sábado, 29 de diciembre de 2018

11,557. ESPECULAR A ULTRANZA.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Jorge Alberto Gudiño Hernández.
SinEmbargo. Diciembre 29, 2018.

“En un par de cenas de las que se dan por estas fechas he escuchado a varios sumarse a las teorías de la conspiración provenientes del lamentable accidente en que perdieron la vida Martha Érika Alonso y Rafael Moreno Valle”. Foto: Mireya Novo, Cuartoscuro.

Cuando teóricos de diferentes facciones en torno a las teorías de la interpretación se reúnen, suelen entablarse discusiones por demás interesantes. De las que más he disfrutado, es de las que giran en torno a la validez de la sobreinterpretación. Si para sus detractores es claro que ésta implica forzar demasiado la liga, obligando a un texto a decir algo que no dice; para sus defensores no es exactamente eso sino la posibilidad de generar interpretaciones creativas que, en consecuencia, son mucho más interesantes que las canónicas. Así, llegados a los extremos, si una persona es capaz de convencer a otra de que El Quijote es un libro de cocina o de mecánica cuántica, entonces lo será. Y el montón de implicaciones que esto tenga conseguirá una lectura mucho más poderosa que aquéllas normalizadas por la costumbre.

Queda claro que, para que lo anterior sea posible (El Quijote puede contener algunos platillos pero es difícil sumarlo al corpus de los libros de física avanzada) es necesario ejercitar el poder. Sólo alguien que es más poderoso que su interlocutor sería capaz de convencerlo de tal cosa. Entre dos iguales, podrían llegar a las caricias de la ambigüedad y los dependes pero quedarse ahí, aceptando que la propuesta interpretativa aporta algo pero que, sin duda, no es suficiente a la hora de hacer una lectura completa del libro. En otras palabras, la idea es buena pero no se sostiene a lo largo de todo el texto.

Sé que, a la hora del juego interpretativo, varios han utilizado su tiempo en partidas desopilantes. Eso, en sí mismo, bien puede ser un punto a favor de la sobreinterpretación: inventemos una lectura no canónica para tal libro, el más extremo gana. Muy bien. Funciona en la reunión y en el juego: Caperucita fue abducida por los aliens. Incluso para practicar el siempre polémico ejercicio de la reescritura: ahora la Caperuza es sensual y seductora. Hasta ahí.

En un par de cenas de las que se dan por estas fechas he escuchado a varios sumarse a las teorías de la conspiración provenientes del lamentable accidente en que perdieron la vida Martha Érika Alonso y Rafael Moreno Valle. Las había por demás extremas. No importaba. Las reuniones eran entre amigos o familia. Siempre hay un pariente que dice saber la verdad sobre todo lo posible y un amigo al que le ha pasado todo. Así que no era anormal toparse con esos decires.

Lo que me pareció un poco más descabellado fue que esas voces de las cenas navideñas se replicaran en las redes sociales. Tengo amigos, seguidores, conocidos y ex alumnos que acusan con una facilidad pasmosa. Saben quién fue el responsable del accidente que, sobra decirlo, no lo fue e, incluso, hay quien justifica ese presunto acto. También hay teorías por doquier. Abarcan al narco, a los huachicoleros, al Gobierno electo, al candidato perdedor, al Presidente, a una conspiración entre ex presidentes y, por qué no, incluyen la posibilidad de que las víctimas no hayan muerto y ahora gocen de su fortuna y su inexistencia en un paraíso tropical. Si uno sigue la línea de la sobreinterpretación, algunas de estas teorías bien pueden propiciar una novela así que, en efecto, este forzar los hechos sirve para detonar la creatividad.

El exceso llegó cuando algunos comunicadores, periodistas, intelectuales y figuras públicas se sumaron a las teorías conspiratorias. Algunos lo hicieron refugiados en la trinchera de ser críticos con el nuevo Gobierno. Otros, por irresponsables, pues es difícil justificar sus deslices. Dos argumentos fueron los más comunes: ¿a quién le beneficiaba más la muerte de la pareja?, y ¿por qué el presidente no fue al funeral? A partir de esas dos preguntas, alzaban la voz para condenar, con una certeza casi absoluta.

No me preocupa mi tío paranoico ni mi amigo el conspirador en las cenas familiares. Tampoco personas con quienes convivo en las redes sociales aunque es fácil cansarse de especulaciones encadenadas. Me ocupan las voces autorizadas, los profesionales. Primero, porque su autoridad emana de quien la acepta. Segundo, porque al existir dicha autoridad están ejerciendo un poder y, como lo dije al principio, el poderoso siempre puede convencer al otro de que su interpretación es la correcta. Para eso no se necesitan pruebas de ningún tipo. Se requeriría, en cambio, una buena dosis de responsabilidad pero eso, al parecer, se ha esfumado tanto como la cordura en nuestros días.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Jorge Alberto Gudiño Hernández.
Lee y escribe. Lleva años conduciendo “La Tertulia” y muchos semestres dando clases a universitarios. Le queda claro, tras tantas palabras, que tiene pocas certezas. De ahí que se declare “Parcial y subjetivo”. Su novela más reciente es “Instrucciones para mudar un pueblo” (Alfaguara).

11,556. GOLPE DE ESTADO O LA BENEMÉRITA GUARDIA NACIONAL.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por General Gallardo.
SinEmbargo. Diciembre 29, 2018.

¿Es mala la estrategia de seguridad del nuevo gobierno? Foto: Cuartoscuro.

Retomo la nota por lo que reviste en esta coyuntura histórica, “Más de la Guardia Nacional”, de Francisco Estrada Correa, un compañero comprometido con las causas sociales, conocedor del tema que ahora nos ocupa.

La Guardia Nacional data de los inicios de nuestra vida independiente y el referente nos venía de Francia. Se le llamó aquí inicialmente Milicias Locales o Cívicas porque dependían de los ayuntamientos, y aunque en su origen funcionaban como una organización democrática, al cabo del tiempo se dio la facultad de designar a sus jefes y oficiales al presidente y al Senado. Así se dispuso en la Constitución Federal de 1824 y así se le mantenía en el proyecto de Constitución liberal de 1842, cuya promulgación impidió Santa Anna, y es la primera que la incorpora con el nombre de Guardia Nacional entre las obligaciones de los ciudadanos.

José María Luis Mora la veía como una extensión del “pernicioso espíritu militar“. Benito Juárez era, en cambio, de los que valoraban a la Guardia Nacional como una institución de la democracia y la República. Él atribuía su corrupción al control que sobre ella ejercían los presidentes, y como los demás liberales, al triunfo de la revolución de Ayutla, le dio gran impulso, mientras que al Ejército regular lo trató de acotar, reduciendo no sólo sus fueros sino su presupuesto. Lo que informó al Congreso el 9 de mayo de 1861, al anunciar que “se han dictado las medidas convenientes para la pronta reorganización de la Guardia Nacional, de modo que sea el apoyo de las instituciones sin causar gravamen al erario”.

Por eso, los constituyentes de 1857, tratando de recuperar la vocación civilista y federalista de la Guardia Nacional, devolvieron a los ciudadanos la facultad de elegir libremente a sus jefes y oficiales y dieron a los Estados la facultad de instruirla.

Un rasgo distintivo importante de la Guardia Nacional, en relación con el Ejército, es ese, que se trata de una organización eminentemente ciudadana, no profesional, no onerosa ni permanente, y además democrática. Y así, tal cual, la conservaron los constituyentes de 1917, y desde entonces los diputados radicales como Francisco J. Múgica, Ignacio Ramos Praslow y Amílcar Vidal, entre otros, pugnaron mucho por su restauración como un freno al militarismo. Justo lo que hizo el presidente Lázaro Cárdenas al relanzar la iniciativa de organización de la Guardia Nacional dentro de su programa de gobierno, como parte de una gran reforma militar que buscaba reasignar la misión del Ejército a las tareas sociales, y así lo explicó en su discurso de toma de posesión el 1 de diciembre de 1934:

“La abnegación del Ejército debe ser correspondida no solamente con la estimación de las sociedades que han encontrado en él un escudo, ni sólo con el aplauso del pueblo que tiene en él un reflejo constante de sus aspiraciones y un baluarte decidido de sus conquistas, sino con progreso positivo del orden material que eleve su bienestar y su decoro y con nuevas ideas que fortifiquen su espíritu, dándole funciones sociales y disciplinas más de acuerdo con sus características humanas esencialmente constituida para proteger y salvaguardar el desenvolvimiento económico, intelectual y moral del pueblo”.

“Haremos que el Ejército obtenga como beneficio que la Ley de Disciplina del Ejército y la Armada y la Ordenanza General del Ejército abroguen todas aquellas disposiciones que prohíben al subalterno, (soldado, clase y oficial) recurrir libremente ante sus superiores jerárquicos y otra autoridad competente, haciendo representaciones en pos de su mejoramiento personal o para exponer quejas contra sus superiores inmediatos, por lesiones recibidas en sus intereses privados o en su dignidad de hombres”.

“Nuestro Ejército seguirá identificándose con los núcleos obreros y campesinos en sus actividades sociales y en las diferentes fases de su lucha de clases; ambos grupos proletarios son la matriz de donde toma el Ejército Nacional sus más valiosos elementos y, unido a campesinos y obreros, constituye las reservas de energía con que se renueva constantemente la fuerza nacional de cuyas fuentes han de brotar muy pronto nuevos grupos de milicias locales que, constituyendo la Benemérita Guardia Nacional, asuma los múltiples servicios de seguridad regional, que hoy gravitan sobre el Ejército de línea, para que éste pueda disponer de suficientes elementos económicos para realizar su mejoramiento y perfeccionar su instrucción, así como para que el Gobierno constituido logre eliminar el nuevo reducto de la reacción organizada bajo el nombre de Guardias Blancas y que, por circunstancias especiales, se han venido colocando a guisa de pantalla entre la celosa vigilancia de los Poderes Públicos y los bastardos intereses que defienden en contra de las aspiraciones populares”.

Ese es el origen de las Defensas Rurales, enmarcadas en el decreto del 12 de Febrero de 1936, que creó el Departamento de Reservas del Ejercito, y en la circular No. 64 de la Secretaria de Guerra y Marina, del 5 de Octubre de 1936, mediante el cual se dispuso la organización del personal de Defensas Rurales en forma similar a las Unidades de Tropa del Ejercito. Era parte, insistimos, de la reforma militar que Cárdenas tenía en mente; pero se atravesó la II Guerra y ya no pudo avanzar más. Esa misma reforma era la que proponía en 1951 el general Henríquez Guzmán. Todo lo cual debiera ser parte de la reflexión a que invita la nueva iniciativa que se lanza ahora, por lo que de trascendente implica. Y no olvidar, sobre todo, que el paradigma nacional –o por lo menos el de la corriente liberal y progresista- nunca ha sido el militarismo, la ampliación de las tareas del Ejército. Es el civilismo.

Podrá apelarse, desde luego, a los referentes nuevos de la Guardia Nacional pero sin olvidar las lecciones de nuestra propia historia. Está el de Francia, por ejemplo, que desarrolló un nuevo concepto de la Guardia Nacional, derivado de la necesidad de enfrentar el terrorismo, creado en su forma actual en 2016 a raíz de los atentados de 2015, como un dispositivo compuesto de mujeres y hombres voluntarios que participan, paralelamente a su vida civil, en la reserva de los ejércitos de Tierra, Marina y Aire, de la Gendarmería y de la Policía Nacional Francesa, dirigidos por un comité directivo integrado por el ministerio de Defensa y el ministerio del Interior. Nada que ver con la anterior, disuelta en 1871, que apoyó la Comuna de París.

Otro referente moderno es el de la República Bolivariana de Venezuela que implicó que la Guardia Nacional fuera elevada a rango constitucional en 1999 por Hugo Chávez, y a partir de 2014 fuera parte decisiva de una nueva política militar que implicó, entre otras cosas, un papel más activo del Ejército, la recuperación incluso de los derechos políticos de los militares, y una centralización del control a cargo del presidente de la República.

Es decir, que el riesgo aquí no es solamente reproducir la misma estrategia de los últimos 12 años con otro nombre sino romper con una tradición y un paradigma históricos. ¿O es que habrá llegado el momento de hacerlo?

El presidente conoce de la historia Patria, y no de manera superficial, además estudio Ciencias Políticas. Por lo que debe saber que la Guardia Nacional como la que se previene constitucionalmente (Fr. III Art. 31) está indisolublemente ligada al civilismo, y más que eso a la lucha histórica del Pueblo contra el militarismo.

El militarismo, hay que precisarlo, es una visión, una concepción del Estado, que subordina al poder civil al orden militar, nada menos que el proyecto aquí de los conservadores. Se puede definir de otras formas: Es la preponderancia de los militares, de la política militar o del espíritu militar en un país, la ideología según la cual la fuerza militar es la fuente de toda la seguridad y la mejor o única forma de conseguir la paz. Lo contrario, el civilismo que sustentó y sustenta toda política liberal, tiende a limitar el poder militar.

Los mexicanos tenemos razones de sobra para desconfiar del Ejército, y temer al militarismo. Su papel a lo largo del siglo XIX y parte del XX en contra siempre de la democracia: su utilización como brazo armado del poder civil faccioso que se impuso desde 1929 para reprimir al Pueblo pasando desde 1968, la guerra sucia de los 70 las violaciones sistemáticas a los derechos humanos derivadas de su participación en la estrategia de seguridad durante los últimos casi 40 años.

Viene a cuento el pensamiento liberal y los personajes en los que supuestamente se inspiró este gobierno de la llamada “Cuarta Transformación”. Los Constituyentes de 1857, tratando de recuperar la vocación civilista y federalista de la Guardia Nacional, devolvieron a los ciudadanos la facultad de elegir libremente a sus jefes y oficiales y dieron a los Estados la facultad de instruirla.  Benito Juárez, después del fusilamiento de Maximiliano 1867, limitó los poderes del ejército, redujo sus efectivos y el gasto militar,  y apoyó la sustitución de la fuerza permanente por la Guardia Nacional, la que valoró como una institución democrática y republicana. Ricardo Flores Magón 1906, incorporó en su propuesta de reformas constitucionales el establecimiento de la Guardia Nacional, “teniendo los mexicanos este conocimiento podrán defender a la Patria cuando sea preciso y harán imposible el predominio de los soldados de profesión, es decir del militarismo”.

Francisco I Madero 1910, considerando que es el militarismo la causa directa de la situación en que nos encontramos…, a fin de que una vez conocidos sus efectos, tan desastrosos para la tranquilidad o para la libertad de la República, podamos con mayor conocimiento de causa, aplicarles el remedio necesario para lograr el restablecimiento de la paz. Tal fue el análisis del militarismo y sus efectos en México. Madero fue víctima del militarismo. Los diputados constituyentes de 1917, General Francisco J. Múgica, Ignacio Ramos Praslow y Amílcar Vidal pugnaron por la Guardia Nacional como un freno al militarismo y la conservaron como una organización eminentemente ciudadana, no profesional, no onerosa, ni permanente, y además democrática.  General Lázaro Cárdenas, dentro de su programa de gobierno 1934, como parte de una gran reforma militar, creo el Cuerpo de Defensas Rurales 1936, todavía vigente, que buscaba reasignar las misiones del Ejército, y relanza la iniciativa de organización de la Benemérita Guardia Nacional. General Henríquez Guzmán 1951, apoyó la iniciativa de Cárdenas sobre la Guardia Nacional, y buscaba un cambio de régimen, la corriente liberal progresista nunca ha sido el militarismo, es el civilismo.

Dicho lo anterior, ¿significa que es mala  la estrategia de seguridad del nuevo gobierno? Sí, es mala y riesgosa para la democracia, si tiene la intención de fortalecer al poder militar, es decir militarizar los espacios públicos y de la exclusiva competencia de las autoridades civiles.

Arguyendo que solo las fuerzas armadas pueden hacer frente a la crisis de seguridad que padece México, según el brazo duro y conservador del actual gobierno, morena presentó una iniciativa para crear una Guardia Nacional Militar, esta figura en opinión de diversos expertos nacionales e internacionales, otorgará metapoderes a las fuerzas armadas en labores de seguridad pública. El gobierno de la “Cuarta Transformación”, se propone reformar 13 artículos de la Constitución (13, 16, 21, 31, 32, 36, 55, 73, 76, 78, 82, 89 y 123) para “legalizar” la actuación de los militares en labores que no son de su competencia.

Éticamente es una traición al legado en las urnas, de facto es un golpe de Estado, jurídicamente es un fraude a la Ley: la realización de una estafa por medio de un acto  jurídico amparándose en una normativa existente con la finalidad de alcanzar ciertos objetivos, que, no siendo los propios de esa norma, sean además contrarios a otra ley existente del ordenamiento jurídico, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y eso es que fue protestada vehementemente.

¡Si el Gobierno no respeta la Constitución que protestó guardar y hacer guardar, el Pueblo tiene el derecho Patrio de desconocer al Gobierno!

¿Te gustó? Compártelo:

Por General Gallardo.

11,555. LETRAS POR LA CONDICIÓN HUMANA.


Enviado por SinEmbargo. 
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Alma Delia Murillo.
SinEmbargo. Diciembre 29, 2018.

Entendernos, no juzgarnos, no prohibirnos: entendernos. Imágenes tomadas de la red. 

Ocurrió otra vez, nos acercamos a un final. Los últimos días del año se desvanecen y no exagero cuando digo que entre mis mejores vivencias de este agonizante 2018, están los libros que se me prendieron al alma.

Me pregunté qué criterio utilizar al elegir las lecturas de este año para compartir con quienes me piden recomendaciones literarias y no tuve que pensarlo mucho: voy a hablar de las que más me conmovieron. Así que hay publicaciones recientes y otras con más de diez o cuarenta años, incluí tres autores mexicanos pero también están un marroquí, un español y un inglés; el factor que los une: es literatura que pone una rotunda mirada sobre la condición humana y se aleja de la ideología, de los prototipos para complacer tendencias sociales, de la mirada estrecha de quienes vociferan contra los libros que no promueven la moral en turno. En fin, son piezas que no pasarían la prueba de los ofendidos y los cruzados de la indignación pero que le hablan al alma. Tremendo regalo.

Bajo el volcán, de Malcolm Lawry.
Como ya escribí antes, Malcolm Lowry me hizo mirar por la filtración de luz más fina el espíritu de un hombre alcohólico y enamorado. Es un libro que lastima y conmueve, en mi memoria sigue el temperamento telúrico del cónsul Geoffry Firmin, la tembladera de su cuerpo en abstinencia etílica. La extraña relación con su hermano Hugh, la amistad con Jacques que es de una ternura agridulce. El amor inconmensurable de Yvonne que termina en semejante tragedia.

Insisto: no es para creyentes de la corrección política porque en él se cuentan amores torcidos, mujeres enamoradas de hombres alcohólicos, hermanos traidores y una violencia espesa y fascinante en un pueblo de profunda identidad indígena. Lo recuerdo todo y ya quiero volver a leerlo.

El niño de arena, de Tahar Ben Jelloun.
Inspirada en un hecho real, esta brutal novela cuenta la historia de Mohammed Ahmed, una niña marroquí que es obligada a adoptar una identidad masculina para satisfacer el deseo de su padre y de su madre. La prosa es un canto del alma humana, las reflexiones son casi un rezo de dolor pasado por el fuego de la sabiduría, la estructura narrativa de la historia es un laberinto de puertas que se abren y contienen universos. La novela no cae en la trampa del discurso social, sino que logra relatar un evento como este desde la compleja mezcla de voluntades y deseos de hombres y mujeres tan diferentes pero tan cercanos.
Este autor a quien no conocía, Tahar Ben Jelloun, me llegó además de la mano del amor. Así que ahora sólo quiero leer todo lo que de él encuentre.

El pintor de batallas, de Arturo Pérez-Reverte.
Leí esta novela en 2006 pero echando un ojo a los títulos de Pérez-Reverte que tenía en casa para la conversación que tendría con él en la FIL Guadalajara de este año, volví a encontrarla, fue abrirla y no soltarla hasta el final. Me gustó incluso más que la primera vez que la leí. Un fotógrafo retirado intenta pintar un mural con todos los horrores que ha visto y un soldado, también retirado, lo visita en su torre. Esos dos personajes logran una tensión narrativa perfecta y en ella está la mejor prosa de Pérez-Reverte, me atrevo a decir. Ah, la historia de amor con Olvido Ferrara, los finales de los persoanjes sin cortapisas.  La forma en la que se narran todas las guerras que, irónicamente, se han iniciado en nombre de ideologías bondadosas desde todos los bandos. Me quedo con esta frase: “Todos formamos parte del monstruo que nos dispone sobre el tablero”.

Carolina y otras despedidas, de Elivira Liceaga.
Los relatos de este libro son de una intimidad profundamente humana, sin estridencias, con elegancia pero sin concesiones cuentan historias en las que podríamos vernos todos: un padre que envejece, una compañera de departamento de la que quizá nos hemos enamorado, una homeless que nos reta con su existencia sin ornamentos sociales al mirarnos en la calle. Es el primer libro de Elvira Liceaga y celebro que nazca una escritora de cuento —uno de mis géneros favoritos, con tal capacidad narrativa. Si lo encuentran, es de reciente publicación, no duden en hacerse de un ejemplar.

Cada perro tiene su día, de Ramón Córdoba.
Es la historia de un hombre que podría ser todos los hombres. Un personalísimo viaje del héroe contado con una escritura minimalista y profunda, impecable. A golpe de marro y cincel para tirar los muros de su azotea, el personaje hace un recuento de su vida pasando por pasajes oscuros e iluminadores que incluyen excesos, drogas, extrañas experiencias sexuales, almas compasivas, ángeles y demonios interiores. Con la inteligencia del sentido del humor y con una prosa que avanza sola, esta novela de Ramón Córdoba me dejó con la sensación de que somos criaturas intemporales, de que quizá todos lo hemos vivido todo o lo viviremos todo pero no nos atrevemos a contarlo, a imaginarlo siquiera. Bellísima y lúcida historia. Que nadie se la pierda.

Poesía completa de Efraín Huerta.
Volver a Efraín Huerta es volver al sentido del humor, a la irreverencia, a la riqueza de la brevedad, al amor por la Ciudad de México, a la animalidad de la existencia. Con tantas fake news y correcciones políticas mutilando la realidad, asomarse a la poesía es tener la valentía de conservar una herida para mirar las más grandes verdades, esas que acarician pero también dañan. Todo el año tuve el ejemplar del Fondo de Cultura Económica de la poesía completa de Efraín Huerta en mi mesa de noche, antes de dormir o al despertar, leía dos o tres poemas con calma, con entrega, en voz alta.

Qué maravillosa experiencia, es un libro para toda la vida.
Me despido con un único deseo para el año que empieza: Que el arte siga siendo el mejor mensajero para contar lo que somos, que las buenas intenciones no mutilen la inteligencia, que recordemos que cuando el bien se impone se convierte en mal, porque como decía Amos Oz: la literatura sirve para entender a los otros.
Y yo estoy convencida de que esa es la enorme ganancia de la literatura para nuestra especie. Entendernos, no juzgarnos, no prohibirnos: entendernos. Que su 2019 traiga muchas letras de esas que derriban prejuicios porque miran al abismo, al alma.

¿Te gustó? Compártelo:

@AlmaDeliaMC

Por Alma Delia Murillo.

viernes, 28 de diciembre de 2018

11,554. EN TRES MESES YA HAY BUENOS RESULTADOS.


Por Everildo González Álvarez.
Ambientalista y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

El compromiso a la ciudadanía de Zamora se hizo en campaña, bueno, desde antes, se dijo que se mejoraría la imagen del municipio, así lo mencionó el entonces candidato y ahora presidente Lic. Martín Samaguey Cárdenas, y el cambio se ve.

El trabajo que ha llevado a cabo la coordinación de Parques, Jardines y Ecología a fin de cumplir con ese compromiso, ha sido arduo, se ha trabajado como debe ser para tener resultados que en este fin de año, en menos de cuatro meses, están a la vista.

Por las lluvias y por la carencia de trabajo, para donde  se fuera en el municipio, el común denominador era el zacate que en muchos lugares rebasaba los tres metros de altura, por una gran cantidad de banquetas ya no se podía transitar el zacate se había apoderado de ellas y las personas tenían que bajar a la calle con los riesgos que ello lleva, pero también ese zacate era lugar propicio para que ahí se aventara la basura y se convirtiera el lugar en casa de roedores y otros animales.

Con cuatro desbrozadoras y machetes se inició la guerra contra el zacate y el pasto crecido, ya esos lugares tienen otro rostro y algunos de ellos son: Centro de Integración Juvenil en dos ocasiones, Acceso norte en tres ocasiones del panteón municipal al libramiento, la Avenida Juárez del monumento a la central de autobuses en dos ocasiones, la Avenida Gómez Morín, la Avenida del Bosque y la del Árbol, los parques del Fracc. Las Fuentes, las canchas de futbol de las comunidades de Santiaguillo, Romero de Guzmán y El Vergel que incluyó los lados de la de basquetbol, los CEDECO de Ario, La Libertad, Valencia, El Vergel, Miguel Regalado, la Avenida Ferrocarril de la antigua estación a la Avenida 20 de Noviembre en dos ocasiones, el Fracc. Monte Olivo.

-Falta una cuarta parte-, la colonia Acanto segunda sección, todo el Fracc. La Floresta, el parque de La Florida, el ICATMI, el CBTIS 52, la Avenida Santiago, la Calzada Zamora-Jacona en dos ocasiones, la colonia El Campanario -incluyendo la cancha de futbol-, el parque Real de Valencia, el lado Oriente del acceso Norte hasta el centro comercial, lado Norte del camino del Puente de Tubos a Ario, toda la colonia Villa Olímpica, parte de la Av. 20 de Noviembre, una parte del Fracc. Altamira, cancha de futbol frente al panteón en Ario, área de donación de la colonia Valle Dorado, parques, camellones y banquetas del Fracc. La Luneta, parque contiguo al CEDECO El Vergel, jardineras de la plaza, del atrio de San Francisco y de atrás mercado de los dulces, el Centro Regional de las Artes  aquellos que se atendían y que son.

En este punto falta por hacer, aún hay banquetas invadidas de zacate, claro que quedan áreas de donación que deben ser atendidas, falta podar el zacate de los lados del camino a Lindavista, el lado Poniente del Acceso Norte y banquetas y lo que se conoce como Vías Verdes entre otras.

Por lo que hace al riego, con una de cuatro pipas -tres descompuestas- se a estado regando todo incluyendo arbolitos, noche buenas y otras plantas que se han plantado. Este ha sido uno de los puntos en que más se a hecho necesario contar con sistemas de riego y pipas., sin embargo también se tienen buenos resultados como se podrá ver.

 Se ha atendido de manera inmediata las solicitudes de poda de árboles, de los muy altos se han hecho pausas en aquellos que se requiere la pluma con canastilla por no contar con una y tener que esperar a que alumbrado público la pueda facilitar. Las últimas podas de árboles han sido en los árboles de las plazas de las comunidades de Romero de Guzmán, Atecucario, Santiaguillo y Ario, y se han atendido las solicitudes de algunos centros educativos

En los meses de Septiembre, Octubre y parte de Noviembre se plantaron 2,630 arbolitos en lugares del municipio como Acceso Norte, Av. Gómez Morín, CEDECO Valencia, Ario, La Libertad y el Vergel, en jardines de la alberca municipal, en la Av. 20 de Noviembre, en el camellón y banquetas de la Av, Santiago, en jardineras y parques del Fracc. Las Fuentes, en la Calzada Zamora-Jacona, en banquetas de Av. Madero del panteón a San Joaquín, en colonia Valle Dorado, en Av. Juárez Oriente, en avenidas del Bosque y del Árbol, a los lados del camino de entrada a la comunidad La Labor así como en la cancha de futbol, en las canchas de futbol de las comunidades Romero de Guzmán y Atecucario

Por lo que hace a los parques, cabe mencionar que se han atendido y que son: la plaza, el Teco, la Calzada, los tres de La Luneta, el de La Florida, la glorieta 5 de Mayo, camellones del Acceso Norte, camellones, jardinera y pequeño jardín de la Av. Ferrocarril.  Cabe mencionar que cinco parques que se encontraban en total abandono, nunca se habían atendido, ahora lucen bien para gusto y disfrute de los vecinos, estos son: Real de Valencia, Campanario, Paseos del Bosque, Palo Alto, Valle Dorado. A ellos se les limpió de maleza, se reforestaron y barrieron y un día a la semana una persona va a hacerles limpieza, además al de Paseos del Bosque -conocido como olvidado-, en las jardineras se pusieron plantas de ornato, en este hace falta la poda de árboles

Por lo que hace a embellecer el municipio con plantas de ornato, en algunas partes se puede ver que ya lucen plantas como punto de cruz, malvas y noche buenas para las que los comentarios de ciudadanos son buenos, es un hecho que Zamora cambia para bien y esto debe representar más turismo

Se cuenta con el vivero municipal, no como antes que solo era almacén de arbolitos, ahora se lleva a cabo, además, reproducción de plantas de ornato, se embolsaron los tres mil pinos greggi y ahora se hace lo mismo con los llamados palo dulce, para esto se cuenta con excelente tierra en cantidad suficiente, con bolsas, semillas y fertilizante. El plan es que el vivero sea autosuficiente en un corto tiempo y que ni se tengan que traer arbolitos ni comprar plantas.

¿Qué sigue? Para el próximo año 2019, se debe continuar con lo hecho en estos últimos meses, se debe ir al rescate de las áreas de donación para, aquellas que sea factible, convertirlas en parques, limpiar y acondicionar aquellos parques olvidados, terminar la limpieza de maleza en las banquetas, implementar sistemas de riego en camellones, jardineras y parques, continuar la campaña de reforestación, tener un inventario de arbolitos y revisar y atender aquellos que tienen plaga o se encuentran enfermos. En banquetas donde sea posible, se deben plantar arbolitos.

El Presidente, Lic. Martín Samaguey quiere entregar un Zamora mejor, más verde, con más flores y así será, en eso se trabaja y para eso está Parques, Jardines y Ecología.
                                     
EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.

jueves, 27 de diciembre de 2018

11,553. EL PAÍS DE CABEZA.


LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

El país de cabeza.
A estas alturas es noticia muy sabida la caída del helicóptero en que perdieron la vida cinco personas, entre ellas, la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso y su esposo, el exgobernador y senador Rafael Moreno. Como se vea, es tragedia para cinco familias.

El dueño del predio donde cayó la aeronave, Raymundo Coyotécatl, afirma que el helicóptero iba en llamas en el cielo, que al poco se oyó una explosión y varias gentes se fueron al lugar a ver qué había pasado. Coyotécatl está muy molesto y quiere saber quién le va a pagar los daños a su terreno (24 metros de ancho por 400 metros de largo, de cultivo)… “(…) ya se murió, pues ya qué (…)”. Hay gente así.

Puede ser un accidente, debe investigarse como si no lo fuera. Es asunto muy grave. La  seguridad sobre la completa inocencia de nuestro actual gobierno federal, permite abrigar la esperanza de que se sepa la verdad, toda. Pero ojalá reflexionen morenistas y similares en lo serio que es seguir crispando la política: no estar de acuerdo con Morena o con el Presidente, nuestro Presidente, no es ser una sabandija, ni un traidor digno de los calificativos más violentos, ni de una pira de leña verde. Hay que comportarnos, todos.

Desde las “benditas redes sociales” (AMLO ‘dixit’), se han dado vuelo algunos irresponsables, insultando y asegurando que es un crimen de Estado. Ojalá algún día se logre -es casi imposible-, normar que quienes escriben en internet y las llamadas ‘redes sociales’, estén debidamente identificados: libertad de expresión y anonimato no son coprincipios. El que habla o escribe incógnito, no ejerce la libertad de expresión, ejerce el anonimato, que salvo los casos previstos en la ley, suele ser el escenario idóneo de cobardes y calumniadores (algunos  pagados).

No son tan raros los accidentes de helicópteros, recuerde algunos en que estuvieron involucrados funcionarios de gobierno:

El 10 de febrero de 2018, un helicóptero de la Policía Federal cayó en Jalisco, no hubo muertos. El 16 de febrero de 2018, se desplomó el helicóptero en que iban el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida y el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat: ellos se salvaron, murieron trece personas. El 21 de octubre 2018, un helicóptero de la Marina Armada, cayó en el Golfo de California, un desaparecido, dos lesionados.

Tengamos presente el que costó la vida al secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora y siete personas más, el 11 de noviembre de 2011, al estrellarse el helicóptero en que iban, cerca de Chalco, Estado de México.

El 18 de noviembre de 2008, al norte de la ciudad de Chihuahua, Chihuahua, cayó un helicóptero de la PGR, dos fallecidos. En octubre de 2011, un helicóptero del gobierno del Estado de México se desplomó en calles de la delegación Coyoacán, dos personas muertas. En mayo de 2005, una aeronave de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes se desplomó en la zona de desagüe del Canal de Chalco, murieron tres personas.

Una excepción en esta lista de helicópteros caídos, por su importancia, es la del 4 de noviembre de 2008, cuando un Learjet ejecutivo propiedad de la Secretaría de Gobernación, se estrelló en la zona financiera de Las Lomas, entonces D.F., murieron el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, secretario de Gobernación y 14 personas más: trece en el lugar del siniestro, dos más en el hospital.

El 21 de septiembre de 2005, cerca de San Miguel Mimiapan, en Xonacatlán, se estrelló el helicóptero en que viajaba el secretario de Seguridad Pública, Ramón Martín Huerta. Murió. El gobierno federal reservó por 12 años el informe pericial sobre las causas.

En 2002 se desplomó el helicóptero rentado por el municipio de Atizapán; iba el Director de Seguridad Pública; no hubo fallecidos. El 22 de Marzo de 2000, el jefe de la Policía Estatal del Edomex, Hugo Piña Luna, la subsecretaria C de Gobierno, Olga Navarro Legorreta, y cuatro personas más murieron al caer el helicóptero propiedad de la Policía Estatal.

En febrero de 1998 se desplomó un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública, murieron tres uniformados. En marzo de 1995, un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública, chocó con una antena en la Colonia Viaducto Piedad: murieron tres y hubo un lesionado.

El 18 de diciembre del 2001, el entonces gobernador de Puebla, Melquiades Morales Flores y su comitiva por poco mueren al caer el helicóptero en que iban. 

También se caen los helicópteros privados. Por ejemplo: en julio de 1996, uno de Televisa se desplomó en plena CdMx, murieron el piloto, un reportero y un camarógrafo. En enero de 2010, se accidentó en los límites de la entonces delegación Cuajimalpa, el helicóptero del empresario Moisés Saba Masri; él y cuatro más, fallecieron. En marzo de 2007 un aparato de Telmex cayó en la colonia Arenal. En marzo de 2006 cayó el helicóptero en que viajaba Jorge Valdano, extécnico del Real Madrid: ocho heridos. Y más…

Trece accidentes aéreos en que han estado involucrados personajes públicos. Ni uno del Estado Mayor Presidencial.

Conviene que alguien haga recapacitar al Presidente de la república sobre la grave obligación que tiene de permitir ser custodiado por los militares especializados en eso: cuando el Presidente de la república viaja en vuelos comerciales, es un riesgo inútil y pone en peligro a los demás pasajeros.

Ya no es un candidato, ya ni es Andrés Manuel López Obrador, es mucho más: es el Jefe de Estado y de Gobierno, Comandante Supremo de nuestras fuerzas armadas. Debe sujetarse a los protocolos de seguridad establecidos dada la importancia de sus responsabilidades. No es si quiere, es que debe. Y tampoco puede salir a pie de Palacio Nacional para cruzar la calle rumbo al edificio de la Suprema Corte, rodeado de gente sin ningún control. Si hace falta, que se lo imponga el Congreso. Es mucho lo que está en riesgo.

Nadie duda de su popularidad ni de los muchos que lo veneran, es que basta un loco, un fanático o un imbécil, para que quede el país de cabeza.