viernes, 12 de abril de 2019

11,869. EL DILUVIO.


LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

El Diluvio.
Le ganaba la risa a la abuela Elena, la paterno-autleca, cuando contaba que su mamá era en ese entonces, la mujer más terca del país y que aparte, por razones nunca sabidas, odiaba a su suegro con todas las fuerzas que le daba el alma, pero tanto, que dejó incendiar su casa. Como lo oye (lo lee, para ser precisos). Estando en llamas la cocina, pidiendo auxilio la bisabuela a grito pelado, entró su detestado suegro con un balde de agua y ella dijo; -¡No!, ¡usted, no pisa esta casa! –y se incendió completa. A todo dar.

La inseguridad pública y la delincuencia organizada son parte de los problemas reales de México. No está rebasado el Estado ni por una ni la otra y en lo general, el país funciona… pero es ceguera voluntaria negar que amplias regiones, grandes masas de capital, algunos estamentos públicos y políticos, están bajo el control de la delincuencia organizada (la desorganizada no, esa no controla nada, aunque dé tanta lata). Y ese lujo no los podemos conceder; ya hemos pasado en el siglo XIX, décadas de bandidaje generalizado, levantamientos armados, asonadas, revoluciones y contrarrevoluciones, y entonces, se resolvió todo ahogando en sangre a los opositores y a los malhechores, aunque don Porfirio Díaz se haya referido a ello en términos un poquito alejados de la realidad:

“Fue mejor derramar un poco de sangre, para que mucha sangre se salvara. La que se derramó era sangre mala; la que se salvó, buena.” (Entrevista al entonces presidente Porfirio Díaz, hecha por el periodista estadounidense James J. Creelman, publicada en el periódico mexicano más importante de la época, El Imparcial, el 3 de marzo de 1908).

“Un poco de sangre”… bueno, pero nada más la que era mala, según él. Bonita cosa, depender del criterio de un solo hombre la justicia de toda la nación. Bonita cosa… pero era inevitable, a fin de cuentas, no había opciones: a sangre y fuego, pero se empezó a construir un país gracias a eso. Tristeza.

Tendríamos que reflexionar un poco antes de oponernos así, al bulto, a los nombramientos de quienes serán responsables del desempeño de la Guardia Nacional (nuevo nombre de lo que ya teníamos, en apego a nuestra mexicanísima costumbre de cambiarle el nombre a la cosa esperando que la cosa cambie). Como sea, lo que el Presidente de la república pidió se le ha entregado: una nueva corporación, con nuevas leyes (por si está leyendo esto un extranjero: es todo lo mismo, con diferente vestuario y maquillaje, todo lo mismo, vaya a creerse el cuento).

Lo realmente necesario era legitimar la intervención de nuestras fuerzas armadas en sus acciones de seguridad pública, pero eso parece ser el himen patrio y de ninguna manera lo autorizó nadie (ni se propuso así, en serio). De este modo, los cambian de nómina a los militares y mágicamente dejan de serlo, para ser civiles… no vaya a peligrar el país. Así somos.

Si México no recupera lo más pronto posible, la seguridad pública, si no regresan los desechos sólidos, las heces fecales (la mierda, pues), al albañal, lo que sigue es de pronóstico reservado. Y lo comento así porque así como donde hay un ser humano hay caca, igual siempre habrá delincuencia, siempre ha habido, desde la prehistoria (sin duda), es inherente a nuestra naturaleza como especie: nunca falta un descarrilado, pero deben ser pocos, y deben ser siempre metidos al aro y vivir bien escondidos en el albañal, con temor a la ley (con perdón, pero así es esto: los delincuentes deben tenerle miedo a la ley, por inflexible, porque los cuerpos policiacos sean implacables, no bárbaros, pero sí inexorables, respetando ellos, los primeros, la ley, los derechos, pero persiguiendo sin piedad ni tregua a los criminales).

No existe ni puede existir una humanidad idílica, con todo mundo respetando siempre y completamente, todas las leyes. Lo que sí es posible es que lo normal sea la seguridad y lo anómalo, el crimen. Hoy no es así en varios lugares del territorio, y no podemos seguir discutiendo mientras el incendio gana terreno.

Tampoco podemos aceptar el lugar común de que nuestro gobierno es una birria, nuestra justicia de risa y que nuestros cuerpos policiacos son una bola de delincuentes, corruptos o imbéciles. Si eso fuera cierto el país sería un despelote y no lo es, no es un desgarriate ni un “paisito”, no: somos la economía número 15 del planeta Tierra (segunda de Latinoamérica), con un producto interno bruto (reporte del Banco Mundial para 2017), superior a 1 billón 150 mil millones de dólares (por ahí de 22 billones de pesos), con exportaciones anuales arriba de 41 mil 352 millones de dólares (90 por ciento manufactureras, bendito sea Dios, ya no dependemos del petróleo).

Nuestro actual Presidente de la república debe haber tragado sapos para aceptar que en el ámbito federal, la seguridad pública quedara en manos de personal con disciplina militar, contra sus muchas declaraciones en contra de eso durante su larga campaña por el poder. La realidad se impuso y más o menos presentada la cosa como “civil”, la realidad es que nuestros militares junto con nuestros policías federales, son los que le van a plantar la cara a la delincuencia organizada y el pecho a las balas, por cierto, que los delincuentes no reparten mentadas de madre, sino balas, de alto calibre, con armamento de primera calidad.

Ayer anunció la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) que va a ver bien los nombramientos de los mandos superiores de la Guardia Nacional, porque tal vez, acuda a la Suprema Corte a impugnarlos, pues, en palabras de Luis Raúl González Pérez, presidente de la CNDH: “En los términos constitucionales la Guardia Nacional se acotó a una adscripción civil. Lo óptimo es que hubiera tenido un perfil civil, hoy conocemos que tendrá un perfil militar. Pero no hay que hablar sobre si está en proceso de retiro (el general Rodríguez Bucio), tenía que estar ya en retiro o con licencia”.

De veras, don Cenedacho, mucho ayuda el que no estorba. No hay margen: es esto o el Diluvio.

jueves, 11 de abril de 2019

11,868. ¡ZAPATA REVIVE!


LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde Chiiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¡Zapata revive!
Se avisa al patriótico lector de esta Feria, que es políticamente incorrectísima. Puede darla por leída, ahorrarse un berrinche y recuerdos ingratos de la subcomandanta Yolanda, “mater et magistra”, inocente de los impíos teclazos de este López:

México, nuestra querida y risueña patria, tiene sus peculiaridades, unas maravillosas y otras no tanto. Entre estas últimas se encuentran nuestros desatinos con la historia, nuestra capacidad de disimulo y la colección de frases hechas que repetimos o que oímos repetir, sin que se nos mueva el copete.

Ayer se cumplieron cien años del asesinato de Emiliano Zapata y se repitió hasta la náusea: ¡Zapata vive!... bueno, la lucha sigue y sigue.

¿Qué de veras, ya nadie escribe?, se nos han desgastado las frases bombásticas, de grandilocuencia de tres tandas por un boleto, y que de tanto repetirlas, rayan en la comicidad: ¡Zapata vive!, se dice con entusiasmo… en el recuerdo de los cien años de su muerte.

¡Como sea, zafio López! (exclama un sincero zapatista de hoy), ¡como sea!: si él falleció, sus ideales viven ¡viven!, por lo pronto: ¡Tierra y libertad! (nota impropia: la frase no es de Zapata, es de Ricardo Flores Magón, “sorry”); lo que sí decía, por si le resulta familiar, es: “Perdono al que roba y al que mata, pero al que traiciona, nunca”.

Por supuesto ayer se elevó en una competencia de discursos y babas, la figura de Zapata, a las cumbres en condominio de gigantes, santos y próceres. Claro, disimulando que en su natal Morelos, los memoriosos eventos culminaron en muestras de exaltado repudio al actual gobierno federal (cosa que uno no se explica, sus razones tendrán).

Disimulando también, que la prensa nacional de la época, difundió la noticia de la muerte del “Atila del Sur”, celebrándola: “Murió Emiliano Zapata; el zapatismo ha muerto. El sanguinario cabecilla, cayó en un ardid hábilmente preparado por el general don Pablo González” (Excelsior, portada edición del viernes 11 de abril de 1919).

Disimulando también, que “zapatismo” en esos tiempos, era sinónimo de horror en el centro del país: “(…) banda de salvajes malhechores, violadores y asesinos (…)” (no a causa de la propaganda oficial, como apunta Víctor Belén, noticieros Televisa, abril 8 de 2019, sino porque sí provocaba terror, pánico, miedo y espanto, la simple cercanía de tropas zapatistas).

Disimulando, por supuesto, que otro revolucionario, como José Vasconcelos, consideraba al zapatismo una lacra (a uno no le crea nada, ahí chéquelo en “El desastre: El proconsulando”, de la autoría de don Pepe; vol. 2, México, FCE, 1982 -Memorias-, página 34); y que el mismo señor Vasconcelos decía lindezas de Zapata, como que era un “cacique mestizo autoritario que había tomado ventaja de la lucha india y reservado para su propio beneficio y el de su familia tierras usurpadas ilegalmente (…) el suriano era un analfabeta borracho y su movimiento estaba pobremente inspirado en “los horrores aztecas de los fusilamientos sin juicio”” (nota campechaneada del citado texto del señor Belén y de los escritos de don Pepito en “Ulises criollo: La tormenta”, vol. 1, México, FCE, 1982 -Memorias-, páginas 609 y 610).

Disimulando porque ya ni se acuerdan, que Zapata fue destituido por el presidente provisional Eulalio Gutiérrez (“Acuerdo de alta justicia destituyendo a los generales Francisco Villa, Emiliano Zapata y Venustiano Carranza, enero 15, 1915”; véalo en Román Iglesias González (comp.), “Planes políticos, proclamas, manifiestos y otros documentos de la Independencia al México moderno, 1812-1940”; UNAM-IIJ, sin fecha, páginas 744 a 751).

Disimulando todos sin excepción, que Zapata rompió con Madero, el apóstol de la democracia, al que don Emiliano le dedicaba chiflidos algo obscenos. Y que luego rompió también con Carranza… bueno, hasta que mandaron al vil Jesús Guajardo a asesinarlo, cosa fea. Eso sí.

Por supuesto Zapata no fue un demonio, ni un santo. Y por supuesto, gracias a él no quedó la lucha agraria como nota a pie de página en la historia nacional, aunque el verdadero personaje que atendió los afanes de nuestro campesinado, fue Lázaro Cárdenas, quince años después de la muerte del caudillo sureño. Con resultados por aclarar pero les cumplió, aunque siguieron (siguen) en la miseria.

Zapata firmó una carta el 17 de marzo de 1919, la última de su vida, que hizo pública, dirigida a Venustiano Carranza, entonces Presidente (y él no reconocía, cosas de don Emiliano), que se esconde y no se publica más, porque dice cosas que los sucesivos gobiernos, de 1919 a 2019, consideran “delicadas”, unos pocos ejemplos (sin respetar la ortografía de entonces):

“(…) Voy a decir verdades amargas; pero nada expresaré a usted que no sea cierto, justo y honradamente dicho. (…) para triunfar fue preciso pregonar grandes ideales, proclamar principios, anunciar reformas. (…) se pronunciaron palabras sugestivas; eran precisas, indispensables (…) Los procedimientos autocráticos eran inevitables para imponer a una sociedad refractaria a los principios nuevos. (…) Para establecer la libertad hay que valerse del despotismo. Sobre estos sofismas se fundó la autoridad de usted, el absolutismo y la omnipotencia de usted. Usted gobierna saliéndose de los límites fijados al Ejecutivo por la Constitución: usted no necesita los presupuestos aprobados por las Cámaras, usted establece y deroga impuestos y aranceles, usted usa de facultades discrecionales en Guerra, en Hacienda y en Gobernación; usted da consignas (…) se niega a informar a las Cámaras (…) ha instaurado en el país, desde el comienzo de la era constitucional hasta la fecha, una mezcla híbrida de gobierno militar y de gobierno civil, que no tiene de civil más que el nombre. ¡Con cuánta razón los gobiernos extranjeros no tienen confianza en el de usted! Las naciones extranjeras recuerdan la conducta de usted (…) y no tienen para usted sino recelos, desconfianza y hostilidad”.

Si le interesa, San Google la tiene. Léala, es de actualidad… ¡Zapata revive!

miércoles, 10 de abril de 2019

11,867. EL AMOR EN LOS TIEMPOS VIOLENTOS.


LA  ECONOMÍA Y USTED

Por Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LAS ORILLAS.

La lejana historia de la vida,
se prodiga, se anuncia inexorable,
tiempo de lluvias, algunos dicen,
el agua es vida, simple sentencia,
que acompaña, que celebra infantil,
una y mil formas de buscarnos.

eliseo.

Esto que parece una contradicción enfermiza: amor y violencia, curiosamente es una de las mejores estampas del cine basura muy de Holliwood; pero igual de buena parte del cine clásico mexicano... ¡recordemos los finales de estas películas, en donde en medio de un tiradero de personas, entre heridas y muertas, se alza la figura de un súper "muchacho chicho" que toma en sus brazos a la "muchacha chicha" y le jinca super besotes y arrimones...  ¡aquí si estamos ante un caso de enfermedad mental social. Resulta  verdaderamente insano pensar que una mujer se sienta feliz siendo abrazada y acariciada cachóndamente mientras la sangre corre, los gemidos de dolor casi aplaudidos por los espectadores se prodigan como parte final la historia que nos está contando la película.

Sin embargo, hoy no es película de Holliwood, ni de los hermanos Almada lo que acompaña el día a día del mexicano; los eventos violentos se han multiplicad de tal forma, que pareciera  que ya a nadie le importa lo que pase más allá de las puertas de su casa... ¡Mientras no me afecte a mi, qué me importa!


Cuando se anuncian los niveles de violencia a nivel nacional, y , que en lugar de aminorar, la información nos dice que van en aumento, pareciera que esto fuera un destino irrefrenable, que estamos condenados a vivir y amar sobre un tiradero de cadáveres, y que la muerte tiene que ser un acompañante inevitable.
Nada menos deseable y buscado aparentemente; es aparente porque si.

realmente no nos gusta mezclar violencia con amor, entonces no hay explicación sana que justifique que aplaudamos los finales enfermizos de estas películas.
El país no es una película... ¡pero se están haciendo muchas sobre el tema de la violencia en el mismo!  y si que asusta ver el retrato que resulta de su realidad; no hay forma de pensar que nuestra sociedad manifieste salud emocional cuando, pareciera que no se asusta y preocupa ya de tanta muerte e inseguridad.
¿Me creería si le digo que la violencia como se vive hoy en México inhibe las relaciones amorosas?

¿Que entre más violencia, menos posibilidades de deseos sexuales...?
¿Que con la violencia..., aunque se deseé mucho a la otra persona, se incrementa la disfunción eréctil...?

Esta última parte es penosa doblemente...; saber que se quiere, pero la realidad le indica que no puede, dado el clima de violencia que genera problemas orgánicos y mentales.

Pareciera que nos hemos acostumbrado a vivir de manera tóxica, que aplicamos cada vez más el ...¡me vale madre los otros! pero por encima de esta tendencia, no veo la forma de evadir los efectos del clima de inseguridad que se ha creado en el país.

No es posible que, un día si y otro también de hable de ejecuciones masivas y que se presente como una nota más..., como si fuera lo normal.

¿acaso el amor necesita de un estado violento ? No, eso es imposible, pero lo que no es imposible es la manera en que la industria del entretenimiento se ufana exhibiéndonos un montón de películas y series en donde se mezclan de manera grosera y grotesca amor , deseo y violencia.

Aquí viene a cuento presentar una interrogante... ¿la sociedad actual está lo suficientemente enferma como para aceptar vivir de esta forma...?

Según las tesis del psicólogo social alemán, Erich Fromm, efectivamente  estamos muy, pero muy enfermos; sin embargo pareciera que nos hemos acostumbrado a esta realidad sin aceptarla abiertamente; quien es capaz de sentirse feliz en una sala de cine con el final de la película viendo los besos y abrazos de los chicos violentos, simplemente manifiesta su nivel de enfermedad y toxicidad con que vive.

Si lo duda, observe la industria del entretenimiento y sus contenidos. El problema es que cada vez se manifiesta más en la violencia cotidiana...; cada vez más.
Lejos quedó la arenga... ¡hagamos el amor y no la guerra...!

No se si lo acepte, pero le abrazo con cariño..., ya lo amoroso..., en tiempos de denuncias de acoso por casi todo...., pues si le molesta el abrazo..., ignórelo por favor.

11,866. ENCUENTRO CON GOROSITO…


Por el Dr. (c) Washington Daniel Gorosito Pérez.
Docente, investigador, ensayista, articulista y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI








CODI, CODI, GUAHIF GOMÁLAT*
(TRAIDOR, TRAIDOR, HAY QUE ACOGOTARTE)**
                                                              Recordando la matanza del Salsipuedes
                                                                    11 de abril de 1831-2019 (188 años)
                                                                                del Genocidio Charrúa.

Mayúscula tragedia
que enlutó a mi nación
hace ya más de un siglo
recuerdo con gran dolor.

Salsipuedes no se olvida
en la épica Oriental
resistencia al exterminio
y vergüenza nacional.

Tantas leguas devoradas
entreveros y batallas
luchas por la libertad.

El Ejército Oriental
supo de tú heroicidad,
de tú valía y lealtad
así lo narran los partes
fuiste un soldado ejemplar.

Sarandíes, ñandubáis,
burucuyás y pitangueros
los peinaste al pasar
al galope como el viento
vincha o penacho al volar.

Con la cabeza erguida
sin imaginar siquiera
con que te ibas a encontrar
marcha el pueblo Charrúa
a las puntas del Queguay.

La invitación de Rivera
ayer un hermano más
no era más que una traición
la excusa inseguridad
en la campaña Oriental
se culpaba a los Charrúas
que había que castigar.

Al fragor de la masacre
mezcla de furia y dolor
sentimientos encontrados
Vaimaca se lo espetó
mirando firme a los ojos
de Rivera el gran traidor:

                                          Mira Frutos, tus soldados  matando amigos”.

                                         Salsipuedes no se olvida una tragedia Oriental
                                         se cantaba en los fogones
                                         hoy se enseña en los salones, es historia nacional.

                                         No fuiste exterminado
                                          en tú tierra siempre estás
                                         sos nuestra identidad
                                         en el ceibal florido
                                         y  en el churrinche al volar.
                                         Perdona por la traición
                                         dice este poeta Oriental.

                                       *Lengua Charrúa- Dr. Teodoro Vilardebó (1803-1856)
                                          Fuente: “Código Vilardebó”.
                                        
                                        **Traducción- Seguro Vaimaca lo pensó ante el
                                                               General Fructuoso Rivera,
                                                               de ahí  el título del poema.       
                                                         (Lo anterior es elucubración del autor).

         ¡Hasta el próximo encuentro…!
                              Dr. (c) Washington Daniel Gorosito Pérez.

11,865. GABINETE DE ORNATO.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Martín Moreno.
SinEmbargo. Abril 10, 2019.

Nos toca observar y opinar sobre AMLO y su equipo, un equipo que, hoy por hoy, no existe. Es muy limitado. Gris. Foto: Gobierno de México.

+ Renuncia de Ebrard, primera alerta

+ AMLO, sin freno, desbocado

Hace algunos días, un ex Senador le dijo a la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero: “¿A qué vas a las conferencias mañaneras del Presidente? No tendrías que ir. Tú deberías estar en tu oficina, atendiendo los asuntos del país, concentrada en tu trabajo…”.

La respuesta de Sánchez Cordero fue:

Es qué si no veo al Presidente a esa hora, imposible verlo o comunicarse con él en otro momento del día…

La titular de Segob ocupa, como sabemos, una de las dos carteras más importantes del gabinete presidencial. La pinza la cierra el Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa.

Los integrantes del gabinete de López Obrador solamente lo pueden ver algunos minutos durante sus homilías desde el púlpito mañanero. Después, imposible.

Pero lo más grave, es la falta de peso y personalidad del gabinete de AMLO. Su presencia vacua en las decisiones de Gobierno. Su imagen de mera figura decorativa en la 4ta Transformación.

De ahí, que el sobajado “Canciller” Marcelo Ebrard (Por la tarde, en un tuit personal y no en la cuenta oficial de la SRE, el jefe de prensa, Roberto Velasco, dijo que era “totalmente falsa la información de esta nota”) presentara su renuncia a Relaciones Exteriores el pasado 2 de abril, aunque López Obrador no se la aceptó. “Durante los primeros 100 días Ebrard comprobó que el sexenio de Obrador no está hecho para lucir en el exterior. La conclusión: un Presidente sin brillo internacional mantiene a su Secretario de Relaciones Exteriores como una pieza ornamental”, reveló Fausto Pretelin ayer en su columna de El Economista.

La dimisión no aceptada de Ebrard –que de Canciller tiene lo que el columnista tiene de americanista–, es un primer aviso de cómo la omnipresencia de AMLO en todas las decisiones de Gobierno –usurpando funciones, pasando por encima de la ley, desmintiendo a sus colaboradores, burlándose del poder legislativo como ocurrió con la lamentable imposición de los comisionados de la CRE, vulnerando la autonomía de organismos–, comienza a desestabilizar a su propio Gobierno y a generar un ambiente de zozobra y preocupación por los arrebatos y berrinches presidenciales.

Un Presidente desquiciado, pues.

Sin control ni contrapesos.

Ensoberbecido.

*****

A Marcelo Ebrard se le ha soslayado. Ha estado de adorno en temas como la relación con Trump (apenas la semana pasada se atrevió a sacar la cabeza para decir que no le respondían al Presidente de EU por estrategia); en la atrabancada petición del Gobierno mexicano al español para que se pida perdón por la Conquista; en la relación con el régimen de Nicolás Maduro que exhibió a Marcelo como un novato cuando, en Uruguay, lo dejaron completamente solo apoyando al dictador venezolano. Ha sido un Canciller inexperto, solitario y disminuido por el propio Presidente.

Ebrard soslayado. ¿Y los demás?

Sánchez Cordero, en Gobernación, sin tomar decisiones propias y limitándose a intentar explicar lo que quiso decir el Presidente. Más que una Secretaria de Gobernación, Olga funge como vocera de un Gobierno cuya cabeza ignora a sus colaboradores, como si no existieran.

Urzúa, en Hacienda, recibiendo regaños públicos porque recorta la perspectiva de crecimiento para el país, como ocurrió la semana pasada en Palacio Nacional. El Subsecretario Arturo Herrera reprendido por AMLO por atreverse a decir que la construcción de la refinería de Dos Bocas sería reevaluada. Los hacendarios haciendo milagros para financiar los caprichos del Presidente.

Del resto de los miembros del gabinete presidencial, muy poco hay que decir.

Rocío Nahle, en Energía, ha sido una desgracia para la política energética nacional. Sin experiencia, ideologizando sus decisiones, laborando con un solo objetivo: satisfacer los deseos de su líder político, aun por encima de lo que más le conviene al país.

Graciela Márquez, en Economía, ha pasado de noche. Sin personalidad ni peso específico. ¿Dónde están los programas de apoyo a pequeñas y medianas empresas? ¿Dónde están los impulsos e incentivos a inversionistas? ¿Dónde está un programa integral de generación de empleos? ¿Dónde están los esquemas que impulsen a la productividad?

Irma Eréndira Sandoval, en la Función Pública, más preocupada por obedecer y justificar los arrebatos de AMLO en lugar de convertirse en lo que se prometió en campaña: un ariete eficaz en la lucha contra la corrupción. Allí está el ejemplo reciente: López Obrador usurpando funciones de la SFP al fulminar a cuatro empresas farmacéuticas, facultad que solamente tiene, por ley, la Secretaría. Pero como las leyes son letra muerta en la 4ta Transformación, preferible ser despreciado a ser despedido.

Y así podríamos seguir con el resto del gabinete, cuyo común denominador es: yo no pienso, yo no actúo, yo no decido, si para pensar, actuar y decidir por mí, está el Presidente de la República.

*****

Los fanáticos de AMLO seguramente dirán: todos los presidentes han sometido a sus respectivos gabinetes. En algunos casos, es cierto, en otros, no. Un caso concreto fue Pedro Aspe en Hacienda, que se atrevía a contradecir a Salinas en reuniones privadas. Con Fox y Calderón hubo casos similares. Con Peña Nieto volvió el presidencialismo absolutista en el que prevalecía el sobado “lo que usted diga, señor Presidente”.

Empero, estamos en la actualidad y nos toca observar y opinar sobre AMLO y su equipo, un equipo que, hoy por hoy, no existe. Es muy limitado. Gris. Hay casos como los de Nahle o Sandoval cuyos cerebros y voluntades funcionan a control remoto desde Palacio Nacional.

Por eso, la frase es cada vez más escuchada en Palacio Nacional:

¿Qué hora es? La que tú digas, Andrés.

TW @_martinmoreno

DFB / Martin Moreno

¿Te gustó? Compártelo:
TW @_martinmoreno
DFB / Martin Moreno

Por Martín Moreno.
Columnista. Conductor radiofónico. Autor de los libros Por la mano del padre. El Caso Wallace. Paulette: lo que no se dijo. Abuso del poder en México. Necaxista

11,864. AMLO 2019 Y LOS EMPRESARIOS.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Alejandro Páez Varela.
SinEmbargo. Abril 10, 2019.

AMLO ayer, con empresarios del sector turístico. Foto: Gobierno de México

Durante los días de la campaña de 2018, uno de los empresarios señalados por hacer guerra sucia contra Andrés Manuel López Obrador se acercó a un banco, de los gigantes del sistema, para ofrecer “cursos electorales” para los empleados.

De los cursos hay mucho escrito. Se trataba, básicamente, de una campaña disfrazada de “voto libre” para “orientar” a los trabajadores… pero contra el candidato de izquierda. Varias tiendas gigantes y cadenas de negocios los impartieron. Los mismos empleados lo ventilaron en sus redes, de manera anónima. Por la votación masiva que hubo supongo que muchos de ellos eran simpatizantes de AMLO: no necesitaban “lecciones” de nada: habían decidido su voto.

Los directivos del banco, dado que se trata de un cliente y un hombre de negocios importante, dudaron. Pero no porque quisieran dejar entrar los “cursos”, sino porque la respuesta siempre fue un NO rotundo. NO, por el código de ética de la institución. Y NO, porque simplemente no era correcto. Avisaron al empresario: NO. El empresario se siguió, por otro lado.

Los días pasaron y se difundió que ese mismo empresario, con otros, habría participado en otro frente: la llamada “Operación Berlín”. Su huella fue más leve que las pisadas de otros en ese operativo ilegal que buscaba impedir que López Obrador llegara a la Presidencia. Pero, si se le cree a los testimonios, el hombre de negocios estuvo bien metido allí también, al menos con dinero y algo de infraestructura. Otros aportarían dinero, ideas y mucha infraestructura, según los datos que han circulado.

El empresario ni siquiera vive de concesiones del Estado. Que se sepa, tampoco tiene contratos con el Estado. Nunca antes había operado contra López Obrador, parece. ¿Y qué lo llevó a tomar partido así, activo? Algunos dicen que lo comprometió Claudio X. González, enemigo declarado de López Obrador. Otros, que fue convencido que “obraba por bien del país”, según una fuente que no está relacionada con la que me contó lo del banco.

Otros me dicen esto –desde hace varios meses lo dicen–: que este empresario, y otros, tienen todavía cierto temor a López Obrador. Y que López Obrador no se dio tiempo y no se lo ha dado para reunirse con ellos: los empresarios. A ver, no hablo de las cámaras, ni de las asociaciones: hablo de empresarios libres que tienen peso pero no por sus organismos. Por lo que veo, no ha faltado trabajo allí de AMLO: ha faltado visión.

López Obrador sorprendió adentro de la administración, afuera e incluso entre los propios empresarios (que llamaré “libres” y que andan por la libre) cuando presentó su “consejo asesor”, que incluye a políticos-empresarios de Televisa y TV Azteca. Todo mundo lo recordará. Para muchos, el Jefe del Ejecutivo dio señales de que, otra vez, la élite de grillos empresariales fue llamada por el Jefe del Ejecutivo a formar parte del Estado, o al menos a estar junto a él.

“No somos iguales”, suele decir AMLO. Pero la señal enviada con la designación de ese consejo empresarial dijo todo lo contrario. Allí está Bernardo Gómez, cuya imagen más famosa es cuando le besa la mano a Martha Sahagún. Después, con AMLO, sería el anfitrión del encuentro de Estado con Jared Kushner.

***

Me reenvían constantemente los mensajes que se transmiten en chats de poderosos de México. Había muchos en campaña y circulan todavía hoy. Me doy cuenta que les siembran videos y artículos tendenciosos en los que se sigue hablando de Venezuela, privatizaciones, endeudamiento, el comunismo, Cuba, incluso Rusia. Se magnifican errores de Morena y del Gabinete y se hacer ver al Presidente como un improvisado; un iletrado, ignorante; un vividor. Se le señala, en videos bien producidos, como alguien empeñado en llevar a México a su ruina. Se toma un apagón para estructurar teorías: “así empezó en Venezuela”. Se le editan frases para hacerlo quedar mal. Y muchos empresarios no leen, no se informan. Se van con lo que les llega por chat. Y lo que les está llegando es mucha basura bien seleccionada.

Me queda claro que en el sector empresarial, la campaña negra contra el Presidente sigue. Alguien debe estar editando tantos videos. Alguien los filtra, con objetivos claros. Alguien argumenta, tuerce y filtra. La campaña que empezó con Felipe Calderón en 2006, creo firmemente, sigue operando. No tengo la menor duda. ¿Cómo se financia? ¿La pagan los mismos de siempre?

“Señor Presidente, usted es el genio de la mercadotecnia; usted nos ha llenado de palabras pegajosas cada vez que tira un discurso”, le dijo ayer Luis Barrios Sánchez, presidente de la Asociación Nacional de Cadenas de Hoteles. AMLO se lo tomó con agrado.

López Obrador, efectivamente, ha logrado conectar directamente con la gente en sus mítines y con sus mañaneras. Pero el genio de la mercadotecnia sigue sin conectar con todos los empresarios, más allá de los líderes, que tienen una sonrisa impresa en los labios. Esa es mi percepción. ¿Cuántas veces se ha dado un baño de empresarios cuando visita una ciudad, un pueblo? Creo que pocas veces. Necesita hacerlo. Necesita conectar con ellos también. Las cámaras y asociaciones no son todo.

Su 4 por ciento de PIB difícilmente llegará con acciones de Gobierno. Necesita de ellos, de los empresarios que andan por la libre. Necesita convencerlos y, sobre todo, necesita pasar por encima de la campaña de lodo, que en 2019 sigue circulando; necesita ponerlos a trabajar de lado suyo que es, hasta donde entiendo, el lado de México.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Alejandro Páez Varela.
Periodista, escritor. Es autor de las novelas Corazón de Kaláshnikov (Alfaguara 2014, Planeta 2008), Música para Perros (Alfaguara 2013), El Reino de las Moscas (Alfaguara 2012) y Oriundo Laredo (Alfaguara 2017). También de los libros de relatos No Incluye Baterías (Cal y Arena 2009) y Paracaídas que no abre (2007). Escribió Presidente en Espera (Planeta 2011) y es coautor de otros libros de periodismo como La Guerra por Juárez (Planeta, 2008), Los Suspirantes 2006 (Planeta 2005) Los Suspirantes 2012 (Planeta 2011), Los Amos de México (2007), Los Intocables (2008) y Los Suspirantes 2018 (Planeta 2017). Fue subdirector editorial de El Universal, subdirector de la revista Día Siete y editor en Reforma y El Economista. Actualmente es director general de SinEmbargo.mx