miércoles, 9 de enero de 2019

11,585. AMLO, GASOLINA Y ERROR DE CÁLCULO.


LA ECONOMÍA Y USTED.

Por Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

CUITAS DE INVIERNO.

En la penumbra vaga del alma,
se remueven las ánimas tristes.

Que regresarías con los días,
alguna vez lo prometiste,
que estarías a mi lado sin duda,
sin temor a lo fallido lo harías,
falsa forma de evadir el olvido.

Este invierno, amor de siempre;
no es diferente ni más frío,
simplemente faltas.

eliseo.

Nos guste o no, la escasez de gasolina y diésel en la región del Bajío esta causando tal enfado y real molestia en la sociedad; que comparado con el gasolinazo, en términos electorales y de preferencias se pueden equiparar en el sentir cotidiano.

Y es que la sociedad es tan veleidosa, que con pequeñas cosas se le puede conquistar, y con esas pequeñas cosas igual se le puede perder.

Por desgracia al mexicano se le ha educado en  la mala práctica de la corrupción y la componenda...¡el que no tranza no avanza! ¡Me vale madre todo; yo tengo palancas! ¡ese pinche político es bien chingón por que se hizo millonario de no tener nada! ¡mejor un chingón corrupto rico, que un buen ciudadano muerto de hambre! 

En esta vorágine de cosas, se nos presenta una guerra en contra de la delincuencia gasolinera desde la muy demostrable decencia del presidente López Obrador; y dentro de las consecuencias tenemos una impaciencia propia de la dependencia del objeto-motor como forma de movilidad de las personas. Somos una sociedad de flojos imposibilitados a movernos si no es en coche; situación que entra en los patrones educativos del mercado por encima de la salud física. Pocas personas aceptan moverse si no lo hacen en su coche...; subirse al transporte público es muy naco..., no va con ellos.

Lo digo, lo veo, y lo lamento; AMLO se equivoca en la táctica de ataque a la delincuencia de los energéticos; acierta en la necesidad de hacer lo posible por resolver este problema; falla en las formas. Debe entender que las razones que le llevaron al triunfo electoral fueron, entre otras cosas el encabronamiento de la sociedad ante las políticas públicas de Peña Nieto; hoy este sentir se enfoca en su persona, pero con más violencia, con más fuerza, dada la capacidad de las redes sociales.

Queda perfectamente claro que la lucha tiene que darse, que es una vergüenza el saqueo nacional de los recursos; pero no podemos decir que la sociedad está lo suficientemente educada para aceptar y soportar ciertos esfuerzos y sacrificios; no se acertó en las formas por desgracia.

Si esto sigue así, lo más probable es que deje la presidencia en tres años; toda vez que él desea someterse a plebiscito a mediados de su mandato para saber si la sociedad desea seguir apoyándole; y, como lo hemos comentado; el estado de ánimo de un pueblo con mala educación lo hace reaccionar de manera visceral exigiendo la comodidad de las cosas a que se le ha acostumbrado; por lo que no se extrañe, amable lector, que en estos días las encuestas de opinión nos indiquen, para felicidad de millones de enemigos que tiene, que su popularidad se ha desplomado, y que no es más ya el "semi-dios" que se habían imaginado.

Efectivamente, no queda la menor duda, AMLO solamente es un político honrado, decente y con buenas intenciones; pero se está enfrentando a un enemigo muy poderoso formado, AL PARECER, por una delincuencia tanto de cuellos bancos como de delincuentes comunes; es decir que desde dentro del sistema público se tiene al enemigo ligado con el crimen organizado. 

Pemex, rumor a gritos, al parecer, está plagada de malos trabajadores que han hecho daño a la nación; y esto hace que la lucha en contra del robo de combustible sea más complicada de lo esperado.

No decimos que AMLO no debió hacerlo; decimos que se equivocó  en las formas; desde antes de tomar el poder se equivocó en sus comentarios al afirmar que en seis años debía hacer lo de doce, error de cálculo; nadie puede hacer más allá de lo que sus fuerzas e inteligencia le permiten. 

AMLO es fuerte e inteligente, pero un gobierno necesita además esa cosa llamada sentido común; tacto, y mucho cuidado con la opinión pública de los intereses creados que no saben de lealtades y respeto por nada que no les dé un beneficio económico. 

Si ya de por sí, la cancelación del aeropuerto en Texcoco le significó un golpeteo fuerte; este proceso de desbasto de gasolina le va a dejar muy débil de imagen...,¡para felicidad de millones de mexicanos que le odian con un rencor enfermizo..., (igual que a Juárez por ser un indio...; que a Madero por ser un lunático-espiritista, y que a Cárdenas acusado de comunista).

Por desgracia un pueblo mal educado y mediático (manipulado por los medios) piensa solamente en lo que le preocupa en el momento; capaz de preferir la delincuencia descarada que la justicia tardada; capaz de aplaudir a los chingones que se joden a los demás..., y lo presumen.

Así que, quien es capaz de asumir el riesgo de enfrentar estos problemas a costa de persona misma, no necesariamente es reconocido en su esfuerzo, si los resultados no son agradables al momento. 

Que quiere, después de décadas pregonando mi discurso de la sensatez por encima de la codicia, me queda claro que la mala educación es capaz de hacer que la gente que hace fila en las gasolineras diga..., ¡me vale madre que sea robada..., lo que quiero es gasolina; me vale madre la decencia y honradez, mi tanque lleno de gasolina y al diablo el respeto! 
Sin comentarios.

Le abrazo con cariño; yo sigo disfrutando de caminar...; Zamora nunca ha sido para coches..., Morelia no tanto, pero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: