viernes, 19 de julio de 2019

12,123. LOS MARCIANOS ¡LLEGARON YA!


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI
                        
Los marcianos ¡llegaron ya!


Los hombres construimos muchos muros pero pocos puentes. Issac Newton.

Entre los despropósitos que se leen en la red de Internet está la historia de Boris Kipriyanovich, un niño ruso mejor conocido como Boriska entre los miembros de su familia, dicen que el buen Boriska es un niño índigo, o sea muy especial, porque desde que nació podía hablar, a los 8 meses se ponía a leer el periódico y a los 3 años podía profundizar en temas complicados para cualquier persona adulta, ya no digamos un niño. Preocupados, los padres pensaron que de algún manera consumía drogas o algo, pero no encontraron nada, lo cierto es que luego de algunos años de fama efímera  Boris cayó en el olvido, a estas alturas del partido Boriska debe de tener aproximadamente 25 años,  poco antes del año 2000 se hizo famoso porque decía que venía de Marte.

Las cualidades de Boriska eran incontables, ¿qué pasó con el buen Boriska, bueno, si los niños genio o con cualidades especiales son requeridos, mejor dicho prácticamente secuestrados por universidades de élite o por los gobiernos para estudiarlos como si fueran animales, imaginen lo que pasaría con Boriska, ¿lo secuestró la CIA o el Pantágono para sus experimentos militares y de espionaje?, ¿Lo tiene en su poder el gobierno ruso, la KGB o alguna agencia de espionaje ruso? ¿Regresó a Marte cansado de tanta violencia?, ¿Encontró a su princesa azul, se casó y vivieron muy felices?, ¿Creció y volvió a la normalidad?, ¿Qué pasó con Boriska?

Bueno, la hipótesis más aceptada es que Boriska, al cumplir su misión en la Tierra, siguió su viaje por el universo con la misión de salvar planetas, pero, ¿cuál fue su misión en la Tierra? Fácil, advertir a los terrícolas que una guerra nuclear acabaría con la vida en el planeta. Bueno, para decir eso no se necesita ser de Marte, de Venus o de Saturno, cualquiera que tenga algunas neuronas en el cerebro puede concluir que si se desata una tercera guerra mundial, la civilización colapsará y el homo sapiens (que debería de ser homo pendejus) desaparecerá, suceso que por cierto, no sería la primer vez que pasaría, hace algunos miles de años la Atlántida desapareció  causa de una guerra nuclear, o sea que no hemos aprendido la lección.

Boriska no sólo era niño índigo, tenía dotes proféticas, afortunadamente sus profecías nunca se cumplieron; Boriska afirmó que en su planeta de origen, Marte, los marcianos son igual de peleoneros que los terrícolas, narró que la atmósfera de Marte se destruyó después de una guerra nuclear y que por esa razón los marcianos viven en el subsuelo, o sea que como dijo el Tres Veces Maestro Hermes, como es arriba es abajo o al revés, como es bajo es arriba.

La historia de Boris se repite un y otra vez en el planeta, niños superdotados que vienen  advertirnos sobre la amenaza de la guerra, ellos son los nuevos Avatares que tratan de advertirnos del peligro que nos amenaza, la destrucción total. Como sea, la advertencia vale, sobre todo ahora que sujetos con poder pero con muy pocas neuronas tienen en sus manos el mecanismo para abrir las puertas del infierno, y no sólo es el estúpido Trump, no es el único loco que anda suelto.

El hecho es que mientras no cambiemos el modelo actual falsamente llamado democrático estamos en peligro, en ningún país del mundo existe un verdadera democracia, es una gran mentira como tantas que nos tragamos por ignorantes, la existencia de un ente como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es en teoría un modelo ideal, el único que podría abrir caminos de unidad, como su nombre lo dice, pero no hay tal unidad, la ONU es un ente utilizado por los países poderosos para someter y saquera a los países más débiles, lo mismo pasa a nivel planetario, aunque no lo sepamos, si creemos en lo que dijo Boris, en Mare y en el resto del sistema solar y en el resto del Universo lo que prevalece es la guerra, la división, el encono.

La ambición, el deseo de poder no es exclusivo de la Tierra, cuentan las viejas leyendas sumerias que una raza alienígena controla la Tierra desde hace miles de años, aún entre los alienígenas existen divisiones, guerras, luchas a muerte por el poder, la vieja historia de Caín y Abel se repite una y otra vez, en lo que sí tenía razón Boris es que lo único que nos puede salvar es el amor, el magia del amor, el poder del amor, pero Boris no fue el primero que lo dijo, muchos otros antes que él lo hicieron, pero los seres humanos no hemos entendido el mensaje y en vez de hacer el amor, como decían los viejos hippies, hacemos la guerra, guerra contra las drogas, guerra contra otros países, guerra entre partidos políticos, guerra de los gobiernos contra sus pueblos, guerra la interior de las familias, guerra y más guerra.

Cuando era estudiante de secundaria, la secundaria par trabajadores, escribí una canción que canté en el auditorio de la escuela y con la que participé en un festival de la canción del CEJA como autor, el coro de la canción decía: “No más guerra, en el mundo, no más guerra mi Dios, si todos anhelamos, solo paz, solo amor”, luego de muchos años ya no estoy tan convencido, tristemente, no todos anhelamos paz y amor.

jueves, 18 de julio de 2019

12,122. UNA DIGRESIÓN SOBRE EL TREN MAYA.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Jorge Javier Romero Vadillo.
SinEmbargo. Julio 18, 2019.

"Si en lugar de cerrar el circuito, el Tren Maya solo se construyera en la vía actualmente existente y, cuando mucho, llegara a Cancún, el…

Por los desastres vistos, no soy de modo alguno un entusiasta del Tren Maya. Foto: Cuartoscuro.

Rompo el hilo de mis temas habituales para escribir sobre un asunto especialmente sensible para mi, aunque involucra cuestiones sobre los que mi conocimiento es superficial, pues no soy experto ni en medio ambiente ni en ingeniería. Sin embargo, conozco bien la península de Yucatán, la región del país de donde proviene toda mi familia, sobre todo Campeche, el estado donde arraigaron mis tatarabuelos y donde aún hoy vive buena parte de mi parentela. He recorrido una y otra vez la península desde niño y le tengo especial afecto a sus selvas, sus playas, sus zonas arqueológicas, sus pueblos y sus ciudades. Conozco sus riquezas y su pobreza, que llega a extremos, y he pensado mucho sobre el tipo de desarrollo necesario para impulsar su economía sin destruir su patrimonio, su naturaleza y su cultura.

Desde niño, sin embargo, he visto cómo se ha ido deteriorando la zona y cómo el desarrollismo ha arrasado con sus selvas, su fauna y su riqueza arquitectónica. Cuando nací la ciudad antigua de Campeche ya había comenzado a ser alejada del mar, con el propósito de ganar terrenos para la especulación inmobiliaria. El viejo recinto amurallado había perdido parte de sus fortificaciones desde el porfiriato, pero por fortuna salvó parte de ellos, y, junto con otros tres barrios de origen virreinal y arquitectura decimonónica, sobrevivió a la ola destructiva que le pasó por encima a la mayoría de las ciudades del país a partir de la década de 1940. Su lejanía, su pobreza y un temprano decreto de protección de los tiempos de la Presidencia del general Cárdenas impidieron que la piqueta demoliera un patrimonio arquitectónico que hoy es patrimonio de la humanidad por decreto de la Unesco. Sin embargo, la especulación hizo que la antigua ciudad portuaria quedara rodeada por un desastre constructivo que, sin ton ni son en oleadas sucesivas, se apropió de la costa.

Hasta mi adolescencia me bastaba con caminar una calle para salir al malecón frente a la iglesia de Guadalupe, aunque ya el centro de la ciudad había sufrido el relleno de su ribera para la construcción de un Palacio de Gobierno y un Congreso inspirados en Brasilia y había sido sitiado por horrendos edificios de hoteles y oficinas “modernos”. En 1979 la debacle le cayó también a mi barrio, pues al Gobernador en turno no se le ocurrió mejor destino para los recursos de la derrama petrolera que seguir rellenando el mar. Hoy lo que antes era un paseo marítimo frente a la iglesia del siglo XVII y las casas pensadas para bajar al mar es una fea avenida que da paso a lóbregas construcciones de hormigón a medio terminar, mientras el nuevo malecón se encuentra a más de un kilómetro.

Mi infancia estuvo llena de narraciones sobre las explotaciones chicleras de la selva –la “montaña”, en el lenguaje local– donde trabajaron mis tíos. Esa selva que había ido desapareciendo desde la construcción del Ferrocarril del Sureste y que terminó de ser devastada por los “nuevos centros de población ejidal”, donde los gobiernos de López Mateos y Díaz Ordaz les repartieron tierra a los solicitantes provenientes de estados tan lejanos como Nayarit o Jalisco. Cada viaje de México a Campeche por carretera era ir viendo cómo se perdía selva, e iba siendo sustituida por potreros ganaderos de cebúes famélicos.

En 1971 conocí la costa de Quintana Roo, una línea turquesa de playas deshabitadas, con apenas algunos campamentos de buceo, como Acumal Caribe. Tulum era una impresionante fortaleza maya rodeada de selva frente al mar más hermoso que podía imaginar al final de mi niñez; Xel–ha una caleta que hacía pensar en aventuras de otra época. Cancún era ya entonces la cabeza de playa de la destrucción turística, aunque todavía se llegaba por terracería y no se había concluido la construcción del puente que une la punta con tierra firme. En aquel proyecto se estaba por cometer el mismo error que a partir de la década de los cuarenta había arrasado a la bahía de Acapulco: la construcción de hoteles sobre la playa, lo que aniquiló al sistema de dunas y que ya está dejando aquel paisaje paradisiaco sin sus arenas albas, ahora enrojecidas por el sargazo.

Por los desastres vistos, no soy de modo alguno un entusiasta del Tren Maya.  Coincido que es una de las ocurrencias sin sustento que forman parte del programa de Gobierno –es un decir– de López Obrador. No encuentro justificación económica en un proyecto que tiene como suelo presupuestal alrededor de 150 mil millones de pesos en una región donde viven menos de cinco millones de personas. Esos mismos recursos invertidos en trenes suburbanos en la zona metropolitana de la Ciudad de México, en Monterrey o Guadalajara beneficiarían a mucha más gente y tendrían un efecto económico superior, aunque también creo que el Estado debe invertir en la promoción del desarrollo de las zonas más atrasadas del país, siempre y cuando esa inversión no sea depredadora del entorno natural y cultural.

A pesar de todo, creo que, si bien sería un despropósito mayúsculo hacer un tren que pase por las dos reservas de la biosfera de la península –la de Sian ka’an, atacada ahora por un terrible incendio forestal, y la de Calakmul, amenazada permanentemente por la tala clandestina–, creo que la construcción de un tren moderno por la ruta del antiguo Ferrocarril del Sureste podría ser benéfica, siempre y cuando se haga con un cuidado extremo y se convierta en un proyecto de desarrollo integral, como lo ha planteado ONU Hábitat.

Si en lugar de cerrar el circuito, el Tren Maya solo se construyera en la vía actualmente existente y, cuando mucho, llegara a Cancún, el impacto ambiental sería controlable. Escárcega, base ferroviaria desde su origen, podría ser un “hub” para el turismo ecológico de bajo impacto, desde donde se llevare por carretera a los turistas a Calakmul y el resto de las zonas arqueológicas de la zona y se penetrara en la selva sin devastarla. La deforestación de la zona se aceleró precisamente con la construcción del ferrocarril hace siete décadas. Hoy es de vida o muerte salvar la mayor reserva selvática del país y evitar los errores del viejo desarrollismo, que tienen al planeta en vilo.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Jorge Javier Romero Vadillo.
Politólogo. Profesor – investigador del departamento de Política y Cultura de la UAM Xochimilco.

12,121. 1.-NO ES POR AHÍ, SEÑOR PRESIDENTE. 2.-90% DE DECESOS POR ADICCIONES, A CAUSA DEL ALCOHOL.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI
                        
1.-No es por ahí, señor presidente. 2.-90% de decesos por adicciones, a causa del alcohol.


Mi mamá dice que escucho sólo música de drogadictos, la inocente cree que José José ingería te de tila. Leído en Internet.

1.-Durante su visita a la Tierra Caliente michoacana el presidente López Obrador anunció que competirá con la delincuencia organizada para dar opciones a los jóvenes, ¡qué bueno!,  esa es la parte positiva, lo mismo que invitará a librepensadores, otro punto a favor  es que impulsará una campaña nacional en radio y televisión contra las drogas, lo que en lo personal no me parece correcto es que invitará a las iglesias evangélica y católica, con todo respeto, creo que es un gran error. Además de que a AMLO le faltó mencionar al gremio de los científicos, olvidó mencionar a los organismos que desde hace años demandan liberar la mariguana, planta de poder que es un regalo de Dios y que los pillos de los corporativos convirtieron en delito. Ahora resulta que AMLO salió más mocho que Fecal y Fox juntos ¿?

Dijo el presidente sin sustentar sus dichos ni ofrecer números, que en México aumenta el consumo de las peores drogas que son veneno, que destruyen y matan. En primer lugar sería necesario aclarar los términos y dar el nombre apropiado a cada cosa, una cosa son las plantas de poder que se usan desde hace miles de años, no sólo chamanes y curandero, sino los pueblos de la Tierra (por ejemplo la mariguana y la hoja coca de coca que son plantas energéticas y curativas) y otra cosa son las drogas, que son químicos procesados industrialmente, la misma hoja de coca procesada deja de ser planta de poder y se transforma en droga.

Promotor de una transformación moral, el presidente quiere invitar a tratar un asunto tan importante a personas religiosas, con las que no tengo ningún problema, pero generalmente las personas que están a la cabeza de las iglesias y sus seguidores, cualquiera que sea su denominación, no son objetivas porque su visión del mundo está influida por sus dogmas.

Imaginen a los jerarcas de las mencionadas Iglesias en las pantallas de televisión, con su pesada carga de dogmas e interdictos, ¿qué pueden aportar tales sujetos?  AMLO debería de saber que además de la moral religiosa, hay una moral laica en la que se piensa con mayor libertad que las personas apegadas a cualquier religión. A ver, ¿Por qué no se nos invita a los filósofos, a los historiadores que conocen el complot contra la cannabis urdido por los corporativos DuPont, Big Pharma y Hearst desde principios del siglo XX?

2.-Durante el  Informe Mundial de Drogas 2019, Gady Zabicky,  la directora general de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), afirmó que el alcohol (la droga socialmente permitida y más promocionada y peligrosa junto con el tabaco) causó más del 90 por ciento de los 2 mil 597 decesos ocasionado por algún tipo de adicción en nuestro país, a pesar de eso el alcohol (y el tabaco) no se prohíbe, ¿porqué? por los intereses económicos y porque, como lo demostró la ley seca en Estados Unidos, la prohibición sólo genera la aparición de mafias.
¿Porqué la señora Gady no mencionó las cifras de muertes relacionadas con el tabaco?

Durante el evento los expertos en números y estadísticas de drogas de la ONU afirmaron que en el mundo 275 millones de personas de 15 a 64 años usan drogas, es decir 5.6 por ciento de los habitantes del planeta en esta rango de edad, no lo creo, ignoro la metodología que usaron para llegar a esas cifras, pero como todas las hipócritas oficinas de la ONU, pasan por alto las drogas más peligrosas que existen, pero como generan miles de millones de dólares en ganancias y son drogas legales, no se mencionan, ni siquiera son consideradas por los burócratas que manejan las dependencias de la ONU y de la Conadic, unos y otros farsantes.

Las drogas invisibles que ni la ONU ni la Conadic mencionan, pero que ocasionan graves daños a la salud de los pacientes son las que fabrican los grandes laboratorios de fármacos (ansiolíticos, psicotrópicos y otros calmantes, mejor dicho,  apendejantes), y son miles de millones los que generan sólo en Estados Unidos, el principal consumidor de drogas legales e ilegales del planeta.

12,120. EL HOMBRE MÁS ODIADO DE MÉXICO.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Dolia Estévez.
SinEmbargo. Julio 16, 2019.

"Larrea es un multimillonario enigmático. Cuando hay desastres, como el de Guaymas, no da la cara. Desprecia los reflectores".

Germán Larrea . Foto: Cuartoscuro.

Washington, D.C.— AMLO ha tenido una relación de amor y odio con los amos de México. Durante la campaña, acusó a Germán Larrea de “trafico de influencias” y de “presuntos actos de corrupción”. Sin embargo, cuando Larrea envió una carta a sus empleados (Forbes 29/05/2018), exhortándolos a emitir un voto “razonado e inteligente” para impedir el arribo del “populismo”, López Obrador le mandó decir que no lo odiaba.

AMLO no odia a Larrea, pero millones de mexicanos sí. No sabemos a ciencia cierta cuántas muertes, enfermedades, pérdidas económicas y daños al medio ambiente ha causado su voraz avaricia. Cuántas vidas de hombres, mujeres, niños y ancianos ha destruido explotando salvajemente las riquezas naturales del

No hay datos duros. Ni el gobierno ni las ONGs lo han cuantificado, país. Germán Larrea es el segundo hombre más rico de México, sólo detrás de Carlos Slim Helú. Ocupa el lugar 98 en la lista mundial de multimillonarios de Forbes. La revista calcula su fortuna en 14 mil millones de dólares. Larrea se volvió multimillonario con la complicidad y complacencia de gobiernos del PRI y PAN.

Grupo México, del que es socio mayoritario, es dueño de la minera más grande de México y de las reservas de cobre más cuantiosas del mundo. También es dueño de ferrocarriles, constructoras y cadenas de cines. Tiene presencia en Perú, Estados Unidos, Argentina, Chile, Ecuador y España.

En cualquier otro país, donde las leyes se cumplen y nadie está por encima de ellas, por más rico que sea, Larrea ya hubiera sida acusado de ecocidio. Cuestión de ver tres de sus crímenes más emblemáticos.

• En 2000, Grupo México prestó oídos sordos a reportes sobre serias fallas de seguridad en la mina Pasta de Conchos, en Coahuila. Seis años después, se registró una mortal explosión por acumulación de gas que dejó atrapados a 65 mineros. Sólo dos cuerpos fueron recuperados. En febrero pasado, en el aniversario de la explosión, AMLO dijo que se reiniciará el rescate de los cuerpos y vaticinó que Larrea “no va a oponerse, porque es una decisión con dimensión humanitaria”. Golpe de timón en sus sentimientos. En 2018 acusó a Larrea de tener, “poco corazón, poco humanismo, no invirtió para desenterrar los cuerpos de los mineros” (Proceso 29 mayo 2018).

• En 2014, le tocó a Sonora. Buenavista del Cobre, en Cananea, subsidiaria de Grupo México, derramó 40,000 metros cúbicos de sulfato de cobre en los ríos Sonora y Bacanuchi. Sus diáfanas aguas azules se pintaron de rojizo metálico. El desastre ambiental afectó la salud de 24 mil personas e indirectamente la vida de 250 mil pobladores de siete municipios que vieron destruidas sus cosechas y fuentes de trabajo. La catástrofe es considerada la peor en la historia de la minería. Se teme que el daño a la fauna y la flora sea irreparable.

• Su último crimen se dio el miércoles pasado, también en Sonora. Metalúrgica de Cobre de México, propiedad de Grupo México, derramó 3 mil litros de ácido sulfúrico en el puerto de Guaymas, en el Mar de Cortés en el Golfo de California. En Twitter, aparecieron imágenes de peces muertos atribuido al derrame. En el área del accidente habitan pelícanos, lobos marinos, delfines y una amplia variedad de peces. Grupo México se justificó diciendo que el derrame “no generó ningún daño a persona alguna”.

Larrea es un multimillonario enigmático. Cuando hay desastres, como el de Guaymas, no da la cara. Desprecia los reflectores. Pocas personas fuera de su familia y de la élite empresarial conocían su aspecto físico.

Eso cambió en 2014, cuando Presidencia publicó en su página web una foto de Larrea sonriente, saludando a Enrique Peña Nieto. Es un hombre alto, grueso, con cabello muy rubio, casi rojizo como el color del sulfato de cobre que derrama en los ríos. Los datos básicos sobre su biografía siguen siendo un misterio.
Larrea viaja seguido a Estados Unidos donde es dueño de ASARCO, empresa integral de minería, fundición y refinería. Explota tres grandes minas en Arizona. No hay registro de daños al medio ambiente.

También es dueño de inmuebles de lujo en Chicago y Florida que compró no sin antes regatear precios. Cree que como Salinas le malbarató la mina de Cananea, el resto del mundo está obligado a hacer lo mismo. Tiene fama de codo. Quiere vivir como rey pero sin pagar el costo.

En México, sus crímenes no tienen consecuencias. Actúa bajo el manto de la impunidad. El gobierno de Peña Nieto se negó a multarlo o tomar acciones legales tras el desastre en Sonora. No hay indicios de que habrá cambio.

A principios de mes, AMLO desestimó la posibilidad de un desencuentro con Grupo México, argumentando que no pretende “anclarse” al pasado sino “inaugurar una etapa nueva”. “Qué hacer con el saqueo… con las injusticias, sólo teníamos dos opciones: meternos a juzgar a los responsables o decir punto final” (Proceso 04/07/2019). Su respuesta al derrame en Guaymas fue en el mismo tono. No condenó el acto. Se limitó a decir que la Semarnat iba a intervenir. Cero sentido de urgencia.

Germán Larrea hace en México lo que quiere porque puede. Tiene cheque en blanco. Es dueño del subsuelo y opera con derecho de suelo. Es intocable. Está por encima de las leyes y de los gobiernos. Sean del partido que sean.

¿Te gustó? Compártelo

Twitter: @DoliaEstevez

Por Dolia Estévez.
Dolia Estévez es periodista independiente en Washington, D.C. Inició su trayectoria profesional como corresponsal del diario El Financiero, donde fue corresponsal en la capital estadounidense durante 16 años. Fue comentarista del noticiero Radio Monitor, colaboradora de la revista Poder y Negocios, columnista del El Semanario y corresponsal de Noticias MVS. Actualmente publica un blog en Forbes.com (inglés), y colabora con Forbes México y Proyecto Puente. Es autora de El Embajador (Planeta, 2013). Está acreditada como corresponsal ante el Capitolio y el Centro de Prensa Extranjera en Washington.

12,119. 1.-LO MISMO PARA TODOS. 2.-CAUSAS Y CONSECUENCIAS.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI
                        
1.-Lo mismo para todos. 2.-Causas y consecuencias.


En la guerra, el juego como en el amor, todo se vale. Dicho popular.

1.-Afirma el empresario mexicano de origen japonés Carlos Kasuga Osaka que para que una empresa progrese es necesario que la gente que mueve a esa organización sea honesta, pero además de la honestidad de los trabajadores se requiere igualdad, si no es posible la igualdad, entonces al menos que haya  justicia redistributiva. Al parecer el señor Kasuga es congruente, afirma que en sus empresas el patrón y el gerente no tienen baños de lujo en sus oficinas mientras que los trabajadores tiene sanitarios sucios y descuidadados, todos usan los sanitarios comunes, también el patrón y el jefe.

Además de ese principio de igualdad elemental, el Contador Kasuga afirma que los trabajadores de su empresa Yakult, obtienen cada año por concepto de reparto de utilidades, una cantidad similar o mayor al sueldo de un año, eso se llama justicia distributiva, pero no todos los empresarios fueron educados con los valores y principios japoneses, la mayoría recibieron una educación que subraya la posesión y la ”competencia”, es decir, la necesidad de imponerte a tus enemigos o a quien se atraviese.

El concepto de “competencia” es muy promocionado no sólo en las universidades privadas de nuestra ínclita Zamora, en todo el país es lo mismo, el mismo paradigma se impone en muchas empresas, hasta el gobierno promovió la competencia y construyó un modelo de capacitación basado en competencias, es decir, en el desarrollo de conocimientos, habilidades y actitudes para desempeñar un trabajo en forma efectiva y eficiente. Es verdad que la competencia podría ser parte de la naturaleza humana, sobre todo en los juegos infantiles (foto), pero también los juegos son una forma de “educar” o programar a las nuevas generaciones.

Muchos son los problemas que enfrentan los empresarios con sus trabajadores, sobre todo en el tema de la resistencia a transformar una mentalidad mediocre que se explica por la idiosincrasia del trabajador mexicano, por su cultura y educación, pero de esta cultura son fruto los empresarios que quieren obtener ganancias substanciosas desde el primer mes de creación de su empresa, sin esperar a que el tiempo y el trabajo rindan sus frutos.

El contador Kasuga afirma que el pescado comienza a descomponerse por la cabeza, no por la cola. Esto significa que las empresas son el reflejo de sus dueños, de sus directores; no se puede pedir al trabajador “que se ponga la camiseta” si no hay igualdad y justicia. Nuestro país es uno de los que peores salarios mínimos tienen a nivel mundial, ¿cómo pedir al trabajador que haga su mejor esfuerzo?

2.- ¿Qué es más importante, atender la inseguridad o eliminar sus causas?, ¿no es más inteligente eliminar las causas antes de atender las consecuencias?, o, ¿porqué no atacar las consecuencias al mismo tiempo que las causas? El presidente López Obrador afirmó que no se descarta permitir el uso de ciertas drogas, aunque puntualizó que eso será en una etapa posterior, tras un avance significativo en el ámbito de la seguridad pública.

Para las personas que estamos más o menos informadas, la atapa de análisis en el tema de la liberación de algunas drogas se ha sobresaturado, la experiencia de otros países en donde se ha pasado de la estrategia punitiva a la liberación, es más que suficiente sin contar con el argumento económico, que generaría miles de millones de pesos en impuestos, pero el argumento de mayor peso está dicho y escrito, transformar un enfoque policiaco impuesto desde fuera por gobiernos extranjeros, en un enfoque de salud pública.

Pero sobre todos los enfoques debe prevalecer el de los derechos humanos y la libertad personal o el libre desarrollo de la personalidad. La pregunta es ¿porqué no atacar las causas y consecuencias a la vez?, ¿porqué esperar resultados diferentes si hacemos las mismas cosas que se han hecho antes?, ¿Porqué esperar frutos diferentes si seguimos sembrando lo mismo?

Vicente Fox y otros empresarios se preparan para hacer del cultivo, procesamiento y comercialización de productos de mariguana un gran negocio, ese enfoque mercantilista beneficia a los empresarios, lo que se debe imponer es un enfoque social.

miércoles, 17 de julio de 2019

12,118. "EN REALIDAD NO ESTÁ CLARO EN QUÉ CONSISTE LA ESTRATEGIA CONTRA LA INSEGURIDAD Y QUÉ EXACTAMENTE SIGNIFICA, PARA EL NUEVO GOBIERNO, 'LA INSEGURIDAD'"


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por María Rivera.
SinEmbargo. Julio 17, 2019.

Los horrores sucedidos en esos años permanecen, en gran parte, impunes. Foto: Margarito Pérez Retana, Cuartoscuro.

Desde que Felipe Calderón declaró la guerra contra el narcotráfico en 2007, y tras poco más de una década de brutal violencia y más de doscientos mil muertos y decenas de miles de desaparecidos, México ha transitado por estados sociales que van, desde la negación de la naturaleza de los acontecimientos violentos, hasta su normalización en años recientes. Solo en dos ocasiones, una en el sexenio de Felipe Calderón y otra en el sexenio de Peña Nieto, la respuesta social ante los brutales acontecimientos detonó movimientos capaces de encarar al poder con sus exigencias de justicia, convirtiéndose en catalizadores de la rabia y la desesperanza. En ambas ocasiones se resquebrajó la narrativa gubernamental que enmascaraba los hechos violentos, subvirtiendo los discursos mediáticos impuestos desde Presidencia y determinando la actuación de los políticos, al menos en las formas, cuando se vieron obligados a lidiar con una realidad que sistemáticamente maquillaban a conveniencia.

La primera ocurrió en abril del año 2011, tras el asesinato del hijo del poeta Javier Sicilia, en Morelos, junto con seis personas más. El trágico suceso detonó la emergencia del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, conformado por víctimas de todo el país en busca de justicia. Su existencia desarticuló la narrativa oficial calderonista, promovida por los medios de comunicación, que sostenía que todos los muertos eran “criminales que se mataban entre ellos” y puso en el centro de la vida pública a las numerosas víctimas que, en todo el país, habían sido asesinadas o desaparecidas por grupos criminales en connivencia con agentes estatales.

Desde los migrantes que estaban siendo sistemáticamente secuestrados y asesinados, hasta albañiles, turistas, vendedores, migrantes mexicanos que recorrían los caminos de este país y en los que fueron desaparecidos, para terminar enterrados en brechas, disueltos en ácido o incinerados.

Los horrores sucedidos en esos años permanecen, en gran parte, impunes; son heridas abiertas en el cuerpo del país, debajo de las heridas recientes que mantienen a nuestro país en estado crítico desde entonces.

Este primer momento de irrupción social, al darle la voz a las víctimas, ponerlas en el corazón de los poderes, evidenciaron la verdadera naturaleza de la violencia y descomposición social que aquejaba al país: el contubernio entre autoridades y criminales donde ciudadanos de a pie eran sus víctimas, y/o la completa ausencia del Estado en regiones donde grupos criminales detentaban el poder. La emergencia del MPJD también enterró, temporalmente, las intenciones del Gobierno que, en alianza con los poderes fácticos, buscaba el control de la información, confinar la violencia, y con ella a sus víctimas, a la nota roja, despareciéndolas, de facto, del discurso público, a través del Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia, firmado apenas una semana antes del asesinato del hijo de Javier Sicilia, en marzo del 2011. La gravedad inesperada de los hechos volvió imposible censurar la cobertura mediática que, desde un par de años antes, era criticada por exponer la violencia criminal en primera plana siendo acusada de hacerle propaganda a los criminales. En el debate público, el Gobierno calderonista, desde el Presidente hasta sus voceros en los medios, escritores y columnistas, una y otra vez insistían en que la violencia dañaba la imagen del país, trataban de acentuar los logros en materia económica y conminaban a “hablar bien de México”, ocultando la tragedia que ocurría. El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad logró conjurar la completa desaparición de los desaparecidos y puso sus voces en el corazón del país.

Sería poco tiempo después, ya en el sexenio de Peña Nieto, cuando el poder gubernamental lograría desplazar de la narrativa periodística la violencia homicida; por primera vez en años la violencia dejó de ocupar la nota central, creando la ilusión de que la violencia había descendido, colocando en el centro de la agenda otros temas… hasta el año 2014, cuando, en octubre, diversos agentes del Estado en complicidad con criminales desaparecieron a 43 estudiantes de Ayotzinapa, en Iguala. La tragedia, conocida por todos y una honda herida en este país, derrumbó, nuevamente, la narrativa oficial y detonó el segundo movimiento social que hasta el día de hoy pide justicia y verdad para las víctimas y que se convirtió en la marca, imborrable, del sexenio, tras inventar una “verdad histórica” que al cabo de los años demostró ser mentira.

Con la llegada del nuevo Gobierno, el año pasado, también llegó la esperanza para millones de mexicanos que votaron por López Obrador para frenar la violencia y pacificar al país. No lo sé de cierto, pero sería interesante tener datos concretos de si la expectativa de detener la violencia motivó, principalmente o en qué medida el voto por Morena, en la más abultada votación que haya recibido un candidato a la Presidencia desde la llamada “transición a la democracia”.

Digo que sería interesante porque podría ser que el tercer movimiento social contra la violencia que padece el país haya sido de naturaleza electoral y que su destino se vea desdibujado. Y es que aquí llegamos al tema que he tratado de exponer en esta columna y que habría que empezar a preguntarnos seriamente, tras siete meses en el poder de López Obrador. Las preguntas aún no tienen respuesta, pero es importante hacerlas ante algunos rasgos que comienzan a repetirse en la narrativa de la violencia, preocupantemente, y casi de manera idéntica a lo que sucedió en el Gobierno calderonista, más preocupado por “cuidar la imagen del país” que por proteger a ciudadanos, conocer la verdad y proveer justicia a las víctimas: las mismas tentaciones, pero aumentadas, de control de la información “dañina” para la imagen del país, sorprendentemente sostenidas por el Gobierno lospezobradorista, expresadas por el Canciller Marcelo Ebrard hace unos días con respecto a series de televisión relacionadas con el narcotráfico y su ¿intención, plan? de censurar los contenidos culturales: “es posible y necesario cambiar la narrativa de estas producciones para evitar hacer apología del crimen organizado”.

Si Calderón pedía hablar bien de México, el actual Gobierno considera que “una de las principales metas de la Secretaría de Relaciones Exteriores es defender el prestigio y los intereses de México”. El “prestigio” de México, naturalmente, es dañado por la violenta realidad, no por los productos culturales, habría que decirle al Canciller, y preguntarle, ¿significa esto que el Gobierno pretende censurar los productos culturales para que sigan una “línea oficial” que proyecte al extranjero una imagen conveniente?, ¿y esa censura aplica solo para los productos culturales de alcance internacional o se contempla desde la producción cultural interna?, ¿la Secretaría de Cultura está inmiscuida en el plan de la Secretaría de Relaciones Exteriores o solo el novedoso Consejo de Diplomacia Turística?, ¿en ese Consejo, un órgano colegiado, quiénes decidirán la imagen “adecuada” del país y qué productos culturales y artísticos se promoverán y cuáles no?

Al lado de estas preguntas hay otras que se vuelven también urgentes de hacer sobre el tema de la lucha contra el narcotráfico ya que estamos hablando del tema ¿qué significa haber acabado con “la guerra”?, ¿significa que no se combatirá más a los criminales que se dedican a ese negocio y se permitirá digamos, de facto?, ¿eso significa que la estructura y las atrocidades que se cometen continuará sin ser combatida?, ¿eso significa que otros negocios ilícitos sí serán combatidos?

Parecen preguntas obvias, pero en realidad no está claro en qué consiste la estrategia contra la inseguridad y qué exactamente significa, para el nuevo Gobierno, “la inseguridad”, cómo la conceptualiza y si considera que los grupos criminales sencillamente dejarán de actuar por las políticas y apoyos sociales, la distribución de la Cartilla Moral de Reyes.

Por lo pronto, lo que sabemos es que se creó un cuerpo militar (aunque debiera ser civil) para combatirla y que los militares están facultados para estar en las calles, legalmente, debido a las reformas legislativas, por unos años. Por otro lado, sabemos que, como en gobiernos anteriores, el discurso oficial busca no darle una prioridad en su agenda y, gracias a las declaraciones del Canciller Ebrard, que se busca controlar los productos culturales que puedan dañar la imagen del país, tal como se hizo en gobiernos anteriores.

Aún es temprano para saber si estamos ante una reedición de sexenios que abominamos, donde se ocultaba la información precisa de la violencia, es decir, las violentas injusticias cometidas sobre víctimas, al tiempo que se intentaba crear una imagen propagandística del país. Lo que sí es seguro es que estas preguntas, fatal o venturosamente, las responderá la historia y la capacidad de resistencia de los movimientos sociales que desde hace más de una década luchan a favor de la verdad y la justicia en medio de la tragedia nacional, heroicamente, sexenio tras sexenio.

¿Te gustó? Compártelo:

Por María Rivera.
María Rivera es poeta, ensayista, cocinera, polemista. Nació en la ciudad de México, en los años setenta, todavía bajo la dictadura perfecta. Defiende la causa feminista, la pacificación, y la libertad. También es promotora y maestra de poesía. Es autora de los libros de poesía Traslación de dominio (FETA 2000) Hay batallas (Joaquín Mortiz, 2005), Los muertos (Calygramma, 2011) Casa de los Heridos (Parentalia, 2017). Obtuvo en 2005 el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes.

12,117. EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI
                                                                                                                
El despertar de la Conciencia.


Un verdadero Maestro no te Deslumbra con su luz, te ayuda a descubrir la luz que
hay en Ti. 

Los Grandes Maestros hablaron del despertar, es decir de un resurgimiento de la conciencia que permanecía dormida, paradójicamente, los seguidores de esos Maestros traicionaron los ideales de sus mentores y se han ocupado precisamente de lo contrario, de adormecer o enajenar a las masas. Las religiones fundadas por los discípulos crecieron y se institucionalizaron, se convirtieron en pesados aparatos concebidos para alimentar la sed de poder y de dinero de sus dirigentes.
Cuando veo fotografías y vídeos de las suntuosas ceremonias de los Papas, antes de Francisco, con toda una parafernalia luxuriosa, no puedo dejar de pensar en la humildad y la pobreza del Maestro.

Pero no sólo los fundadores de las religiones más poderosas hablaron y escribieron sobre el despertar, también los filósofos lo hicieron, ejemplo de ello es la metáfora de la Caverna de Platón, que ilustra el adormecimiento de la humanidad como una carencia de luz, de la luz verdadera.

Si despertar es el resurgimiento de la Conciencia ¿en qué consiste ese resurgimiento, ese despertar? La respuesta a esta pregunta no es fácil, los gurúes de la Nueva Era se enredan en explicaciones que en vez de ayudar, confunden más.   Despertar es lograr la iluminación, una idea que floreció en el mundo oriental desde que Buda logró vencer el sufrimiento a través de la meditación, pero cada maestro tiene sus métodos para llegar a la iluminación.

 Es muy fácil identificar a los charlatanes que prometen que te darán el despertar por medio de la enseñanza de técnicas de meditación que sólo ellos conocen, por supuesto que aprender esas técnicas no es para todos, los “maestros” o gurús exigen además de obediencia, la paga de elevadas sumas de dinero.

Los vendedores de ilusiones, de cuentos, han hecho fortunas disfrazados de iluminados, vendiendo a ilusos la llave mágica para despertar, pero los charlatanes siempre existieron y existirán…mientras existan personas dispuestas a pagar para que otro responda a las preguntas vitales, a las cuestiones que nos preocupan desde el punto de vista espiritual.

Despertar es tener respuestas para responder a las preguntas que se hace alguien que está en la antesala del despertar, puede que desde el punto de vista de la filosofía despertar sea la capacidad de plantearte algunas de esas interrogantes, algunas de esas interrogantes se presentan en la etapa de madurez, o bien cuando la persona está en el invierno de su vida, cuando se aproxima el temido final: “¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Por qué he nacido? ¿Qué es la Vida? ¿Existe la Vida después de la Vida?

Hoy en día la mayoría de la gente está dormida, no han querido o no han podido despertar, son muchos los sueños que persiguen sin darse cuenta que no valen nada: el dinero a montones, la casa lujosa, el automóvil último modelo, la mujer rubia y guapa, como una modelo de televisión, el lujo, el derroche, el poder, todos sueños que no responden a las cuestiones esenciales, son sólo distractores.

Dicen que cuando el alumno está preparado aparece el Maestro que es, no un extraterrestre o un ángel que te concederá el poder de curar a los enfermos, o el poder de la ubicuidad, sino una voz sutil que desde tu interior te pregunta ¿qué carajos estás haciendo con tu vida?

Pero ese tipo de preguntas repugnan porque nos ponen ante nuestra realidad y la mayoría de las veces no nos gusta la realidad que hemos construido. Hoy tenemos respuestas totalmente equivocadas para las preguntas esenciales, para la pregunta ¿quién soy? La respuesta es, soy el señor licenciado don fulano, tengo una casa en un coto exclusivo, un depa en Miami, y un auto último modelo. Error, la pregunta es quién soy, no qué tengo, pero hoy “ser” se confunde con “tener”.

Pocos son los que tienen una respuesta a esa sencilla pregunta: ¿Quién soy?, y mientras no respondamos esa pregunta, las demás permanecerán en las penumbras de la Caverna.