ese paso no es fácil, pero si es necesario para desactivar la violencia. Nadie del equipo de Andrés Manuel López Obrador ha dicho, hasta ahora, si ya disponen de un mapeo sobre el patrimonio del crimen organizado y cómo empezarían a decomisar capitales bajo sospecha o ligados a las actividades de narcotráfico o lavado de dinero.

El dinero de la mafia corrompe hasta la médula al Estado, lo atrofia y lo vuelve inoperante. Esa es la más letal corrupción que por décadas ha paralizado al Estado en su función de garantizar la seguridad del país. La mafia se alimenta se ese Estado fallido que nadie o muy pocos quieren reconocer. Si el desvío de dinero público es grave, la atrofia del Estado y sus instituciones por medio de la corrupción criminal es todavía peor porque es lo que justamente ha conducido al Gobierno de Enrique Peña Nieto a un estado de postración ante el crimen organizado.

Es esa la corrupción que convierte a los presidentes de las naciones en gerentes de grupos mafiosos, en meros empleados de los grupos poderosos relacionados con la mafia internacional. Peña Nieto es un claro ejemplo de ello.

El combate al crimen mediante el desmantelamiento de las redes patrimoniales no es nada nuevo como estrategia. Siempre se ha sugerido como estratégico.

Ha sido una sugerencia reiterada desde hace varios sexenios, pero por desgracia no se acata porque el dinero del narcotráfico se utiliza para mantener activa la red de corrupción; el dinero sucio llega hasta la presidencia de la República y salpica por igual a gobernadores, altos mandos de las policías federales, militares, marinos, agentes de todos los pelajes y también sirve para financiar campañas políticas.

Los responsables de la seguridad de López Obrador y diversas organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos llevan a cabo foros en el país para conocer las profundas heridas de una sociedad golpeada por el crimen organizado.

Dichos foros se iniciaron en Chihuahua, particularmente en Ciudad Juárez –uno de los territorios más aterrados por el narcotráfico –y se espera que a lo largo de los próximos meses este mapeo del país se extienda a las entidades más críticas. Es una forma de conocer el grave problema de inseguridad para diseñar una estrategia que conduzca a la pacificación del territorio.

Ex-colaborador cercano de Luis Donaldo Colosio, ex-funcionarios del panismo en tiempos de Vicente Fox, Alfonso Durazo no domina la materia que le fue encomendada por López Obrador, pero se ha involucrado con mucho compromiso para conocer cuál es el mejor camino para llevar al país a la paz.

Desde los tiempos de campaña, Durazo se acercó a los expertos en materia de seguridad: se entrevistó con políticos, agentes, militares, consultores, académicos y con cuanto analista le podía aportar alguna idea para entender este complejo panorama del crimen organizado.

Seguramente Durazo entendió que el corazón de la delincuencia organizada está en la clase política. Seguramente también entendió que el crimen opera con protección del poder político.

También debió entender que para acabar con el problema el primer paso sería desmantelar las redes criminales entreveradas con la política y la otra clase no menos perniciosa –la empresarial–que lava el dine ro de la mafia con toda impunidad.

Quizá también entendió que para bajar los niveles de corrupción es necesario que el dinero de la mafia se asegure y que se le quite a los cárteles y a los capos el flujo de recursos que invierte en corrupción y en generar violencia.

El futuro secretario de Seguridad Pública –sobre quien caerá el peso de la pacificación del país –hasta ahora no ha dado a conocer su estrategia. Ha expuesto algunos puntos aislados –la amnistía, el combate a la corrupción, la posible legalización de las drogas, cuya discusión –dijo –le corresponde al Congreso –pero por ahora desconocemos qué va a pasar, por ejemplo, con las policías en México, uno de los principales focos de corrupción del país.

De acuerdo con datos oficiales y no oficiales, el 85% de las policías de México sirven al crimen organizado y el 80% de los alcaldes tienen alguna conexión directa o indirecta con algún cártel de la droga.

¿Qué hará Alfonso Durazo para desmantelar la red política que sirve al crimen? ¿Cómo se enfrentará el lavado de dinero, motor de la mafia? ¿Cómo se combatirá a los catorce cárteles que operan en el país? ¿Se legislará para ponerle dientes a una eficaz ley de extinción de dominio?

Si no se asegura el dinero –y esto lo sabe muy bien Alfonso Durazo –no puede haber combate al crimen y tampoco pacificación del territorio.

Hasta ahora, la Secretaría de Hacienda y su Unidad de Inteligencia Financiera no ha enfrentado directamente al patrimonio del crimen organizado. Durazo tampoco ha hablado del proyecto de llevar a cabo un censo sobre la red patrimonial de la mafia en México –casas, ranchos, empresas, aviones, cuentas, terrenos, redes comerciales, por citar sólo algunos giros –ni de llevar a juicio a políticos ligados al crimen o que en el ejercicio del poder hayan establecido vínculos con algún cártel.

Se impone el proyecto de efectuar una labor de higiene en todos los cuerpos de policía, pues en el estado actual en el que se encuentran estos cuerpos de seguridad no es posible enfrentar a ninguna red criminal. No sólo les falta capacitación: están infiltrados por el crimen y en muchos casos al servicio del narco.

Olga Sánchez Cordero, exministra de la Supera Corte y futura titular de la Secretaría de Gobernación, planteó el proyecto de legalizar las drogas en México. Quizá algunas drogas, como la marihuana, serviría para desactivar una parte del problema de la violencia.

Este paso tendría una consecuencia positiva, nadie lo duda: desactivar la violencia y una parte de la cadena de corrupción que cobija el negocio de la siembra y distribución del enervante.

Pero quizá el equipo de Andrés Manuel olvida, o no quiere ver que si se legalizan las drogas en México el crimen organizado seguirá de pie y activo, pues las redes mafiosas operan con 25 tipologías delictivas que les reditúan cuantiosas ganancias.

Un ejemplo: Además del tráfico de drogas –que ya no es su actividad más rentable –los cárteles operan con secuestro, venta de protección, tráfico humano, lavado de dinero, despojo de propiedades, control de giros negros, piratería, contrabando (controlan las 49 aduanas del país por donde cruzan armas, drogas y todo tipo de mercancías ilegales).

Los cárteles también han invadido el mundo con la producción de drogas sintéticas. Hay tantos diseños como fórmulas químicas se pueden lograr en el laboratorio manipulando moléculas y sustancias. ¿Se van a legalizar todas las drogas químicas? Imaginemos que se da ese paso, que se legalizan 500 drogas químicas. En cosa de horas, el crimen organizado ya tendría el doble de sustancias en el mercado. Así se rápido. Imposible abatir esta industria criminal sin golpear a las redes que los protegen y que están en el poder político. El combate frontal al crimen debe ser continental.

¿Qué camino seguir, entonces, en el combate al crimen y para lograr la pacificación del país?

Como ya se dijo –y esto no lo ignora AMLO ni Durazo –el principal combate debe darse en la clase política y empresarial vinculada al crimen organizado. Es clave el desmantelamiento de las redes patrimoniales y empresariales ligadas a la mafia. De otra manera no hay combate a los cárteles ni pacificación posible. Tampoco se lograrán los objetivos si no se depuran los cuerpos de policía. El principal combate a la corrupción no sólo es institucional ni sólo tiene que ver con el desvío de recursos públicos. La corrupción más feroz –y de eso no habla AMLO –es la que opera el crimen organizado y atrofia las funciones del Estado hasta convertirlo en una estructura no sólo inoperante sino servil.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Ricardo Ravelo.
Ricardo Ravelo Galó es periodista desde hace 30 años y se ha especializado en temas relacionados con el crimen organizado y la seguridad nacional. Fue premio nacional de periodismo en 2008 por sus reportajes sobre narcotráfico en el semanario Proceso, donde cubrió la fuente policiaca durante quince años. En 2013 recibió el premio Rodolfo Walsh durante la Semana Negra de Guijón, España, por su libro de no ficción Narcomex. Es autor, entre otros libros, de Los Narcoabogados, Osiel: vida y tragedia de un capo, Los Zetas: la franquicia criminal y En manos del narco.

11,041. PEJE BEISBOLISTA.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Francisco Ortiz Pinchetti.
SinEmbargo. Agosto 18, 2018.


Pitcher famoso por su bola de humo. Crédito: Especial

Era de esperarse que el pelotero de Macuspana tuviera entre sus planes de gobierno el rescate de su deporte favorito. Hace años, décadas, que los aficionados al beisbol esperamos medidas que reanimen al llamado Rey de los Deportes en nuestro país, abandonado a su suerte en muchas regiones donde antes tuvo enorme popularidad.

Sorprende sin embargo la alta prioridad con que aparece el beisbol en los planes del futuro Presidente de la República en materia deportiva. El propio Andrés Manuel López Obrador la ubicó como la tercera de las tres vertientes fundamentales que guiarán esa actividad durante su gobierno.

No hay que pensarlo mucho, escribió AMLO en su cuenta de Twitter. “El programa deportivo 2018-2024 tendrá tres vertientes: actividad física y deportiva, en todos lados, para la salud y el bienestar; de alto rendimiento para ganar muchas medallas; y el beisbol, escuelas y formación de prospectos para grandes ligas”.

El tabasqueño ha sido beisbolero toda su vida. Y no solo como espectador. Empezó a jugar de chamaco en un equipo llanero de Palenque, en Chiapas, que con el paso de los años derivó en un club más formal, Las Guacamayas, al que todavía oficialmente pertenece. Se ha destacado como pitcher y oportuno bateador, con promedio de por vida arriba de los .300, según presume.

Durante su gestión en la jefatura de Gobierno de la capital (2000-2005) inició la costumbre de jugar cada semana en los campos deportivos propiedad de la Alianza de Tranviarios de México, un sindicato que agrupa a los trabajadores de los ya casi desaparecidos transportes eléctricos, tranvías y trolebuses, de la Ciudad de México.

Con el novato Mancera Crédito: Especial.

Hasta hace poco solía practicar ahí su deporte favorito con la franela del equipo Amigos, que él encabezaba. Alguna vez, hace cinco años, invitó a jugar en su equipo al entonces jefe de Gobierno del DF, el novato Miguel Ángel Mancera Espinosa, y también se aventó un duelo de picheo con José Antonio Meade Kuribreña, cuando era secretario de Hacienda, antes de que se convirtiera en su contrincante electoral.

Allá a principios de los 60 del siglo pasado, mera coincidencia, jugué beisbol con mis primos y unos amigos en una liga amateur juvenil que tenía por sede precisamente esos campos del Deportivo Tranviarios, allá por los rumbos de San Andrés Tetepilco, en la capitalina delegación de Iztapalapa. Cada viernes comprábamos La Afición para ver el número de campo en el que jugaríamos al día siguiente, el horario del encuentro y el nombre del equipo rival. Jugábamos en un buen campo empastado, con almohadillas, dogouts, equipo completo, manager y hasta ampáyer. Esa fue mi única experiencia en lo que podría llamarse beisbol medianamente organizado.

A pesar de la pasión de Andrés Manuel por el beis, no hay registro de algún apoyo gubernamental importante a ese deporte durante su gestión como jefe de Gobierno del Distrito Federal. Supe de su plan de construir un gran estadio en la Ciudad de México y de su ilusión de que nuestra capital contara algún día con un equipo en Ligas Mayores, al estilo de la canadiense ciudad de Toronto. Sin embargo, ni una ni otra cosa se hicieron nunca realidad. Se fue sin hit.

Por el contrario, durante esos años se inició la debacle que tiene en la lona al beisbol mexicano, con el cierre en el 2000 y la demolición en 2003 del inolvidable parque del Seguro Social de la colonia Piedad Narvarte. Los dos equipos capitalinos que tenían por casa ese escenario inaugurado en 1955, Tigres y Diablos Rojos del México, tuvieron que emigrar al Foro Sol de la Magdalena Mixhuca, con el consiguiente descenso del interés del público capitalino en su deporte. Los Tigres se mudaron luego a Puebla y después a Cancún, donde sobreviven luego de estar a punto de desaparecer hace dos años. Y los Diablos acabaron refugiados en el pequeño estadio “Fray Nano” de la Ciudad Deportiva.

Más que otra cosa, la decadencia del espectáculo de las manoplas y los bats, que no es un deporte fácil de entender ni de practicar, obedeció a los intereses mercantilistas de los dueños de los equipos y al desinterés de las empresas televisoras por promover, difundir y también comercializar tan apasionante deporte. Hay que reconocer como una excepción al empresario Alfredo Harp Helú, propietario de los Diablos Rojos que junto con Carlos Peralta intentó comprar en 60 millones de pesos el parque del IMSS para evitar su cierre y derribo y que habría estado en el fallido proyecto de López Obrador para construir un nuevo estadio en el DF. Se trata de un verdadero promotor que ama el Rey de los Deportes.

Por el contrario, Alejo Peralta, y luego su hijo Carlos, optó por la fabricación de peloteros para su exportación a los Estados Unidos en su escuela de beisbol de Pastejé, en el Estado de México, con lo cual desmantelaban una y otra vez su propio equipo (mi equipo, por cierto), Tigres de México, en aras de un jugoso negocio y en detrimento del espectáculo. Ellos no invirtieron nunca en la promoción beisbolera, porque su visión estaba limitada por los afanes monetarios.

La decisión de AMLO de convertir al beisbol en una prioridad de su política deportiva es por supuesto bienvenida. En lo personal, me alegra, hay que decirlo. Debiera ser así no sólo para quienes somos aficionados a ese juego sin igual, exacto y sin embargo siempre apasionante y sorprendente.

Está muy bien que se piense –y se actúe— en la formación de peloteros para las grandes ligas, que de por sí los tenemos, pero es menester apoyar al deporte amateur y dar al beisbol, como parece tener claro el Presidente electo, un lugar en la educación básica, en las escuelas primarias y secundarias, en las que el futbol se ha convertido prácticamente en única opción deportiva para niños y adolescentes. Veremos si el toletero de Macuspana, de turno al bat, es capaz de mandar la píldora más allá de la barda del jardín… izquierdo. Válgame.
@fopinchetti

¿Te gustó? Compártelo:

Por Francisco Ortiz Pinchetti.
Fue reportero de Excélsior. Fundador del semanario Proceso, donde fue reportero, editor de asuntos especiales y codirector. Es director del periódico Libre en el Sur y del sitio www.libreenelsur.mx. Autor de De pueblo en pueblo (Océano, 2000) y coautor de El Fenómeno Fox (Planeta, 2001).

11,040. LA VERDAD.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Julieta Cardona.
SinEmbargo. Agosto 18, 2018.

A un lado del Danubio. Foto: Julieta Cardona

Apenas comenzaste a caminar por el Danubio, sentiste la verdad. Esta es la verdad, así se siente, te decías. Y mientras más caminabas, más claro te quedaba que la verdad vive donde el alma: donde los pensamientos no la ensucian.

No fue, para nada, una cosa sencilla. Tenías, sabrá cuánto tiempo, preguntándote qué es la verdad. Y, bueno, antes de sentirla bien clarita, pregonabas a placer que tu verdad tenía que ver con las moras azules, la salvia caliente, el tanqueray, la comida mexicana en cualquier esquina, la danza de las flores, los puentes medievales y las mierdas artesanales que tanto te gustan. Lo que asumías como placeres y necesidades, decías, esenciales. De este mundo. Básicas. Orgánicas, mira, todas orgánicas. Naturalitas.

Pero la verdad era otra cosa: luz.

¿Recuerdas? Aquel día todo salió del carajo. Ibas rumbo a una exposición que te volaría los sesos, según tu madre. Se llamaba “De Monet a Picasso”, algo así. Mira, a mí Picasso me importa una mierda, pero Monet me hace llorar, dijiste y saltaste al tren. Había desvíos por toda la ciudad, y policías, y montones de luces y señalamientos. Entonces tu tren también se desvió. La gente bajó y se anduvo en todas direcciones, como si, ansiosos, atendieran el fin del mundo. Excepto tú. No porque no quisieras sino porque eras turista y además merodeabas perdida.

También perdiste la expo esa. Entonces comenzaste a caminar hasta que te echaste en una banqueta cualquiera a mirar cómo pasaba la gente. Mordiendo una manzana, haciendo mofa de ti, preguntándote si todo era culpa de la luna que estaba creciendo. Y cuando volteaste para arriba, estaba esa mujer, imperturbable como un deseo primitivo.

Tu verdad era ella. Ella que vivía entre tus pensamientos. Ella que no podía ser modificada ni por todos los miedos ni fractales ni alborotadores ni plagas ni cristales de cuarzo ni roca de lava ni sándalos ancestrales ni lenguas distintas. Ella, que ni por todos los vientos del mundo.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Julieta Cardona.

11,039. EL SIGNIFICADO DE LA PALABRA SIMULACRO Y UN CANTAUTOR VASCO, RAFAEL BERRIO.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Mónica Maristain.
SinEmbargo. Agosto 18, 2018.

Ciudad de México, 18 de agosto (SinEmbargo).- Releo el libro de ensayos Cultura y Simulacro, de Jean Baudrillard (1929-2007), editado en 1978 pero que hoy todavía sigue resonando en la cabeza de muchos –la mía, sin dudas-: la vida en torno al simulacro.

El cantautor en el escenario. Foto: Facebook

Cuando dice Jean que “Hoy, la abstracción ya no es la del mapa, la del doble, la del espejo o la del concepto. La simulación no corresponde a un territorio, a una referencia, a una sustancia, sino que es la generación por los modelos de algo real sin origen ni realidad: lo hiperreal. El territorio ya no precede al mapa ni le sobrevive. En adelante será el mapa el que preceda al territorio y el que lo engendre, y si fuera preciso retomar la fábula, hoy serían los girones del territorio los que se pudrirían lentamente sobre la superficie del mapa. Son los vestigios de lo real, no los del mapa, los que todavía subsisten esparcidos por unos desiertos que ya no son los del Imperio, sino nuestro desierto. El propio desierto de lo real”.

El desierto de lo real, plantea Baudrillard, en un mundo donde las redes sociales se han convertido en un verdadero simulacro del amor, de la amistad, de la crítica, de lo que está bien, de lo que está mal. Simulamos odiar a aquel que expresa opiniones ajenas a nuestro sentir y creemos amar a los que están de acuerdo con nosotros, como si el territorio fuera un espejo y quizás nosotros Alicia en el País de las Maravillas, donde nada ocurre, pero pareciera que sí.

Pensando en Simulacro, esas coincidencias de la existencia, escuché a la madrugada una canción que ¿podría ser la mejor canción en español? Se llama precisamente “Simulacro” y está cantada y escrita por Rafael Berrio, un artista vasco, nacido en San Sebastián en 1963.

ABRAN LA LIGA PARA VER VIDEO.

 “Temo haber vivido mi vida como si ello fuera un simulacro / Como si yo tuviera el don de vivir por mí dos veces. / De haber dejado a un lado la que importa en prenda de una vez futura, y haber malgastado en borradores la presente”, dice el tema y nos obliga a darnos la cabeza contra la pared para salir de ese simulacro para no caer, como dice Rafael: “Y ahora es tarde, / algo tarde. / Pues temo ir ya malherido. / Temo haberme consumido/ como si yo / tuviera el don/ de vivir dos veces.”.

No tenemos el valor ni la valía de vivir dos veces, por eso me encanta haber descubierto a este cantautor, que está en Spotify y quién sabe, tal vez venga en alguna oportunidad por México para escucharlo en directo.

En octubre del año pasado, dio una entrevista a El Diario Vasco, donde decía entre otras cosas que “Habría que diferenciar entre los genios que lo dan todo de manera sorprendente a los veintitantos y otros que funcionan más a largo plazo o perduran en el tiempo: Lou Reed hizo cosas enormes tanto con The Velvet Underground como en solitario. Mis discos de juventud son absolutamente prescindibles, ojalá no los hubiéramos publicado”. Se refiere así a su éxito pasado los 50 años.

“Soy muy mal lector de novedades. Reconozco que lo actual me interesa poco, lo mismo en narrativa que en poesía. He leído de todo aunque de manera muy distraída, digamos. Siglo de Oro, modernistas, generación de la posguerra, el grupo de Barcelona, la gran poesía portuguesa o argentina. No diré nombres porque siempre queda muy cursi. O diré solo uno que vale por muchos: Pessoa. En mi heterónimo favorito que es Ricardo Reis”, dio al periódico El País.

“La psicología new age nos machaca con el autoperdón. Yo no estoy tan seguro. El pasado vuelve una y otra vez. De eso habla la canción. En realidad no hay más que pasado. No me creo que el presente pueda vivirse de un modo pleno, como dicen. Esto no es creíble porque está la conciencia, precisamente. La conciencia que anticipa la futura melancolía de ese instante. Un bucle enfermizo. Puede ser que un gato o un pájaro vivan un eterno presente, pero un hombre de ningún modo”. Chapeau.

El simulacro y el vivir el presente como pasado. Un gran artista.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Mónica Maristain.
Es editora, periodista y escritora. Nació en Argentina y desde el 2000 reside en México. Ha escrito para distintos medios nacionales e internacionales, entre ellos la revista Playboy, de la que fue editora en jefe para Latinoamérica. Actualmente es editora de Cultura y Espectáculos en SinEmbargo.mx. Tiene 12 libros publicados.

11,038. LA NOCHE LARGA DEL PRESIDENTE.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Diego Petersen Farah.
SinEmbargo. Agosto 17, 2018.

¿Quién quiere oír el informe del Presidente Peña Nieto? Nadie. 
Foto: Cuartoscuro.

El insomnio hace las noches más largas. Cuando te abandona el sueño el tiempo se detiene, se hace chicloso. Me gustaría decir que las manecillas del reloj se hacen viscosas, pero los relojes de manecillas ya no existen. Si eso es una noche de insomnio, imagínese lo que es para un Presidente la larga noche de la transición, esas horas de espera que comienzan con el momento en que sale a reconocer el triunfo de su opositor hasta el día que le entrega la banda presidencial, una noche de cinco meses en el que el tiempo se aletarga.

El Presidente lo sabe. En la casa de al lado hay fiesta. El ganador festeja y promete llevar a todos al país de nunca jamás. Sus amigos lo han abandonado. El mismo reconoce las voces que salen por encima de la barda que divide al poder del no poder. Son los mismo, los bufones de sus fiestas de antaño, los que tantas veces lo lisonjearon a él ahora celebran todas las ocurrencias del nuevo. No hace tanto que él estaba ahí, en el lugar de quien no puede dormir porque está en la euforia del poder; ahora es la falta de poder lo que no le permite concretar sus sueños.

En medio de esa larga noche de insomnio el Presidente tiene que seguir cumpliendo con tareas específicas, no solo las de acudir a ciertos actos, “los menos posibles, por favor” insiste el Presidente a su secretario de agenda, “solo los estrictamente necesarios”. “Este es ineludible, señor Presidente, debe usted rendir el informe”. Es el último informe, el que estaba destinado a sintetizar el legado, pero, él lo sabe, no será sino el inicio del juicio público.

¿Quién quiere oír el informe del Presidente Peña Nieto? Nadie. ¿A quién le interesa la opinión del Presidente sobre los asuntos públicos? A nadie. Quiere gritar, señores soy el Presidente, pero nadie lo escucha, su voz ya no tiene fuerza. Se da cuenta de que su fuerza, esa que hacía que su voz se tuviera eco en todo el país en realidad no era suya, era la fuerza del coro, de los que repetían y amplificaban su voz hasta llegar al último rincón de Chiapas o Baja California. Era la fuerza del poder.

¿Cuánto falta para que amanezca? Pregunta el Presidente y él mismo se tiene que responder porque ya no hay nadie que convierta sus dudas en investigación, ni sus ocurrencias en proyectos ejecutivos, ni sus deseos en órdenes. Faltan 105 días; dos mil 520 veinte horas de oscuridad. Qué noche más larga, dice el Presidente.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Diego Petersen Farah.

11,037. DEMOCRACIA EN AYUNTAMIENTOS, PIDEN REGIDORES.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Democracia en Ayuntamientos, piden regidores.

No nos engañemos. La democracia no es más que una dictadura elegida por el pueblo. Bob Marley.

Hasta ahora me doy cuenta de que existe una organización de regidores a nivel nacional y aprovechando que celebraron  la IX sesión ordinaria de la Conferencia Nacional de Regidores de México, entregaron una serie de peticiones al presidente electo Andrés Manuel López Obrador. El ente que agrupa a los regidores es plural, es decir, tiene gente de todos los partidos políticos y lo que quieren es el apoyo de AMLO para revisar el actual modelo de cabildo, los regidores afirman que el modelo vigente “se encuentra rebasado y es necesario replantearlo para crear uno nuevo”.

La propuesta para un nuevo modelo debería comenzar desde reformas en la ley electoral para incluir la opción de elegir individualmente a  los síndicos y regidores; otras líneas de la propuesta ya existen pero no se cumplen: que se haga trabajo en comisiones edilicias, que se emitan dictámenes, que dejen de ser improvisadas las discusiones de cabildo; que se emitan reglamentos de funcionamiento de los ayuntamientos, que se hagan informes periódicos de los avances de los municipios por parte de los regidores y que se transparenten todos sus gastos. Los regidores consideran que además deben generar espacios de opinión pública, de participación ciudadana en la toma de decisiones y de rendición de cuentas.

 Si los regidores quisieran ir a fondo deberían de ser más radicales y originales en sus propuestas. En el fondo es una reacción light de los partidos ante el desprestigio que se han ganado en las últimas décadas y ante el peligro inminente de desaparecer, de morir, de quedar fuera del presupuesto. Ese es un peligro real  para algunos partidos que están por desaparecer.

La democracia en los Ayuntamientos no es sólo una demanda de los partidos políticos, sino de los ciudadanos. El reto es más demandante en los ayuntamientos conquistados por Morena, es ahí en donde se esperan cambios profundos desde el primer día, sin más retrasos. La añeja demanda de transparencia, también citada por los regidores, se debe a la necesidad de contener desde abajo, la ola de corrupción que vine desde arriba, es decir desde los alcaldes, regidores y funcionarios públicos.

En nuestro municipio  el actual Ayuntamiento recibió un reconocimiento por su nivel de transparencia, supuestamente está entre los primeros lugares del Estado, pero lo que los Ayuntamientos, gobiernos estatales y el federal han llamado “transparencia” no es transparencia, no es transparencia el manejo discrecional de información y la compra de conciencias en los medios de difusión, aunque los gobiernos lo llamen publicidad en realidad es el tradicional “chayote”.

Es muy sencillo recurrir al tumbaburros en estos casos: según el Pequeño Larousse Ilustrado (en extinción), “transparencia” nos remite a “TRANSPARENTE”: “Dícese de los cuerpos que se dejan atravesar por la luz y permiten divisar claramente los objetos través de su espesor: el cristal es transparente”.

Las reformas a la ley de transparencia e información son un obstáculo al derecho a la información de los ciudadanos, Transparencia es que yo sepa en qué se gasta el dinero el Ayuntamiento aunque yo no quiera saber,  y que con una sola mirada pueda enterarme de lo que pasa al interior del Cabildo, que no existan juntas de Cabildo cerradas, que todas sean abiertas al ciudadano y a la prensa y que el ciudadano tenga voz y voto, que se le escuche y se tome en cuenta su posición.

Democratizar los Ayuntamientos es tomar en cuenta la opinión del pueblo, de la asamblea, de los ciudadanos, desde la fase misma de planeación, no cuando ya se decidieron las obras y lo que se va a hacer. Se espera mucho de los gobiernos de Morena, no hay tantas expectativas en el caso de los gobiernos del PRI y PAN, las propuestas de los regidores citadas líneas arriba son una muestra de las limitaciones de sus propuestas. Ya veremos.