lunes, 7 de enero de 2019

11,573. MÚSICA DE VIENTO.


LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Música de viento.
Tía Jose y tío Agustín no era muy listos y su hijo Pepe (ya sabe quién, el más impresentable primo que tenerse pueda), los tenía convencidos que sacar menos de seis, pero arriba de 5 de calificación, era aprobar la materia, porque era más de la mitad: 10 era el máximo, cero, el mínimo, la mitad, 5; luego entonces, a partir de 5.1, se había pasado la materia… y quién es uno para andar de metiche: lo creyeron hasta el día en que se presentaron ante el Creador (cada uno a su hora, pero seguro que el Buen Dios los exentó del juicio, nomás meneando la cabeza… algo de inteligencia es necesaria para pecar, digo, algo).

El caballeroso y sonriente señor Carlos Urzúa, nuestro secretario de Hacienda, la semana pasada (el dos de enero), explicó a todos los alegres tenochcas simplex que compran gasolina, que no hubo gasolinazo. Bueno… vamos por partes:

Los aumentativos en español (se ignora todo lo relativo a las “lenguas originarias”), son: ote u ota (amigote, tortota); ón u ona (zapatón, mujerona); ton o tona (hombretón, cachetona); cón o cona (atracón, bocona); rrón o rrona (agarrón, socarrona); acho o acha (vivaracho, desempacha); otros… y azo (gasolinazo).

Quedamos claros: gasolinazo es el aumentativo mexicano referido al aumento del precio de venta de la gasolina. Por lo que si es aumentativo, no puede ser diminutivo, de manera que (por poner un ejemplo), no hay “gasolizacito”, que es lo que don Carlos Urzúa nos quiere hacer creer: que el aumento de precio de venta la gasolina a partir del 1 de enero, no es un aumento de precio, porque subió lo que subió la inflación, pero no subió la gasolina (aunque usted con el mismo dinero, recibirá menos litros… o por los mismos litros pagará más: porque ¡subió el precio!).

Por supuesto don Carlos no es tonto. Sucede que en este caso, le toca bailar con la más fea, porque el Presidente de la república declaró en una de sus madrugadoras ruedas de prensa, que los que estaban esperando un gasolinazo el 1 de enero, “se quedaron con las ganas” (pues, viera que no, ni queríamos que subiera el precio, ni nos quedamos con las ganas: sí subió); y con toda lealtad, el día 2, don Urzúa salió a defender que no hubo gasolinazo. Para no calumniar (luego uno no entiende), le transcribo literalmente, lo que dijo en entrevista con Francisco Nieto de El Heraldo de México ese día 2 (que lo ha de tener con la cara caliente a don Carlos); va:

““No es un gasolinazo, es la inflación general que habrá en 2019”, insistió Urzúa Macías. Agregando la inflación proyectada para 2019, el litro de la gasolina magna pasaría de 19.99 el litro a 20.66 pesos y en esa misma proporción costará la Premium y el diésel.

¿En qué se compromete el gobierno en el tema del combustible?

El compromiso es muy claro: no van a subir las gasolinas, sólo la inflación. Eso es todo. Entonces, uno va adecuando, el impuesto especial, de acuerdo a como suba o baje (el combustible).

Pero fijado un precio, nuestro compromiso es que el 1 de enero habrá un precio, pero en diciembre, ese precio, en promedio, sea a lo sumo el mismo precio, más la inflación, que en este caso, para 2019, es 3.4 por ciento.

¿Por qué no se trata de un gasolinazo? La gente cuando vea que subió la gasolina así lo pensará…

(Respuesta): No es un gasolinazo, porque no crecen en los precios en términos reales, por lo tanto, no se puede considerar que sea un gasolinazo. ¿Me explico? Es decir, es como si usted paga por un bien 20 pesos y un año después paga por el mismo bien la cantidad de 20.64 pesos, que es el 3.4 por ciento de la inflación. Pues es lo mismo, en términos reales, porque hubo una inflación general de ese porcentaje.

Con la inflación, ¿cuánto va costar el litro de gasolina en enero de 2019?

Ahí ya depende de cuánto específicamente sea el precio en un determinado momento”. (Fin de la cita).

¿Ya entendió?...  “no van a subir las gasolinas, sólo la inflación”… están graves… ¿y de cuándo acá le atina el gobierno a la inflación?

Por estas cosas, en las religiones se establecen dogmas, que son verdades reveladas por el Altísimo, sean o no creíbles. Con todo respeto: para los católicos, Dios es Uno pero es Trino (la Santísima Trinidad), o sea: Dios es Uno pero son Tres (Padre, Hijo y Espíritu Santo)… y como es recado de parte del Creador, eso no se discute, así es y punto. Está bien.

Sería lindo (diría un argentino), que el Presidente o su secretario de Hacienda, salieran a decir las cosas a lo pelón: -“Nadie queremos que haya gasolinazos, pero es imposible: lamento informar que la gasolina sí subirá de precio, lo menos posible, nomás la inflación…” ¡pero, espere! (como en los infomerciales): eso tampoco es cierto, al menos mientras importemos gasolina, porque si en una de esas sube el precio en los EUA, acá se va a armar la de ¡Dios es Cristo, sarracenos!    

Ni la economía ni la política ni nada racional, funciona con dogmas, a veces se  adelantan teorías, sujetas a comprobación. La gente en cambio, muchas veces sí funciona por creencias (uno le cree al médico que tiene que inyectarse algo que arde como chile; no sabe, cree: pone la nalga, se deja inyectar, confiando en que el médico no sea un bromista), pero en cosas sencillas como el precio de las cosas,  nomás faltaba que don Carlos Urzúa de todos nuestros respetos, espere que le creamos que si algo cuesta más dinero, no subió de precio. Sí subió. Punto. Y como sí aumentó, se le aplica el aumentativo: gasolinazo.

Encima, parió la abuela: el viernes pasado publicó toda la prensa que en la última reunión del Banco de México (19 de diciembre de 2018), las conclusiones fueron más bien pesimistas, con “inquietudes” sobre cuánto se podrá elevar la inflación y bajar el crecimiento económico, cuyo principal obstáculo es la “elevada incertidumbre” en política interna por los planes de AMLO (casi cinco veces mayor que el posible impacto de la corrupción). Falta que don Urzúa nos explique qué dijo el Banco de México y ya sabe, para este gobierno, lo demás es música de viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: