viernes, 26 de julio de 2019

12,142. 1.- TACOS AL PASTOR IMPULSAN ECONOMÍA DE ZAMORA Y ANEXAS. 2.- LA RESISTENCIA AL CAMBIO ES IMPUESTA.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

1.- Tacos al pastor impulsan economía de Zamora y anexas.  2.- La resistencia al cambio es impuesta.

 «Mágicos los tacos, los pueblos, qué tienen de mágicos”. Frase popular.

1.-Los taqueros de nuestra nunca bien ponderada república están felices de la vida, y más los taqueros de  Zamora, Jacona, Tangancícuaro, Chavinda, SahuaYork y anexas, pueblos y ciudades en donde prácticamente encuentras tacos en cada esquina, una campaña de publicidad inesperada provocó que la demanda de tacos al pastor se incrementara al 100%, los taqueros no se la acaban con tantos clientes que desean probar los tacos al pastor de diversas manufacturas; resulta que un ente llamado Atlas Taste declaró a los tacos al pastor “el mejor platillo de comida popular” del mundo, lo que ha provocado que los amantes de tacos del planeta visiten nuestro país para probar tan exquisito platillo. En cuanto se enteren que los mejores tacos al pastor están en nuestra levítica ciudad, los hoteleros no se la van a acabar con la demanda de habitaciones.

A pesar de que los tacos al pastor probablemente tengan su origen en el Medio Oriente, en México se popularizaron cuando un descendiente de migrantes iraquíes pusieron una taquería en Puebla allá por 1930, desde entonces los tacos al pastor, originalmente conocidos como tacos árabes,  se hicieron populares, pero nunca como ahora.

Entre los tacófilos zamoranos se ha desatado una polémica interminable acerca de cuáles son los mejores tacos al pastor, algunos opinan que los mejores son los de La Última Cena, ubicados en la Calzada Zamora-Jacona, otros opinan que los tacos que se ponen cerca del templo de San Francisco, por la calle Morelos,  afuera del estacionamiento, son los mejores y otros más creen que los mejores tacos al pastor son los del simpático Goyo, que está allá por las Fuentes. Lamentablemente los tacos del buen Toño, ubicados en la esquina de Cinco de Mayo y Colón, no entrarían en la competencia porque Toño sólo vende tacos y tortas de bistec, lo mismo los tacos de Jardinadas y el Taco Rápido que está frente a la glorieta Cinco de Mayo, pero seguramente a raíz del boom de los tacos al pastor, Toño, los tacos de Jardinadas, el Taco Rápido y los Tacos Tafolla entre otros, incluirán en su menú los famosos tacos al pastor.

Propongo que para dilucidar de una vez por todas la cuestión, y para promover el turismo gastronómico se cree la Asociación de Consumidores de Tacos al Pastor del Valle de Zamora, órgano autónomo sin partidismos ni influencias extranjeras, ente que decidirá cuáles son los mejores tacos de nuestra ínclita ciudad.

Es una propuesta en serio. En La Piedad celebran el Festival de las Carnitas, en Tarecuato, el Festival del Atole, en Paracho el Festival de la Guitarra y así en muchos pueblos y ciudades realizan festivales con música, bailes reinas, toritos y toda la cosa, ¿porqué en Zamora no podríamos celebrar el Festival del Taco en donde el rey sería sin duda su majestad el Taco al Pastor?

Ahora que Martín Samaguey y sus muchachos se devanan los sesos para hacer algo histórico y no dan en el clavo, ahí está esta luminosa idea, celebren el Festival del Taco y hagan de Zamora una ciudad destacada, célebre no sólo por sus hombres y mujeres ilustres, sino por su cocina popular que degustarían con placer hasta los paladares más exigentes.

2.-Los agoreros del fracaso aprovechan cualquier desliz del presidente para atacarlo, en cuanto AMLO pone en marcha un programa de beneficio social, aparecen los que sí saben para criticarlo y augurar el más rotundo fracaso; los que sí saben (el PRIAN y sus casi 4 décadas de fracasos) se les olvidó que el pueblo los hecho por corruptos, no porque no sepan.

Además de la mafia que perdió sus negocios sucios otro grupo de mexicanos se resiste al cambio, no es algo nuevo, la resistencia al cambio es una actitud que viene del confort (conformismo), una situación cómoda de la que no queremos salir porque implica un esfuerzo.

Pero aunque la mafia no quiera y muchos mexicanos tampoco, eso no detendrá el cambio hacia adelante que estamos luchando por lograr. El cambio es una ley universal, todo cambia y todo seguirá cambiando, sólo que si gestionamos el cambio de una manera inteligente y justa, podremos sobrevivir, si seguimos como hasta ahora en donde los únicos que ganan son los millonarios de la mafia, o de las mafias que en el mundo existen, lo que nos espera es la aniquilación.

12,141. MUERTITO.


LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Muertito. 
Tía Chela (Graciela, del lado materno), aguantó más de lo aconsejable los celos de su esposo, tío Toño. La verdad es que tía Chela era muy simpática y buena persona, pero no ameritaba celarla (1.65 de estatura, de fondo y de ancho), lo que no atenuaba la vigilancia de su marido, como si fuera la Sofía Loren de Toluca… y molía de un hilo (sin exagerar: para tomar mesa en un restaurante esperaban hasta que hubiera libre una en la que ella quedara viendo a la pared, nomás). Mucho aguantó tía Chela hasta el día en que tío Toño le pidió jurara en la iglesia, ante el cura párroco y toda la familia, hijos incluidos (tres hombres y dos mujeres, ya adolescentes), que jamás lo había engañado y que jamás lo engañaría. Y la siempre condescendiente tía Chela, no se conformó con decirle que no, que nunca y de ninguna manera, sino que lo dejó airadísima y jamás volvió con él. El abuelo Armando, que hablaba poco y nunca para ventilar la garganta, comentó: -Tardó de más en ofenderse –pues sí.

El común saber no raramente es ignorancia común. Hay cosas que ‘la gente sabe’, cuando la verdad dura es que de esas cosas no sabe nada o muy poco y mal. Estas duras afirmaciones se matizan al definir el ‘saber’, como ‘conocimiento profundo de una ciencia o arte’ y para no dejar lo de ‘profundo’ al gusto de cada uno: ‘conocimiento adquirido mediante el estudio o la experiencia’.

Efectivamente: el común saber incluye creencias religiosas (que por respetables que sean, están todas colgadas de afirmaciones sin prueba); leyendas (a veces deformaciones bombásticas de la realidad; a veces fabulaciones sin más fundamento que los cuentos oídos); mentiras (caso de estudio: la historia de México); y convicciones generalmente aceptadas y jamás revisadas.

Dentro de estas últimas, en este nuestro risueño país que sabe reír y cantar chapaleando sangre, tenemos la que sostiene que el Presidente de México puede todo… y no, con la pena, pero no: el Titular del Ejecutivo, antes, podía casi todo y ogaño, mucho menos puede, pudiendo mucho.

Sí, en tiempos del pricámbrico clásico, el Presidente era casi omnipotente: podía hacer lo que le viniera en gana mientras no se confrontara con los factores reales del poder, que eran los sectores del PRI, los políticos fuertes que representaban realmente algo, el ejército, la iglesia y sí, no se sofoque: el capital doméstico (que pesaba menos que ahora, pero pesaba)… ¡ah! y los intereses de los EUA (pues aunque La Patria todo el tiempo le ponía jeta al tío Sam, por libidinoso, mano larga y abusivo que era -y es-, había que andarse con cuidado a la hora de definirse sobre asuntos como la injerencia de países de Europa y el Oriente en nuestra tierra o deslindarse de sus directrices en lo de la Guerra Fría, entre otras cosas).

En aquellos tiempos, si el Presidente de la república de turno pisaba los callos equivocados, le recordaban el pavoroso caso de don Plutarco Elías Calles, que de semidios tonante pasó a desterrado silente… y si Cárdenas pudo con Calles, cualquiera podía con cualquiera, que no había, hubo, ni habrá otros pantalones como los de don Plutarco… y ya ve.

Hay un asunto referido a la omnipotencia presidencial, en el que el tenochca simplex promedio, suele estar delirantemente equivocado: la sucesión presidencial. El ciudadano estándar de banqueta, cree que en tiempos del pricámbrico el Presidente decidía por sus puras gónadas quién sería el próximo Presidente… y no, fíjese que no. Parecía que sí, porque el Ejecutivo hacía lo que los pesos pesados del poder real querían que hiciera y esto, siempre y cuando no hubiera la posibilidad de que el renegrido vecino del Norte planteara objeciones (no le pedían permiso a la Casa Blanca pero se cuidaban de no seleccionar a nadie que fuera rechazado por Washington). No había posibilidad de que el Presidente le jugara una bola rápida al sistema político imperante y cuando uno lo intentó (Salinas de Gortari), ya ve usted como se resolvió (Colosio en Lomas Taurinas).

Peor ahora, pues las candidaturas a la presidencia ya no tienen nada que ver con los usos aceptados en aquellos no tan lejanos años. Fox rompió moldes; López Obrador, los evaporó.

Dicho todo lo anterior, debemos aceptar sin remilgos que hay cosas que no siendo reales, adquieren ese carácter en la práctica, por ser de todos aceptadas. Una, clásica, es la no reelección presidencial bajo ninguna excepción. Y por equivocado que sea o pueda ser, es así: la no reelección es asunto zanjado. Eso es intocable. 

Sin embargo, siempre hay un recelo latente sobre la materia. Se dijo mucho en su momento, que Salinas de Gortari andaba inquieto con el tema, que sondeó el parecer de unos cuantos gallones; que estaba usando, masivamente, publicidad ‘subliminal’; que don Fidel Velázquez en persona le dijo que ni soñando. Y también, que Colosio y los que siguieran a él, todos del ‘grupo compacto’ salinista, pavimentarían su regreso al poder presidencial. Lo más probable es que no fuera cierto nada, pero todos sabemos que nombró como candidato del tricolor a Colosio, imponiéndose a todos, y todos sabemos cómo terminó eso: en tragedia.

Ayer, nuestro Presidente firmó ante notario público el compromiso de No Reelección, diciendo: “Soy Maderista y creo en el sufragio efectivo, no reelección. Y por eso voy a durar el tiempo que el pueblo quiera. No me voy a aferrar a la Presidencia”.

¿El tiempo que el pueblo quiera, señor Presidente?... la ciudadanía emitió su mandato: cinco años diez meses. Usted ya lo juró solemnemente ante el Congreso. No hace falta ratificar eso… ni la no reelección.

En cambio, lo que sí se agradecería es que se pusiera muy severo con su secretaría de Gobernación, Olga Sánchez, pues si es cierta la afirmación del presidente nacional del PAN, Marko Cortés, de que a principios de año le propuso prolongar el mandato del siguiente Gobernador de Baja California, estamos ante algo muy grave, y si es calumnia, también. No está el país para que en temas tan gordos nade de muertito.

jueves, 25 de julio de 2019

12,140. OTROS 45 DÍAS.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Gustavo De la Rosa.
SinEmbargo. Julio 25, 2019.

"La crisis migratoria de Centroamérica, en plena coyuntura electoral de Estados Unidos, puso en aprietos al Presidente López Obrador".

“Cada país debe controlar sus fronteras, aplicando sus leyes y respetando los derechos humanos de los migrantes, y eso no estaba sucediendo; los migrantes entraban libremente, sin ninguna protección ni legitimidad, y se les insertaba en el mundo de la invisibilidad y de la ilegalidad”. Foto: Omar Martínez, Cuartoscuro

México y Polonia enfrentan una terrible desventaja por su ubicación geográfica; están ubicados junto a grandes imperios y, cuando estos quieren ejercer su fuerza y dominio, siempre acaban fastidiados.

Aunque México tiene la fortuna de que nadie quiere enfrentarse con el gigante al norte, Polonia es el primer país que invaden, destruyen y utilizan como paso los ejércitos en conflicto; así sucedió cuando las guerras entre los reyes, cuando Napoleón intentó conquistar Europa, y durante la Primera y Segunda Guerra Mundial. Aún pese a estas dificultades los polacos, al igual que los mexicanos, han logrado, sólo con gran esfuerzo ante la adversidad y el ataque extranjero, mantener su identidad y sus ansias de libertad.

México nunca había enfrentado una situación tan ruda ni tan áspera como la que está enfrentando ahora en su relación con Estados Unidos, con las políticas migratorias y electorales de Donald Trump. Los anteriores presidentes norteamericanos habían logrado cooptar a los de México sin ningún esfuerzo y con una sola llamada telefónica (sobre todo nuestros cinco anteriores, que parecían de la misma camada).

El Ejecutivo mexicano siempre estuvo dispuesto a cumplir los deseos del emperador del norte; como Miguel de la Madrid y Salinas de Gortari, que desarticularon la economía de Estado y nos dejaron endeudados y sin patrimonio; Fox con su vergonzoso “comes y te vas” a Fidel Castro, y Calderón con su Plan Mérida y el operativo Rápido y Furioso, que no fueron otra cosa más que un obsequio de vidas inocentes, como las de los polacos que cayeron en las invasiones militares, para controlar el ingreso de droga a Estados Unidos y que terminaron como un sangriento fracaso.


La crisis migratoria de Centroamérica, en plena coyuntura electoral de Estados Unidos, puso en aprietos al Presidente López Obrador y se tuvo que negociar con la espalda contra la pared un problema que desde antaño debió haberse regularizado y normalizado, porque ninguna nación puede tener abiertas sus fronteras a otros y simplemente servir de puente para quienes aspiran a vivir en el país vecino.

Cada país debe controlar sus fronteras, aplicando sus leyes y respetando los derechos humanos de los migrantes, y eso no estaba sucediendo; los migrantes entraban libremente, sin ninguna protección ni legitimidad, y se les insertaba en el mundo de la invisibilidad y de la ilegalidad. Esto no quiere decir que los tratemos de ilegales, sino que, al permitirles su ingreso al margen de la ley, quedan a disposición de los criminales, obligados a transportarse en las peores condiciones y como víctimas de las peores agresiones de la delincuencia organizada y la delincuencia oportunista, que ve a un ser vulnerable y aprovecha para abusar de él.

La crisis llevó a la necesidad de establecer un diálogo diplomático entre México y Estados Unidos, y lo primero que debía acordarse era la regulación jurídica y el control de los migrantes centroamericanos y de otros países que busquen llegar aquí, porque debemos ser claros y honestos y reconocer que a México se ingresa para permanecer en México, y se deben realizar los trámites migratorios necesarios para convertirse en un migrante en esta nación, protegido por nuestras leyes y nuestra autoridad, que debe respetar sus derechos humanos.

Aquí existe un mundo paralelo delincuencial que, a diferencia del mundo clandestino en Estados Unidos integrado por migrantes que no necesariamente están involucrados con el crimen ni a su merced, aquí los que no hayan realizado los trámites pertinentes están a merced de los delincuentes uniformados y los vestidos de civil, y la verdad es que a veces estos intercambian su ropaje.

Pertenezco a una familia migrante que, en 1957 y precisamente cuando murió Pedro Infante, salió de Francisco I. Madero, cercano a Torreón, Coahuila, y se trasladó a Ciudad Juárez; entre algunos de mis hermanos, fuimos 11, había la intención de migrar a Estados Unidos, pero éste no era el objetivo de mis padres.

Era evidente que, estando en Juárez, a algunos de ellos se les presentaría la oportunidad de emigrar al norte, pero esa no era la intención, esta es la lógica del migrante que se mueve a otra ciudad para tener una mejor perspectiva de vida; pero la lógica del migrante que planea viajar específicamente para cruzar la frontera en los próximos días, semanas o meses, es la de un transeúnte.

Igualmente, si se pide asilo en México es para quedarse en México, no para pasar a pedir asilo en otro país; el asilo es una figura para salvar la vida del solicitante en circunstancias y condiciones muchas veces temporales, y debe demostrarse la urgencia y el alto riesgo de cambiar de residencia. Yo he enfrentado esas circunstancias.

Por esto, y bajo riesgo de enfrentar la ira de mis amigos derechohumanistas y de izquierda, considero que los 45 días obtenidos en la negociación entre Ebrard y Mike Pompeo son un logro positivo; México tiene que tomar control de sus fronteras y debe facilitarle a quienes necesiten asilo de su patria las condiciones para que lo reciban. Me preocupó el trato agresivo que muchos migrantes ejercieron en contra de las autoridades migratorias en el sur del país y que fue publicado y diseminado a través de las redes y por los medios noticiosos.

Vivo en la frontera y para nosotros los problemas de los migrantes son el pan de cada día; hemos visto la evolución de la frontera norteamericana, desde su origen poroso, cuando uno de los empleos que se ejercía era de pasa mojados, cruzando a migrantes en llantas de tractor desde una orilla del río hasta la otra y mojándose en el trayecto; hasta la política agresiva de los últimos 15 años, que hace rato levantó el muro que quiere volver a levantar Trump. Ese muro ya está ahí, defendido por agresivos agentes migratorios.

Esta crisis migratoria sí alteró la, ya de por sí, alterada forma de vida de los juarenses; por eso muchos ciudadanos dan la bienvenida a la decisión de regular el tránsito de migrantes por México. Tenemos más de seis meses enfrentando esta crisis, y hasta ahora hemos logrado mantener la cordura y evitar caer en actitudes xenofóbicas o agresivas colectivas contra los migrantes, aunque los que hoy acusan a AMLO de ser blandito eran los mismos que impulsaban actitudes de persecución en contra de los migrantes.

Así que, con sinceridad y honestidad, bienvenidos estos 45 días.

Nota: Parte del material fue tomado de un discurso de Juan Carlos Loera, Delegado del Bienestar en Chihuahua. En El Paso Texas.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Gustavo De la Rosa.
Es director del Despacho Obrero y Derechos Humanos desde 1974 y profesor investigador en educacion, de la UACJ en Ciudad Juárez.

12,139. 1.-ARRESTAN A LA MAMÁ DE EMILIO LOZOYA. 2.-OTRAS VOCES PIDEN REGULACIÓN COMO ESTRATEGIA DE PAZ.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

1.-Arrestan a la mamá de Emilio Lozoya. 2.-Otras voces piden regulación como estrategia de paz.


“Muchos me llaman tonto por fumar mariguana, y le dicen inteligente al creador de bomba atómica”. Bob Marley.

1.-La mamá del ex director de Pemex Emilio Lozoya, amiguísimo de Calderón y Peña Nieto, fue arrestada en Alemania por la Policía Internacional, mejor conocida como Interpol. La señora Gilda Margarita Austin es requerida por las autoridades mexicanas para enfrentar cargos por asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Emilio Lozoya pudo haber dejado fuera del negocio a la mamá, pero cuando comenzaron a llover millones de dólares de la empresa Odebrecht, primero 10 millones de dólares y luego otros cuatro millones más, no pudieron resistir, en vez de testaferros que luego se quedan con las mejores ajadas del botín, decidió involucrar a su madre.

Dicen que cuando Emilio era Don Emilio, el mero jefe de Pemex, para conseguir una cita en su agenda los solicitantes tenían que mocharse con una buena lana. Literalmente, el tiempo de Don Emilio valía oro, así comenzó a amasar su fortuna y parecía que el aparato que brindaba impunidad  la mafia era invencible, pero no fue así.

Desde que Emilio, su esposa, su mamá, su hermana se convirtieron en prófugos de la justicia, huyeron a diferentes países de Europa, pero para que no se escuche tan feo, dicen que  la señora Gilda estaba “de vacaciones” desde hace un mes en Alemania con sus nietos.

2.-La cruda realidad nos muestra que la violencia sigue al alza a pesar del cambio de gobierno y de la presencia de la Guardia Nacional, las estadísticas de la organización ciudadana Semáforo Delictivo confirman la percepción ciudadana de que en lo que se refiere a violencia e inseguridad, en el último semestre las cosas siguen igual, o peor.

La misma organización señaló que la violencia se incrementó en 9 delitos: extorsión (35%), violación (12%), robo a negocio (11%), feminicidio (9%), violencia familiar (6%), homicidio (4%), lesiones (4%) así como secuestro (2%).

Lamentablemente, el homicidio se incrementó en 19 estados del país, y es que como dicen que alguien dijo: tus esfuerzos no darán resultados diferentes si sigues las mismas estrategias, para que tus resultados cambien debes cambiar la estrategia.

Santiago Roel, dirigente de la organización Semáforo Delictivo, se unió a los que proponen la regulación de drogas como estrategia de paz, una tarea que aún tiene  pendiente el actual gobierno federal, afirmó el señor Roel, que:  "Si mañana regulamos, cuando menos el cannabis y cultivo de la amapola, estaremos avanzando en la ruta correcta para reducir la violencia extrema en México. La única manera de bajar el homicidio, corrupción de alto impacto y otros delitos de crimen organizado es la regulación de las drogas. No para fomentar consumos, sino para quitarle el negocio a las mafias. Y una vez vez que se haga, todo lo demás, incluyendo la Guardia Nacional puede empezar a funcionar. Se deben regular todas las drogas con el fin de reducir daños a la salud, corrupción y violencia".

No sólo es una estrategia de paz, también tendría un impacto económico, no sólo abriría una fuente de ingresos para el Estado,  también abriría oportunidades para los campesinos y jornaleros y muchas otras personas que son víctimas de la delincuencia, pero sin duda la razón más importante es la reafirmación de libertad personal y de los derechos humanos de los ciudadanos que hoy, luego de casi 6 meses del inicio del nuevo gobierno, están expuestos a sufrir extorsión en manos de la policía.

12,138. MUCHA SUERTE.


LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Mucha suerte.
La prima Clara (toluqueña del lado materno, guapa estándar, normalita), era rara y destacaba por dos cosas: su gran habilidad en el ajedrez y por ser la mujer más necia que ha pisado el planeta Tierra. Para que tenga una idea; advertida que fue de que el novio que tenía era borracho, parrandero y jugador, ella se obstinó en que no, que le tenían ‘mala fe’. Pedida que fue en matrimonio, sus papás (tío Mario y tía Lucha), hasta el momento en que iba a emprender el paseíllo rumbo al altar, le dijeron que se ‘rajara’, que no pasaba nada; la prima, muy segura, se casó… y sí, resultó cierto que era borracho, parrandero y jugador y la prima, necia en que así le gustaba. En el quinto hijo y el séptimo  embargo, se separó de él diciendo que lo dejaba nada más para no aguantar más las críticas de su familia que nunca lo ayudó y nomás le encontraba defectos. ¡Ave María Purísima!

El enorme Jorge Ibargüengoitia (1928-1983), escribió en Excélsior, de 1969 a 1976, la columna ‘Instrucciones para vivir en México’ (luego Guillermo Sheridan hizo una compilación que Joaquín Mortiz editó como libro en 1990, pero no fue escrito por el autor para ser libro, no se desoriente)… dirá usted ¿y a mí, qué?... no, nada, pero ¡qué falta nos está haciendo don Jorge!

Ahora tal vez sea más necesario que un instructivo para vivir en México, un ‘Manual para sobrevivir en México’… estamos llevando al extremo nuestro modo de ser y parece que no nos damos cuenta de los riesgos que estamos corriendo. Por supuesto que estamos como estamos, porque somos como somos, pero como que nos estamos pasando de la raya.

Cuando trepamos al poder a Morena o ‘cuando treparon’, en caso de que usted no haya votado por la 4T en julio del año pasado (… no lo cuente, guarde el secreto hasta el 2024), no se podía distinguir si tal cosa era la prueba definitiva del invencible optimismo del tenochca estándar, o una impúdica demostración de que la pasión que nos domina es la venganza, la revancha, el estar dispuesto a quemar la propia casa con tal de ver la del enemigo arder. Con Fox nos falló y no sacó a patadas a ni una víbora prieta, ni tepocata; con Peña Nieto nos ganó el ‘voto bonito’ y ya ve, ¡fue terrible!; pero con AMLO la cosa es segura: su virtud más destacada es la perseverancia (aplican restricciones, la ‘perseverancia’ muta sin previo aviso a ‘pertinacia’, cuya principal manifestación es la perseverancia en el error… hágase de cuenta que alguien sostenga que este año, nuestra economía crecerá el 2% -contra la opinión de las calificadoras internacionales, el Citigroup y el Fondo Monetario Internacional-: pertinacia en todo su esplendor, con foquitos de colores alrededor, como de marquesina de cine de los de antes, prendiendo y apagando).

Lo que sea, pero conforme pasa el tiempo nos va quedando claro que el equipo que llegó al poder se compone de un núcleo de duros, fieles hasta la ignominia a su líder (de ellos); un grupo de arribistas que igual se acomodan en un bailable que en una tabla gimnástica o un escuadrón de granaderos, leales a sus simples ansias de medrar a la sombra del poder; más un grupo de políticos reciclados de diversa catadura y calaña, que no se esperaban ser llamados, pero con la experiencia que dan los años, doblan instantáneamente el lomo y profesan la fe de turno, sin despeinarse, al grito de ‘¡vivir fuera del presupuesto, es vivir en el error!’.

Nuestro Presidente ha emprendido la Transformación del país (con “T” mayúscula, sí, debemos respetar de antemano la hazaña anunciada…, quiera Dios), confiando en el poder todo terreno de su ejemplo y palabra; seguro de que el aparato de gobierno debe hacer solo lo que él diga; sin dudar (él) en que su deber cívico es no escuchar la voz pesimista o hasta mal intencionada, sin calidad moral, de peritos, especialistas, expertos, organizaciones civiles, órganos autónomos del propio gobierno, ni instituciones internacionales. Él sabe. Él conoce el atajo. Dudar es traicionar. Advertir es deslealtad. Y criticar es infamia (que se califica con un catálogo creciente de denuestos y burlas). 

Lo ha dicho muy claro (Ecatepec, Estado de México; 25 de junio pasado): “No crean que tiene mucha ciencia el gobernar (…)  la política tiene que ver más con el sentido común (…) con el juicio práctico, la política es transformar, hacer historia (…)”.

A reserva de enterarse uno qué es un juicio impráctico, es interesante saber que nuestro Presidente considera que gobernar no tiene mucha ciencia (menos que hacer un pozo petrolero, tal vez), aun cuando sea a no dudar, uno de los más difíciles oficios del mundo (digo, la materia prima es la gente, nomás calcúlele).

También dijo muy claro (Tepic, Nayarit; 12 de julio pasado), con motivo de la advertencia de recesión hecha entonces por el Bank of America: “(…) van a seguir cuestionando el manejo económico porque les molesta mucho el que se haya decidido acabar con la corrupción, ese es el fondo (…)”: ¡zaz!, o sea, en el Bank  of América están que trinan porque ya no va a haber corrupción en México (¡cosa más grande!)

En esa misma ocasión, criticó al Bank of América y al Banco de México porque en gobiernos pasados guardaron silencio cómplice de la política de saqueo en México… y agregó: “Sostengo que estamos bien y de buenas porque la suerte cuenta mucho, no solo la virtud, trabajo y perseverancia”.

No quiere imaginar este su texto servidor el disgusto que se llevó ayer nuestro Presidente ante la infamia del Citigroup, la mayor empresa de servicios financieros del mundo, propiedad de BlackRock y Vanguard Group, pues papaloteó que según ellos, este año nuestra economía crecerá solo el 0.2% (90% menos de lo que el Presidente afirma que avanzaremos).

Sabiendo que solo critican los nostálgicos de la corrupción y del neoliberalismo (que sí, goza de cabal salud), y a la espera de que ya se edite el libro escrito por nuestro Presidente que dijo se llama: “Economía moral”, quedemos en que sí tiene razón: vamos a necesitar suerte, mucha suerte.

miércoles, 24 de julio de 2019

12,137. TODO ES ENERGÍA, ENERGÍA CONSCIENTE.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Todo es energía, energía consciente.


«Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad». Albert Einstein.

Dijo el Tres Veces Maestro, Hermes, Como es afuera es adentro, ¿what, qué quiso decir Hermes?, esto se puede interpretar de varias maneras, en primer lugar afirma que básicamente fuera y adentro son lo mismo, que el todo es a la parte como la parte es al todo, que un átomo del universo contiene al universo mismo en su estructura y su forma, que el universo es fractal.

Miremos hacia adentro, hacia el microscópico mundo de los átomos y veremos que cada uno de ellos está inmerso en una infinita telaraña de conexiones por las que fluye la energía, del intercambio de energía que es la vida. El avance de la tecnología nos permite penetrar en las profundidades del universo, y si miramos al cerebro, lo que vemos es una imagen en miniatura del universo, millones de neuronas conectadas entre sí, intercambiando energía en sus diferentes manifestaciones. Como dijo Albert Einstein, todo es energía.

Hasta aquí todo está bien, nos movemos en el conocido campo de la física, de la ciencia, cuando damos el siguiente paso y concebimos a la energía como energía consciente, entonces ya estamos en el campo de la religión, de la fe, de lo paranormal.

La energía es poder, la energía eléctrica ilumina nuestras noches, la energía solar nos proporciona calor, la energía electromagnética nos permite comunicarnos, en fin existen muchas clases de energía y todas las aceptamos si llevan la palomita del visto bueno de la ciencia y tienen una aplicación “práctica”, pero la energía espiritual nos provoca dudas escepticismo y rechazo, pero está ahí, invisible, sus efectos se manifiestan en el mundo material, en la salud del cuerpo y del espíritu. La división entre mente y cuerpo, entre materia y espíritu, entre energía física y energía espiritual, la han creado los científicos y los sacerdotes, en realidad todo es energía en diferentes niveles de densidad.

Una de las formas de la energía más desconocidas, y según el padre Theilard de Chardin, la más poderosa del universo, es el amor, pero en un universo dualista, si existe el amor entonces también existe su contraparte, el odio. El amor es un concepto difícil de explicar, aún más si lo trato de exponer como energía, como una forma de energía que existe per se, la cosa se complica más si intentamos concebir el amor como energía consciente.

La ciencia no tiene una definición de “energía”, tampoco la psicología la tiene para el concepto “conciencia”, cada científico, cada psicólogo, construye su propia definición, tampoco existe una definición de  “energía consciente”, pero para mí es la capacidad de dirigir y focalizar la energía hacia un punto específico, y además es la capacidad de llevar la energía a  su plenitud: la luz.

La luz es sinónimo de verdad, de conocimiento y el que lleva la luz es el que sabe quién es y a donde va. Hoy más que nunca es necesario llevar la luz a las cavernas donde los esclavos permanecen atados a sus miedos, a  creencias y hábitos que los condenan, cada vez son más los prisioneros, cada vez más son los que hipnotizados, sólo ven lo que sus amos quieren.  La oscuridad avanza y parece imponerse a la luz, la oscuridad es ignorancia y temor, es violencia y muerte, la luz es vida y es amor.

Dios es amor, escribió san Juan, y Dios es conciencia y plenitud y libertad, el deber del hombre libre es ayudar a que otros se liberen, las herramientas para romper las cadenas de la esclavitud son los principios universales que los grandes Avatares han venido a traer, la educación, la democracia, la libertad, la igualdad,  pero sobre todos, el respeto  la vida.

12,136. AMLO, LOS PRIISTAS… Y LA TENTACIÓN CON LA PRENSA.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Martín Moreno.
SinEmbargo. Julio 24, 2019.

"Para el tabasqueño, los periodistas honestos son aquellos que lo alaban y le muestran fanatismo o adoración".

“Para López Obrador, la ecuación es simple: los medios deben estar al servicio del Presidente y de la mal llamada Cuarta Transformación”. Foto: Andrea Murcia, Cuartoscuro.

+ López Obrador, igual que LEA, Jolopo y Peña

+ El Presidente difama a SinEmbargoMX

López Obrador tiene a un priista agazapado en su corazón.

Moldeado al fuego del priismo de los setentas – de hecho, ha adoptado políticas echeverristas- lopezportillistas dentro de la mal llamada Cuarta Transformación, empezando por pretender que México viva exclusivamente del petróleo-, AMLO no puede ni quiere ejercer una democracia plena, sencillamente, porque no está ni en su formación política ni en su ADN de político. Lo ha demostrado sinfín de ocasiones: él ordena, él bloquea, él invade, él despide, él nombra, él grita, él ofende, él censura, él suprime, y cuando hay respuesta, descalifica e insulta. Ejemplos sobran.

Y ese autoritarismo insuflado a AMLO por aquel PRI setentero, no hace excepciones. Lo aplica a rajatabla. Y la prensa, por supuesto, no podría ser la excepción.

Desde el pasado fin de semana, López Obrador mostró los colmillos. Desquiciado, fuera de sí, arremetió contra manifestantes en San Luis Potosí, etiquetándolos de “provocadores”. Vaya paradoja: el mismo AMLO que cerraba caminos, que tomaba pozos petroleros y que secuestró Paseo de la Reforma en nombre de la democracia, ahora pierde cordura y compostura cuando otros grupos ejercen exactamente un derecho similar para protestar. Es fórmula clásica del autoritarismo: yo tengo derecho a protestar, pero tú no. Valiente democracia.

AMLO se lanzó furibundo contra los manifestantes que buscaban en él un apoyo o una respuesta. La suya no fue una respuesta de Presidente, sino de cabecilla de plazuela.

Ahora, arremete contra la prensa, trasluciendo un talante más que preocupante no sólo sobre cómo concibe el papel de los medios de comunicación ante el poder presidencial, sino su intención de que sean comparsas de su Gobierno y se alineen a su mandato. Sí, como si fueran sus subalternos o empleados.

Así pensaba Echeverría. Así pensaba López Portillo. Así pensaba Peña Nieto. Así piensa López Obrador.

“Proceso no se portó bien con nosotros…, estamos buscando la transformación y todos los buenos periodistas de la historia siempre han apostado a las transformaciones y todos han tomado partido…”, dijo AMLO el lunes pasado en su homilía mañanera, en tono de regaño, al reportero del semanario, Arturo Rodríguez, quien atinadamente le replicó que el papel de los medios no era portarse bien con nadie.

“Es muy cómodo decir: yo soy independiente o decir que el periodismo no debe tomar partido o apostar a la transformación…”, soltó un AMLO visiblemente irritado.

Aún más:

De manera irresponsable, difamó a SinEmbargoMX, al acusarlo – sin pruebas ni sustento, como acostumbra hacerlo- de que “cobraba aquí (en Palacio Nacional). Son de los que recibían dinero por los servicios que prestaban”, dijo molesto porque este diario digital publicó el viaje de su hijo menor a un campamento, por el cual se pagaron entre 40 mil y 64 mil pesos semanales. Alejandro Páez Varela, director, tuvo que aclarar públicamente que “ni SinEmbargoMX ni sus directivos ni sus columnistas, recibieron chayote, como dice el Presidente López Obrador. Sabe que no es cierto”.

Es mentira tras mentira de AMLO. Y un Presidente mentiroso, en cualquier país, sí que es un riesgo para su democracia, estabilidad y futuro.

Para López Obrador, la ecuación es simple: los medios deben estar al servicio del Presidente y de la mal llamada Cuarta Transformación.

Esta tentación autoritaria contra la prensa la ha ejercido AMLO desde el inicio de su Gobierno, al calificar de fifís, conservadores, cómplices y hasta corruptos, a los periodistas que lo critican.

Para el tabasqueño, los periodistas honestos son aquellos que lo alaban y le muestran fanatismo o adoración. De ese nivel es su visión de la democracia mediática.

De hecho, la semana pasada, el presidente (sic) del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), Jenaro Villamil, exigió, desde su cuenta de TW, que los comunicadores y medios que, según él, “lincharon” a Claudia Sheinbaum por el secuestro y muerte de Norberto Ronquillo, rectificaran porque ya se había detenido a un sospechoso. Vaya visión torcida la de Villamil: ahora, los periodistas son acosados e intimidados desde el SPR para que presenten disculpas…¡por ejercer la crítica periodística! Nada menos. Lamentable y de alto riesgo para la libertad de expresión.

Amenaza Villamil.

Amenaza AMLO.

Amenazada, la libertad de expresión.

*****

Con el triunfo presidencial de López Obrador, el país se dividió y los periodistas también: 1) Periodistas dóciles con el PRI y el PAN, y que de pronto se volvieron críticos del Gobierno morenista. 2) Aquellos críticos del PRI y del PAN, pero que mutaron a sumisos hacia el Gobierno de AMLO. 3) Los que eran críticos del PRI y del PAN, y que siguen siéndolo con López Obrador en el poder.

Luis Echeverría asestó un golpe de Estado, desde el poder presidencial, al Excélsior de Julio Scherer. ¿La razón? Criticar al Gobierno echeverrista.

José López Portillo lanzó aquel perverso “no pago para que me peguen” ante los dueños de los medios, estableciendo que los dineros, vía publicidad gubernamental, deberían entenderse como el pago al arrodillamiento de la prensa ante el Gobierno priista. Muchos lo obedecieron. Pocos, muy pocos, lo criticaron.

Peña Nieto acuñó su lamentable “ya sé que ustedes no aplauden” dirigido a periodistas citados para ser testigos – no se les permitió preguntar – del nombramiento del nuevo secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade. Sí, el mismo que ocultó los enjuagues sobre la Casa Blanca de la familia presidencial y asumió la farsa de una “investigación” practicada desde esa secretaría. Una astracanada memorable que solapó y encubrió la corrupción peñista.

López Obrador – al igual que sus antecesores priistas-, arremete contra la prensa, le corta la publicidad, llama a los periodistas a alinearse con su Gobierno, a no criticar y enfurece cuando lo cuestionan. Exige, desde Palacio Nacional, una prensa sumisa.

¿Cuál es la diferencia en esa tentación autoritaria de Echeverría, Jolopo, Peña y AMLO en contra de la prensa?

Ninguna. Todos la quieren a su servicio.

*****

La tentación autoritaria de los gobiernos priistas no se olvida. Sólo hay que recordar la historia: fraudes electorales, asesinatos políticos, corrupción impune.

Y ahora, con AMLO, la historia del autoritarismo se repite, con otros estilos y nuevas modalidades, pero autoritarismo a final de cuentas. Los hechos hablan:

AMLO impone a incondicionales y funcionarios sin preparación en la Comisión Reguladora de Energía y hostiga a su presidente a renunciar. AMLO impone a una ministra en la SCJN, esposa de su contratista favorito. AMLO amenaza con no acatar resoluciones judiciales. AMLO insulta a quienes le protestan de frente. AMLO destruye al NAIM Texcoco. AMLO ordena construir proyectos sin sustento ni viabilidad: el aeropuerto en Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya. AMLO se niega a entregar información pública y rechaza la transparencia. AMLO pretende ocultar las cifras de la mala economía y de la violencia fuera de control con mentiras y medias verdades. AMLO deja sin recursos al Coneval, orilla a su titular a renunciar y lanza así el mensaje de que su gobierno no quiere ser evaluado en pobreza y programas sociales. Todo ello son reflejos inequívocos de autoritarismo político.

Ahora, le toca el turno a la prensa. López Obrador la quiere dócil, sumisa, sin que lo critique ni que lo cuestione.

Sí, como lo hicieron Echeverría, Jolopo y Peña Nieto. Y también – hay que decirlo-, como Chávez y Castro.

Por ahí andamos.

¿Te gustó? Compártelo:

TW @_martinmoreno
FB / Martin Moreno

Por Martín Moreno.
Columnista. Conductor radiofónico. Autor de los libros Por la mano del padre. El Caso Wallace. Paulette: lo que no se dijo. Abuso del poder en México. Necaxista.